La sobreprotección paterna

Esther Gómez 26/04/2012   (06:00h)
2
Enviar
22
34
 
0
Menéame
Imprimir

Proteger a los hijos es una de las responsabilidades más importantes en la tarea de ser padres. En las primeras etapas de la vida, los hijos son completamente dependientes. Los bebés son muy vulnerables y necesitan la protección adulta en casi todos los momentos del día.

La sobreprotección infantil está en la base de algunas dificultades emocionales adultasPoco a poco, el bebé va creciendo y en un proceso muy lento, va necesitando cada vez menos esa protección. Irá aprendiendo a hacer cosas solito e incluso pedirá hacerlo de esta manera. Los adultos tendrán que ir retirando gradualmente esta protección en función de las necesidades de ese momento vital, porque es muy importante que el niño pueda enfrentarse a las dificultades propias de su edad con el apoyo de sus padres, por supuesto, pero con el nivel de sostén adecuado para ese momento.

En busca del equilibrio

Lo que a una edad es una protección adecuada para el niño, en otra se convierte en sobreprotección, no es fácil encontrar este equilibrio.

Como terapeuta, me sorprende el porcentaje de padres que echan la vista atrás y manifiestan haber sobreprotegido a sus hijos. La sobreprotección infantil está en la base de algunas dificultades emocionales adultas como son la inseguridad, la dificultad para hacerse cargo de uno mismo, el miedo intenso a algunas dificultades adultas, etc.

¿Qué es la sobreprotección? En definitiva, proteger de más. Es cierto que corresponde a los padres la responsabilidad de velar por el bienestar y seguridad de su hijo. Deben proteger al pequeño cuando éste lo necesita. La cosa se complica cuando uno se pasa, o se queda corto.

Aun así, algunos padres me han manifestado saber con claridad que no debían hacerlo, que de alguna manera intuían que no era “bueno” para su hijo esta sobreprotección. Pero, ¿por qué estos padres acaban haciéndolo? Puede haber varios factores que influyan.

¿Por qué sobreprotegemos a nuestros hijos?

En primer lugar, no es nada fácil como padre/madre tolerar el malestar de un hijo. Es lógico que lo primero que necesite el adulto cuando ve que su hijo tiene una dificultad sea acudir a resolverla. La motivación que puede mover a este padre es aliviar el malestar de su hijo y con este, el suyo propio.

Los padres reproducen patrones de conducta que a su vez sus padres realizaron con ellosPero hay otros factores que influyen. Tras la primera valoración de la situación de malestar del pequeño, va una segunda en la que el padre se pregunta si su hijo será capaz de resolverlo él solito o necesita ayuda. Es en este momento en el que el padre decide el tiempo que tardará en acudir a ayudar a su hijo. Habrá padres que tarden muy poquito tiempo y otros que dejen que el pequeño lo intente a ver qué pasa.

En este sentido, influyen mucho las figuras de apego (padres o cuidadores) que hayan tenido los padres en su infancia. A través del aprendizaje procedimental aprendemos a cuidar del otro y, en la vida adulta, los padres reproducen, muchas veces sin darse cuenta, patrones de conducta que a su vez sus padres realizaron con ellos. Esto no es ni bueno ni malo, simplemente ocurre. Así, personas que hayan sido sobreprotegidas por sus padres tendrán mayor probabilidad de sobreproteger a sus hijos.  

La herencia de la sobreprotección       

¿Pero qué efectos tiene? La sobreprotección es considerada un factor de vulnerabilidad de muchas dificultades emocionales en la vida adulta. Miedos, dificultades en las relaciones sociales con los iguales, inseguridades, trastornos de alimentación, fobias, dificultades en el proceso de independencia paterna, etc.

La protección es útil cuando se aplica en su justa medidaEn primer lugar reseñar, que hay determinadas experiencias que sólo son aprendidas a través de la experiencia propia. Es común oír a los chavales, sobre todo en la adolescencia transmitir la necesitad de experimentar algo para comprobarlo o aprenderlo, aunque sus padres le dijeran que va a equivocarse: necesita hacerlo para aprender y crecer.

Forma parte del proceso vital, enfrentarse con las dificultades propias de cada edad. Tan malas son las cosas por exceso como por defecto: la protección es útil cuando se aplica en su justa medida.

Otro efecto de la sobreprotección es el auto-concepto de persona “no válida”. Si la persona, desde los primeros momentos de su vida, va acumulando experiencias en las que los demás tienen que hacer las cosas por él, es muy probable que desarrolle una imagen de sí mismo como “incapaz”. En este proceso, el adulto transmite al pequeño la imagen de que él no puede solo. Como consecuencia, el niño no es capaz de verse a sí mismo haciéndolo solo, cuando le toque intentarlo en el mundo adulto, le costará mucho, no se verá a sí mismo capaz. Imagen que puede ser cierta o no porque, de momento, el niño no lo ha hecho porque no lo ha intentado y porque no ha tenido un espacio para hacerlo y acertar o equivocarse, no porque ya haya comprobado que no es capaz.

Habrá cosas que le cuesten más que otras, pero si lo intenta alguna seguro que resolverá, y si no lo hace algo aprenderá de la experiencia. Uno no se muere si no consigue algo. Además es un buen escenario para empezar a aprender la tolerancia a la frustración.

En definitiva, cuando el papá/mamá se conecta con la dificultad de su hijo, con una emoción negativa de miedo o frustración, este malestar le genera al padre otra emoción. El primer paso sería regular la emoción del adulto, es muy importante tranquilizarse ante la dificultad del hijo. El siguiente paso es apoyar, acompañar y ayudar al hijo a resolver lo que le corresponde en ese momento. Forma parte del proceso de desarrollo enseñar al pequeño a resolver las dificultades propias de su edad, y darle un tiempo para hacerlo. Si los padres lo hacen por él, no aprenderá a hacerlo él solo, y el pequeño se verá a sí mismo como no capaz.

Si los padres consideran que el pequeño tiene una edad adecuada para enfrentarse sólo a lo que le está ocurriendo, pueden dejar que lo haga, y mantenerse atentos por si necesita algo de ellos. Si necesita ayuda, los padres pueden esperar a que la pida y entonces, le apoyan, le dan un consejo y le dicen cómo lo puede hacer, pero nunca deben hacerlo por él.

Psicoarganzuela

2
22
34
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

2

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

2isla 26/04/2012 | 20:00

como veo que nadie ha escrito nada en todo el dia yo voy a dar mi opinion:
HASTA LAS NARICES DE QUE PSICOLOGOS, EDUCADORES Y NO SE CUANTAS COSAS MAS LLEVEN AÑOS CRITICANDO A LOS PADRES, QUE SI SOBREPROTEGEN, QUE SI EVITAN, QUE SI NO SE COMUNICAN, QUE SI LOS TIENEN COMO PRINCIPES.....
LLEVO TANTOS AÑOS OYENDO TONTERIA TRAS TONTERIA QUE OS PIDO POR FAVOR QUE NOS DEJEIS EN PAZ Y OS DEDIQUEIS A HACER GANCHILLO, QUE HACEMOS LO QUE PODEMOS Y MAS TODAVIA.
O SEA, QUE POR OTRA CALLE.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

1ecce homo 26/04/2012 | 19:49

Interesantísima cuestíon la que subyace en el artículo.
Se me había pasado por alto.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

Esther Gómez García-Romeral. Colegida número: M-18.209. Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid.Experta en psicoterapia infanto-juvenil y de adultos. Cuenta con 8 años de experiencia como psicoterapeuta trabajando en su consulta privada y en diferentes centros médicos de la comunidad de Madrid:Centro Clínico La-Chopera (Alcobendas),Centro Integral Sanitario Godín-Lorenzo (Daganzo),Centro Médico Navarro-Sánchez (Galapagar). Formadora para consultoras como TMI y EUDE de cursos para empresa de Gestión del estrés y Crecimiento personal.Directora del Centro de Psicología y Logopedia Arganzuela.En la actualidad trabaja como terapeuta en su despacho, dirige su propio centro de psicología y hace consultoría y formación para empresas.

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

Las más, patrocinado por Aenor
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios