Lo que el viral de la BBC nos enseña sobre el cine clásico

Un análisis cinematográfico del mejor gag de los últimos años

Foto: El día de autos
El día de autos
Autor
Tags
Tiempo de lectura3 min

EXTRA EXTRA. ¡Encuentran un pastor de cabras en Mongolia que no ha visto el viral de la BBC! Sí, amigos, todo el mundo (y cuando decimos “todo el mundo” queremos decir TODO EL MALDITO MUNDO) ha visto ya el vídeo del profesor Robert Kelly interrumpido por sus hijos mientras la BBC le entrevista en directo.

Pregunta del millón de dólares. ¿Por qué nos chifla este vídeo, por qué lo vemos una y otra vez y por qué acabamos rotos en mil pedazos cada vez que lo hacemos? Respuesta: Porque es la comedia cinematográfica del año y porque nos conecta con la tradición más pura y fulminante de la historia de la comedia. He aquí, condensado en apenas unos segundos, todo lo que hizo grande al cine mudo y a la comedia clásica, y que el cine contemporáneo se ha dedicado a enterrar palada a palada.

Los actores (calladito estás más guapo)

El mayor avance técnico de la historia del cine fue también su mayor trauma: el salto del mudo al sonoro a finales de los años veinte. Los actores, que hasta entonces no podían hablar, pasaron a contarnos sus vidas y sus traumas hasta el agotamiento y más allá, locuacidad con efectos estéticos letales: si antes los directores tenían que contarlo todo con imágenes, ahora se podía contar todo con palabras, se empezó a perder el arte del gag visual y el cine empezó a teatralizarse.

Y ahora volvamos al viral de la BBC: ¿se han fijado ustedes que nadie atiende a las palabras de Robert Kelly sino a la que están liando por detrás sus hijos sin decir esta boca es mía? ¡Qué mejor homenaje al cine mudo que el plano fijo de un bebé -es decir, un actor mudo- liándola parda?

La destrucción por la destrucción

‘Slapstick’ es una palabra inglesa que podría traducirse como astracanada/porrazo que provoca carcajadas. También es un concepto para definir al gran subgénero cómico del cine mudo: Slapstick, o el tartazo en la cara, el gordinflón que resbala en la calle con una cáscara de plátano, la destrucción por la destrucción. El humor físico sin palabras.

Charles Chaplin, Fatty Arbuckle, Harold Lloyd, Buster Keaton, los policías de la Keystone… y los hijos y la mujer de Robert Kelly. Máximo respeto a todos estos genios del gag físico.

El choque de opuestos

Pero no solo del cine mudo vive el hombre. El vídeo de la BBC también tiene elementos temáticos típicos del cine clásico, por ejemplo, la comedia como choque de contrarios. Si Cary Grant y Katharine Hepburn nos enseñaron en ‘La fiera de mi niña’ qué ocurre cuando juntas a un estirado profesor con una mujer extravagante, el corto de Robert Kelly nos muestra la madre de todos los choques de trenes: qué pasa cuando juntas a un sobrio profesor con dos jóvenes inconscientes (y sin sentido alguno de la moral) dispuestos a todo con tal de sabotear la carrera académica de su padre.

En efecto, desde los gloriosos tiempos de Peter Sellers (de 'El inspector Clouseau' a ‘El guateque’) no se había visto a nadie en pantalla con una capacidad tan demoledora para sembrar el caos en una habitación -en plano fijo y en pocos segundos.

Sombreros fuera y tres hurras por los hijos y la mujer de Robert Kelly. ¿Para cuándo la segunda parte?

Animales de compañía

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios