Jueves, 18 de julio de 2013

Beneficios de la educación emocional en los niños

Rebeca Recio 11/04/2013   (06:00)
0
Enviar
62
62
 
0
Menéame
Imprimir

¿Qué es la inteligencia emocional?

Inteligencia Emocional ha sido definida por Daniel Goleman como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, así como los ajenos, de motivarnos y de saber manejar las emociones”.

¿Por qué es positivo enseñar a los niños educación emocional?

Durante los primeros años de vida, los niños poseen una importante plasticidad cerebral, por lo que esta etapa y las experiencias y aprendizajes que se den en ella, son especialmente importantes para el enriquecimiento y adecuado desarrollo de la cognición y la afectividad.

Una de las principales preocupaciones de los padres es la educación de sus hijos, y cada vez más madres y padres buscan mejorar la calidad de esta educación, complementándola con una atención emocional adecuada, asegurando así el desarrollo integral del menor.

Padres y profesores son conscientes de la enorme importancia que la inteligencia emocional tiene en el desarrollo y la adquisición de una personalidad equilibrada. Es necesario contemplar al niño de forma completa (intelectual, físico, emocional y social).

Desde la infancia se debe aprender a manejar las emocionesHistóricamente se ha tendido a asociar el éxito de una persona con la inteligencia cognoscitiva, pero en los últimos años se ha descubierto que un CI –cociente intelectual– elevado no tiene por qué ir asociado a unos resultados académicos positivos y mucho menos a la felicidad. Para ello es necesario un adecuado desarrollo emocional.

Esta habilidad para manejar emociones de forma apropiada se puede y debe desarrollar desde los primeros años de vida. Por lo que proporcionar a los niños un espacio en que se le enseñe a través del juego a identificar, expresar y manejar adecuadamente sus emociones, permite que este vaya incorporando recursos que poco a poco puede generalizar a las situaciones de su vida cotidiana.

Una persona con inteligencia emocional posee confianza en sus capacidades; crea y mantiene relaciones satisfactorias, comunicando lo que necesita, piensa y siente, así como teniendo en cuenta los sentimientos de los otros; está motivado para explorar, afrontar desafíos y aprender; posee una autoestima alta; tiene recursos para la solución de conflictos, etc. Lo que influye de forma positiva en todas las áreas de su vida.

Influencia de las emociones en el desarrollo escolar

En los últimos años, un elevado número de autores plantean la importancia del desarrollo de la inteligencia emocional y su influencia en las capacidades cognitivas así como la mejora de los resultados escolares.

El progresivo desarrollo de la capacidad cognitiva en el niño permite que las emociones se conviertan en posibles facilitadores de la atención y el uso del pensamiento de modo racional lógico y creativo.

Igualmente, un adecuado manejo de las emociones pueden influir positivamente en la capacidad reflexiva, el sostenimiento de la atención, la flexibilidad cognitiva, etc. en definitiva, en el rendimiento escolar.

Influencia de las emociones en la imagen de uno mismo

El progresivo conocimiento de las emociones les ayudará a adquirir la capacidad de poder regular la manifestación de la emoción y/o modificar un estado anímico así como su exteriorización.

Enseñar a los niños y niñas a reconocer y gestionar las emociones, les permite conocerse, incrementar la percepción de control sobre aquello que les pasa y aprender a automotivarse. Estos son aprendizajes fundamentales para el desarrollo de la autoestima y el autoconcepto.

Influencia de las emociones en las relaciones sociales

Compartir el estado emocional de otras personas y poder ponernos en su lugar, va a ser fundamental para el desarrollo social del niño. Y es durante la infancia donde se comienzan a construir estas habilidades, que consisten en expresar, evaluar y compartir emociones con los demás.

La habilidad para comprender emociones se ha relacionado con la activación de sistemas de neuronas espejo, las cuales se ponen en marcha cuando un individuo realiza una acción, así como cuando observa una acción de otro individuo. Según algunos autores, este sistema sería fundamental para la empatía emocional y la comprensión del significado de las acciones ajenas, ya que nos permite sintonizar emocionalmente con los demás (Rizzolatti y Sinigaglia, 2006).

Las personas con una adecuada tolerancia a la frustración mantienen relaciones sociales más satisfactoriasA medida que el niño crece, las relaciones se amplían y se vuelven más complejas, requiriendo el desarrollo de más habilidades para relacionarse exitosamente. Entre las que se encuentran: expresar deseos y preferencias de forma clara, habilidad para no ser fácilmente intimidado por otros niños, expresar su frustración e ira de forma adecuada, mostrar interés por los demás, ofrecer ayuda a los demás cuando lo necesitan, etc.

Las relaciones entre iguales son necesarias para el adecuado desarrollo de los niños. Tener amigos les permite sentirse parte del grupo y recibir apoyo en aquellos momentos en los que lo necesiten, compartir experiencias, intereses y gustos, establecer relaciones de confianza y les ayuda a construir una imagen adecuada de si mismo.

En general, las personas con respuestas emocionales reguladas y una adecuada tolerancia a la frustración, mantienen relaciones sociales más satisfactorias. Así mismo, la cantidad y calidad de relaciones que establece el niño, va a influir en su bienestar, minimizando la sensación de soledad, aumentando el disfrute, autoestima, etc.

A su vez, la experiencia relacional va a permitir al niño aprender que conductas son adecuadas en cada contexto y cuales no, ocupar diferentes roles, ensayar interacciones, así como, manejar conflictos.  Pero sobretodo va a funcionar como un factor de protección ante situaciones difíciles.

ALGUNOS PUNTOS CLAVE PARA DESARROLLAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL DE TUS HIJOS SON:

  • Motívale para que resuelva sus problemas, prestándole ayuda si lo necesita.
  • Reconoce y valora sus esfuerzos por hacer bien las cosas y aprender.
  • Toma los errores como parte esencial del aprendizaje y muéstrale confianza en sus capacidades para que vuelva a intentarlo.
  • Ayúdale a conocerse: sus gustos, deseos, necesidades, opiniones, limitaciones, etc.
  • Enséñale la importancia de respetar los gustos y las opiniones de los demás.  
  • Ayúdale a poner palabras a sus emociones y anímale a expresar como se siente en diferentes situaciones.
Centro de Psicología Psycos
0
62
62
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

0

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

Rebeca Recio Berlanas. Licenciada en Psicóloga. Master en Terapia Familiar Sistémica. Experto en psicoterapia con niños y adolescentes.Especialista en técnicas gestálticas aplicadas a la infancia. Trabaja como psicoterapeuta en consulta privada. Presta sus servicios como psicoterapeuta y consultora externa en un centro de menores en medidas de protección de la CAM.Profesora de la asignatura Educación de la inteligencia y la afectividad en la Universidad Internacional de la Rioja.

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios