¿En tu casa no había libros? Pronto dejarás de dar pena

¿Están en peligro las bibliotecas privadas? ¿Cuál es el sentido de la acumulación particular de libros? Quizá nunca tuvo otro significado que el de demostrar determinado estatus social

Foto: Un hombre carga libros del Auditorio Nacional de Ciudad de México para salvarlos de su destrucción. Foto: Mario Guzmán / EFE
Un hombre carga libros del Auditorio Nacional de Ciudad de México para salvarlos de su destrucción. Foto: Mario Guzmán / EFE
Autor
Tags
Tiempo de lectura5 min

El otro día oí una frase tan llamativa como inquietante: “Los libros son una especie de basura”. Lo de llamativa no me lo negarán. Lo de inquietante tiene una explicación: la frase la formulé yo mismo.

Andaba oyéndome pensar y, por esas cosas que tiene perderse en las barriadas menos recomendables del cerebro, me topé con esas siete palabras. A veces uno se lanza ideas de un hemisferio al otro, ideas que no piensa exactamente, sino que afloran por su cuenta, como herrumbre neuronal.

El caso es que me seguí el juego, y me repliqué alegremente: “Entonces acumular libros en casa es una suerte de síndrome de Diógenes...”

Me hice tanta gracia que he escrito este artículo.

Bibliotecas privadas

Estarán hartos de oír, de boca de escritores llorones, esta otra afirmación: “En mi casa no había libros”. Bueno, pues en mi casa no había libros. No digo dos mil libros, digo dos; digo uno.

Hay un gilipollas en Twitter que, cada vez que me nombra, me llama “el señorito Olmos”. Seguro que cree que me crié en lo alto de una biblioteca familiar inabarcable, dado que puedo llamarle gilipollas. No fue así, y ahora que veo libros por mi casa, lo cierto es que no ameritan el calificativo de biblioteca, pues apenas llegarán a los doscientos. Además, la mayoría está dentro de un armario, sin ordenar siquiera.

Odio tener libros; cuando veo a otros escritores fotografiarse con sus bibliotecas privadas, me dan mucha envidia. ¡Qué casa tan grande!

Odio tener libros, y, sin embargo, cuando veo a otros escritores fotografiarse junto a sus bibliotecas privadas y declarar ufanos la cifra milenaria de ejemplares que las componen, me dan mucha envidia. ¡Qué casa tan grande debes de tener si te caben 20.000 volúmenes!

La gente, así en general, gusta de tener libros. Quizá para demostrar que les sobra casa. O quizá en virtud de esta fórmula social que acabo de inventarme: la superficie en metros cuadrados de todos tus libros juntos -vistos de canto- debe ser superior a la superficie de la pantalla de tu televisor. Entonces eres un ciudadano con criterio propio y conciencia social.

Pero, ¿qué hacen los libros en la casa?, ¿quién los lee?, ¿cuánto lleva ese premio Planeta sin salir de su apretura?, ¿y el Quijote ilustrado?

Cuando uno compra yogures o pomadas, y los consume, los envases y botes que contenían esos mejunjes acaban en el cubo de la basura. Sin embargo, cuando uno compra un libro, y lo lee, luego lo pone en un mueble, como un fumador que fuera dejando cajetillas de Marlboro vacías en unas baldas clavadas en el pasillo y les dijera a las visitas: “Mirad todo lo que he fumado”.

Casi nadie lee un libro dos veces, pues ya es admirable que se lean una sola vez, de modo que darles cobijo en casa es exactamente igual que dar cobijo a un libro en blanco, o a esos libros falsos que hay en el Ikea; o, en fin, a la basura.

Supongo que algo así quería decirme yo con la frase que origina estas letras.

Casas sin libros

Yo creo que vamos camino de que tener libros en casa sea considerado una tontería. Cuando uno escribe, viene bien tener a mano un Faulkner o un Umbral -o libros de autores que nos inspiren- para abrirlos a voleo en busca de auxilio, un tono que imitar, un ritmo, cierta confianza que da leer a un maestro y tratar luego de acompasar la propia voz a la suya... Aquellos que leen, pero no escriben, sin embargo, ¿para qué tienen los libros?

Algo hay de herencia en vida para los hijos. Se puede decir que los niños, viendo libros por todos lados, acabarán leyendo. Se puede decir también que, cuando les sea necesario leer tal o cual clásico, ahí lo tendrán, inmediatamente a mano.

Casi ninguna biblioteca familiar está compuesta de clásicos para las nuevas generaciones. He visto muchos Vizcaíno Casas

Pero lo cierto es que los niños no acaban leyendo porque estén rodeados de libros -seguramente sólo leen si ven a sus padres leer- y que casi ninguna biblioteca familiar está compuesta ni exclusivamente de clásicos ni forzosamente de libros que las nuevas generaciones necesiten conocer. He visto muchos Vizcaíno Casas en esta vida de husmear bibliotecas ajenas, amigos.

El único motivo de la existencia de las bibliotecas privadas es que son, justamente, propiedad privada, algo que costó dinero, y que obviamente uno se resiste a tirar. O, por usar las palabras de Thorstein Veblen, sirven para la “comparación odiosa”, esto es, “la prepotencia de quien posee esos bienes y está por encima de otros individuos dentro de la comunidad”, amén de que el ciudadano “debe encontrar algún medio de demostrar su entrega a la ociosidad durante el tiempo en que no está a la vista de sus espectadores”, pues “para que el gasto sea prestigioso ha de ser derrochador. No se deriva mérito alguno del consumo de las cosas necesarias para vivir.” ('Teoría de la clase ociosa', 1899).

Y esa es toda la razón, a mi juicio, de que entendamos como prueba de bienestar y bonanza social el que haya libros en una casa, rémora del honor personal que arrastramos desde el siglo XIX y que las nuevas tecnologías, la no lectura y, sobre todo, este artículo mío acabarán por eliminar del sistema de valores de Occidente.

Así, para el año 2078, “En mi casa no había libros” será una frase misteriosa, como “En mi casa no había cartón”.

Mala Fama

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios