Así están comprando los ricos a los intelectuales. Y con gran éxito

Un ensayo ha generado notable polémica al identificar una nueva clase de pensadores que triunfan porque le dicen al poder lo que quiere oír. Eso sí, sin que lo parezca

Foto: Sheryl Sandberg. (Philippe Wojazer / Reuters)
Sheryl Sandberg. (Philippe Wojazer / Reuters)

Permítanme que les recomiende un libro. Se titula 'The Ideas Industry' y su autor es Daniel Drezner, profesor de Política internacional de la Fletcher School of Law y columnista de The Washington Post. Ha sido capaz de identificar una de las tendencias más presentes en el mundo del pensamiento y traducirla a palabras que todos podemos entender: los ricos están financiando una nueva clase de intelectual.

Esta reinvención del mundo del pensamiento también conlleva la reformulación de sus títulos. Ya no se habla de intelectual, que es algo desprestigiado, ese tipo de gente aburrida que nunca dice nada pragmático, sino de una denominación más atractiva: según Drezner, esta es la época del 'líder de pensamiento'.

Otro mundo es posible

En este nuevo contexto, los análisis quedan en segundo plano, y el escepticismo y la crítica que eran propios de los intelectuales son relegados; lo esencial ahora es exponer una idea que pueda cambiar el mundo. Drezner cita a Sheryl Sandberg o a Thomas Friedman como parte de este elenco de celebridades que entretienen a los ricos y les hacen confiar en las enormes posibilidades de nuestro tiempo. “Otro mundo es posible”, ese viejo lema izquierdista que se popularizó tras las manifestaciones antiglobalización de Seattle, se ha convertido en un emblema del poder actual, cuya prioridad es transformar lo existente. Lo crucial es reformar, mejorar, cambiar e innovar y para eso les hacen falta figuras públicas que den pistas sobre lo que nos espera en ese universo radicalmente alterado. The Financial Times incluye en esta lista a personajes como el historiador británico Niall Ferguson, que se dio cuenta de que escribir libros para especialistas era poco práctico: el dinero estaba en el liderazgo, de modo que se fabricó una marca personal que le permite cobrar 75.000 € por una conferencia de una hora.

Las charlas TED o el Aspen Ideas Festival les sirven para presentar sus ideas a los plutócratas, y estos presionan a los gobiernos para que las adopten

Este circuito es el más rentable, y por tanto al que aspiran muchas figuras públicas. Un intelectual conservador, por ejemplo, puede ser becario en la Heritage Foundation, conseguir una beca en la Fundación Koch, publicar un libro en Regnery Publishing y acabar en la cadena televisiva Fox News. Con los progresistas ocurre igual, añade Drezner, y esto les abre las puertas a metas mayores. Las charlas TED, el South by Southwest o el Aspen Ideas Festival les sirven para presentar sus ideas a los plutócratas que, gracias a su influencia en los decisores públicos, presionarán para que las adopten. Desde su difusión a través de grandes medios hasta la apertura del circuito de conferencias bien pagadas, estos líderes del pensamiento terminan por estar presentes en todas partes.

Sed de ideas nuevas

Pero vender ideas en ese circuito exige algunos esfuerzos. Las ideas, si quieren difundirse, deben ser sencillas, llevar un rótulo llamativo y no entrar en demasiadas profundidades. Deben poseer también algún matiz novedoso o paradójico, algo que facilite su retención y que las haga atractivas. Pero, sobre todo, han de ajustarse, como señala 'The new republic', a un núcleo discursivo del cual no pueden salirse: todas ellas coinciden en que nuestro mundo funciona razonablemente bien, que su orden es justo y que el reparto social de posiciones es el adecuado; y en segundo lugar, deben añadir alguna idea para que en el futuro todo vaya mucho mejor. Entre los ricos hay sed de propuestas nuevas que, en lugar de cuestionar lo existente, lo asienten y lo mejoren y, si es posible, lo lleven a su máxima potencia.

Nada de pensar, sentir; nada de analizar, imaginar; nada de escepticismo, optimismo. Los 'líderes de pensamiento' crean buen rollo y venden fantasías

En realidad, nuestro mundo está alimentándose de ideas peculiares, todas relacionadas con la creación de bienestar personal en sus diferentes versiones. Nada de pensar, sentir; nada de analizar, imaginar; nada de escepticismo, optimismo. Los líderes de pensamiento tienen que ver con el buen rollo: los hay que se quedan en el plano del “siéntete mejor a través del mindfulness”, o de la autorrealización, o del emprendimiento como forma de encontrar tus límites. Pero con los ricos hace falta un complemento más, el de alimentar esas fantasías que prometen llegar mucho más lejos que nunca. En cierta medida, la tarea de los consultores más prestigiosos está relacionada con esta tendencia, ya que venden enormes posibilidades futuras a las que revisten de innovación, que es lo que les permite que sus clientes confíen en ellos y paguen sus facturas. Pero el 'líder de pensamiento' tiene que ir más allá, y ha de aportar nuevas ideas y perspectivas que hagan creer que esas fantasías son posibles.

Un mundo justo

Como señala David Sessions en su artículo, ya sea a través de la adopción de innovación en el ámbito militar, de los expertos de escuelas de negocio hablando de la disrupción, de los genios de Silicon Valley reduciendo la política a la ingeniería, o de las alabanzas a la tecnología y a la inteligencia artificial, todas estas fantasías comparten un núcleo. Su idea central es que la riqueza y los canales por los que se ha obtenido no solo es legítima, sino que también resulta heroica; las personas más poderosas están inmersas en un proceso hercúleo de transformación radical del mundo, y ese esfuerzo justifica su posición.

Dicen que la gente está cansada de lecturas sobre la realidad, pero no es cierto; a quienes no les gustan es a los privilegiados

Así, los coches se conducirán solos sin que exista ningún accidente, viajaremos a Marte y podremos instalar colonias humanas en el espacio, el cáncer se curará en diez años, llegaremos a vivir 120 años o más, y según algunos expertos seremos inmortales en pocas décadas; la inteligencia artificial multiplicará nuestras capacidades de forma increíble, no tendremos que trabajar porque todo lo harán los robots, y este mundo maravilloso será coronado por un ser humano en perfecta forma física. Todas estas ideas circulan por ese entorno de fantasías, son repetidas como logros enormes por parte de los medios de comunicación y los inversores acuden puntuales a su cita con las firmas que investigan en estos temas. Todas ellas son expectativas, algunas con visos de no realizarse jamás, pero casi nadie las cuestiona. Porque a todo el mundo le gusta oír que las cosas van a ir mucho mejor, aunque lo que les digan no sean más que posverdades.

La desaparición del intelectual y su sustitución por los 'líderes de pensamiento' es parte de esta pelea de los súper ricos de separarse de la realidad y de escuchar sólo la clase de historias que les gusta oír. En el mercado de las ideas han proliferado libros de bienestar, de ciencia, sobre robots e inteligencia artificial, mientras que los ensayos que analizan la realidad disponen de mucho menos espacio. Afirman que la gente está cansada de lecturas sobre la realidad pero no es cierto; quienes no quieren oírlas son aquellos que están situados en los lugares privilegiados de nuestra sociedad. Por eso el intelectual les resulta incómodo.

Los progres

Y, en esa tarea, y hay que subrayarlo, coinciden con algunas fuerzas de contestación, que también imaginan futuros utópicos en los que los robots y la renta básica nos permitirán vivir estupendamente, en los que la tecnología nos proporcionará una democracia sin necesidad de representantes, que ven el procomún y la economía colaborativa como la solución definitiva y que se regocijan en fantasías similares a los de los ricos, solo que desde el punto de vista de la sociedad descentralizada y desintermediada. Es lo mismo que pensaban los comunistas soviéticos, que veían con buenos ojos la concentración del capitalismo en pocas compañías porque pensaban que eso les facilitaba el trabajo (la revolución sería más sencilla, porque bastaría con que ese poder cambiase de manos). Algunos progresistas actuales piensan que este cambio radical que propugnan las élites es el mejor camino, porque luego podrán impugnar el reparto.

La fantasía se sobreimpone a la realidad, y por eso el intelectual se ha convertido en incómodo. Su papel es débil, pero se trata de algo interesado

Pero esto es pecar de ilusos. Este “otro mundo es posible” no es más que la reestructuración de nuestra sociedad en términos que benefician a quienes ya tienen el dinero y el poder. Lo que ocurre es que la parte favorecida de la sociedad no es conservadora, como en el pasado, sino claramente transformadora, y en ocasiones revolucionaria. Todas estas fantasías producen efectos hoy en nuestra vida cotidiana, que se acentuarán en los próximos años.

De manera que cuando oigamos hablar de los 'líderes de pensamiento', quizá hagamos mejor en entender que son parte de ese juego en el que la fantasía se sobreimpone a la realidad, y por eso el intelectual se ha convertido en incómodo. Su papel es cada vez más débil, pero se trata de algo interesado.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios