A favor de las faltas de ortografía (si está ardiendo mi casa)

¿A quién exigimos el uso correcto del idioma? Desde el periodismo a la publicidad, encontramos disparates lingüísticos colosales, pero es a la policía y a los bomberos a quienes se pide saber escribir

Foto: Incendio en un bar de Parla. (EFE)
Incendio en un bar de Parla. (EFE)

Fue en la época dorada de las redes de blogs cuando me di cuenta de que saber escribir no tenía ningún valor en nuestra sociedad. ¿Qué es saber escribir? Bueno, poner un punto y coma de vez en cuando, usar el subjuntivo y, básicamente, utilizar las palabras según el sentido y la grafía que vienen fijados por el diccionario. Una chorrada, vamos.

En la época de la que les hablo, muchos pensaban que podían hundir al grupo Prisa inventándose ocho blogs temáticos (cultura, decoración, tecnología, cocina...) y consiguiendo que sus contenidos tuvieran un posicionamiento óptimo en Google. La clave del asunto estaba en que los contenidos eran despreciables. La gente pinchaba en el 'link' y eso era todo. Si leían o no un 'post' entero daba igual, porque ya contaban para enseñar a los anunciantes cuánta gente visitaba tu 'site'.

Por ello, había redes de blogs que ofrecían a sus redactores un euro (1 euro) por cada 'post'. Los más generosos daban nueve. Licenciados en periodismo y en otras carreras demenciales acababan escribiendo textos por cantidades que podían conseguir, mucho más fácilmente, agitando una lata vacía en la puerta del Zara.

Analfabetos

Ser analfabeto no impide triunfar en este mundo nuestro. Eso es lo que tenemos que enseñarles a nuestros hijos. No hay ningún 'tuit star' o 'youtuber' de éxito que sea capaz de escribir una sola frase sin faltas de ortografía. Son ricos. Los futbolistas, los cantantes y los presentadores de televisión, que también son ricos, necesitan dos vídeos tutoriales para las tildes: uno, para ponerlas; y otro, para no ponerlas. No pocos columnistas de renombre serían incapaces de reconocer sus propios artículos si se los dieran a leer sin firma, de tanto que se los corrige el redactor raso de turno. “Se vestía mientras tomaba un café con leche y dejaba una nota para su marido”, leemos en la novela de éxito 'El guardián invisible', de Dolores Redondo. ¿Cómo puede uno vestirse al mismo tiempo que toma café y escribe sobre un papel? Olé. “Normalmente ya como algo mejor”, nos dicen en un anuncio de yogures. Yo normalmente ya no me meto 'crack'.

No hay ningún 'tuit star' o 'youtuber' de éxito que sea capaz de escribir una sola frase sin faltas de ortografía. Son ricos

Toda la prensa nacional habla continuamente de “crisis humanitarias”. Como dicen miles de psicópatas en Twitter, la prensa miente: no existen crisis humanitarias. Nunca en la historia de la Humanidad ha habido una crisis humanitaria. Tampoco una emergencia humanitaria o un desastre humanitario. Dense cuenta de que a las crisis humanitarias enviamos ayuda humanitaria, y quizá debido a esta redundancia no acabamos de ayudar a nadie. Y es que hay mucha confusión sobre qué resulta más humanitario, matar a la gente o salvarla.

Humanitario tiene tres acepciones en el diccionario: una, sinónimo de benigno; otra, referido al bien del género humano; la tercera, alivio de los estragos de la guerra. Así, la 'crisis humanitaria' esa que dicen debe ser o una 'crisis benigna' (¿cómo va a ser benigna una crisis?) o una crisis de bondad (la gente es cada vez más mala, entendemos) o una crisis en nuestra empatía hacia los damnificados durante un conflicto bélico, a los que, de pronto (crisis) no ayudamos.

Así está el patio. Pero no tiene ninguna importancia: es tan poco lo que tenemos que decir que nos entendemos incluso expresándolo mal.

Bomberos y policías

Por ello, me ha sorprendido ver en pocos meses dos noticias acerca de las pruebas ortográficas a las que deben enfrentarse aquellos que aspiran a ocupar determinados empleos públicos en nuestro país. En concreto, los bomberos de Burgos y los policías de Madrid.

En Burgos, el 60% de los aspirantes a bombero fue eliminado de la oposición tras no superar un dictado. O sea, por poner V en lugar de B o comerse una hache aquí y una tilde allá. ¿Se imaginan que empieza a arder su casa y viene a socorrerles un bombero con una manguera en la mano? Cualquiera, en semejante trance, daría por perdida su vivienda y todos sus objetos personales. ¡Un bombero que no trae diccionario qué fuego va a apagar, por dios santo!

En Madrid, los opositores a Policía Nacional tuvieron la suerte de que un test léxico quedara invalidado después de que las autoridades competentes se dieran cuenta de que iba a tener que patrullar la ciudad un gilipollas premio Nobel de Literatura si se empeñaban en mantenerlo.

Yo he hecho este último test dos veces. Primero obtuve un 62 y luego un 68. No solo el test no tiene nada que ver con ser policía; apenas tiene que ver con saber escribir. ¿Quién está al corriente de si la Real Academia Española de la Lengua admite o no 'almóndiga'?

Es fascinante que a una sociedad tan desinteresada por la ortografía y la gramática como la nuestra se le ocurra pedir a un hombre o a una mujer que solo quiere apagar fuegos o atrapar yihadistas saber que se escribe 'bienfortunado' y no 'bienafortunado'. En mi infinita suspicacia y mal pensar, he llegado a temerme que todo esto no sea otra cosa que una estratagema para amañar las oposiciones y que solo las pasen el sobrino de un teniente y la hija de un concejal.

Con todo, en Burgos deben de estar encantados con el espectáculo de ver arder cosas mientras sus bomberos se ponen hojas de laurel unos a otros en el casco. Los Juegos Florales Bomberos están bien.

Mala Fama

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios