Sam Smith: nuevo chico Bond, con licencia para desfasar

El joven superventas, consagrado en los Grammy, interpreta la canción de la nueva entrega de James Bond

Foto: El cantante Sam Smith
El cantante Sam Smith
Autor
Tiempo de lectura6 min

¿Quién demonios es Sam Smith? Seguro que hay bastante público mayor de 30 años que todavía se lo pregunta, pero estamos hablando de un artista con cuatro Grammy, que ha vendido un millón de álbumes en Estados Unidos y que protagoniza la última campaña de Balenciaga. El joven, de sólo 23 años, nació en los barrios altos de Londres. Su madre es una exitosa 'broker' de la City, pero Smith prefirió el mundo del espectáculo, curtiendo su talento en bandas de jazz antes de dedicarse al teatro musical. También fue parte del coro de su escuela privada y católica.

Comenzó a hacerse conocido gracias a 'Latch', colaboración con el dúo electrónico Disclosure, cuyo videoclip consiste en una fiesta universitaria con mimos lésbicos. Va por 157 millones de visitas en Youtube. La canción explotó en 2014, despachando tres millones de copias en Estados Unidos. En realidad, da igual que no conozcan a Smith: seguro que les suena su pepinazo 'Stay', que sonó machaconamente a lo largo de 2014. El videoclip oficial supera los 439 millones de visitas en Youtube, su mayor registro hasta la fecha.

Sam Smith: nuevo chico Bond, con licencia para desfasar

Espantada española

El público madrileño tuvo un duro desencuentro con el cantante. El pasado 12 de septiembre, Smith figuraba como cabeza de cartel del festival Dcode, pero canceló a última hora alegando una "infección de garganta". Julián Ruiz, veterano productor y periodista musical, fue sin duda el más incendiario respecto a la espantada.

Esto escribía en su blog 'Plásticos y decibelios', justo después de conocerse la noticia: "Sam Smith ha suspendido su concierto de las nueve de la noche de hoy sábado. Ha puesto como excusa que esta mañana no tenía voz. Que se había quedado sin ella y que le era imposible cantar durante hora y media. (…) Todo huele mal, porque ayer, el viernes, hizo la prueba de sonido y tenía la voz perfectamente", revelaba. Luego comentaba que había pasado la noche anterior entregado a "fiestas especiales" (probable eufemismo de "orgías gays"). El escándalo saltó al día siguiente, cuando Smith se presentó impecable a tocar a su concierto en Berlín. ¿Se cura una infección de un día para otro? ¿Tanto como para actuar en público?

Sam Smith: nuevo chico Bond, con licencia para desfasar

Promotora obediente

Julián Ruiz, por supuesto, redobló el tono de sus acusaciones: "Sam Smith seguro que ha pensado que en España somos tontos. Y lo que es peor: que somos pobres, estúpidos y que no contamos en el mundo de la música (…) Es decir, con una irritación de garganta, la que le había prohibido cantar el día anterior en Madrid, con el frío de Berlín y con su catarro, como él mismo comenta, canta como casi nada".

Ruiz apuntaba que lo normal sería que el artista fuera demandado por Live Nation, su promotora española, pero que no lo haría porque se trata de una empresa global que también se lleva un porcentaje de la gira en Alemania. "He consultado a abogados y lo que sí se puede hacer cualquier damnificado que pagó su entrada de Madrid es presentar una demanda contra Smith por falsedad en el documento médico. Habría que pensarlo. Ningún artista, por mucho que esté en la cresta de la ola, se puede reír de una organización y sobre todo, de la gente", denunciaba. En 'Plásticos y Decibelios' se pueden leer los posts completos.

Sam Simth en la cama en una foto que publicó en su Instagram
Sam Simth en la cama en una foto que publicó en su Instagram

Resaca en los Grammy

El pasado mes de febrero, Smith se dio a conocer al gran público recogiendo cuatro premios en la ceremonia de los Grammy (disco del año, mejor álbum pop, canción del año y mejor artista nuevo). "Es alucinante, porque el año pasado estuve en la alfombra roja de los Grammy y nadie me conocía", confesaba horas después. Por supuesto, al terminar la gala, se fue a celebrarlo a lo grande.

Al día siguiente, en su cuenta de Instagram, colgaba una foto con su cara descompuesta sobre el siguiente texto: "¿Qué pasó anoche exactamente? Tengo una resaca monumental y lloro de manera espontánea. LOL". Junto a esa imagen, la portada del periódico 'Los Ángeles Times' donde aparecía sosteniendo sus cuatro estatuillas. Poco más tarde, colgaba otra instantánea de su careto mañanero con el texto "Estoy en otro nivel de la resaca. Siento literalmente que me voy a morir …Jajaja…". El lunes tuvieron que ponerle maquillaje extra para conseguir que apareciera en el programa de Ellen DeGeneres "con una cara que no fuese roja". Hablamos del mismo espacio televisivo que Smith había escogido dos meses antes para salir del armario.

Sam Smith posa con sus Grammy (Reuters)
Sam Smith posa con sus Grammy (Reuters)

División entre los fans

Su canción para la nueva entrega de James Bond se titula 'Writing's On The Wall'. No solo no ha convencido, sino que ha dividido a los británicos. Entre los defensores, destaca Sir Roger Moore, uno de los Bond clásicos, que la describe como "hechizante y con una orquestación maravillosa". Colin Patterson, colaborador de la sección de espectáculos de la BBC la considera "suficientemente buena, pero no un clásico". Para entendernos: opina, por ejemplo, que es muy superior a 'Die Another Day', la canción que Madonna aportó a la saga en 2002 y que recibió una lluvia de críticas.

El más duro ha sido el cómico David Schneider, que la define como "digna de James Bland" (la última palabra significa "blando" en inglés). Por si fuera poco, Smith confesó a la BBC que la había compuesto en veinte minutos. En todo caso, 'Writing's On The Wall' está a punto de hacer historia, ya es la primera canción de la saga Bond que va a alcanzar el número uno de las listas de venta en Inglaterra (según los datos de mitad de semana). El anterior tema Bond, 'Skyfall' de Adele, se quedó en el número dos. Smith no lo tenía fácil ya que su competidor era el superventas Justin Bieber, a quien va ganando por dos copias vendidas por cada una de Bieber.

Superventas comeflores

En todo caso, hablamos de un buen chico, que el pasado 9 de septiembre, día en que la Reina Isabel batía récord de permanencia en el trono, compartió en redes sociales que pensaba pasarse la tarde bebiendo té, celebrando a su monarca y saboreando el orgullo de ser británico. Más allá de su condición de gay, un prejuicio casi superado en Occidente, Smith es un artista de la vieja escuela, con maneras amables, recursos estandarizados y valores familiares. Se trata de otro eslabón en la extensa cadena de superventas melosos que hechizan al público de las islas y más allá. Hablamos de Adele, The Script, Coldplay, Keane, Dido, Travis y Ed Sheeran. Parece que estemos volviendo a la estética "comeflores" de la década de los cincuenta, aunque luego -como entonces- la juerga vaya por dentro.

La banda (sonora)

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC