Jardines mágicos de España

Jardines mágicos de España. Anneli Bojstad / 256 páginas; 29,90 euros. Comprar libroLa excepcionalidad de este libro viene anticipada por la portada y es confirmada por
Foto: Jardines mágicos de España
Jardines mágicos de España
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Jardines mágicos de España. Anneli Bojstad / 256 páginas; 29,90 euros. Comprar libro

    La excepcionalidad de este libro viene anticipada por la portada y es confirmada por cada una de sus 256 páginas. La autora de los textos es Anneli Bojstad y las fotografías son de su marido, Eduardo Mencos, que pocos años atrás nos había embelesado con Jardines secretos de España. Ambos autores desbordan conocimiento, dedicación y sensibilidad, elaborando un itinerario de suma calidad estética.

    La introducción de Bojstad es un breve recorrido por la historia de la jardinería española, sus etapas e influencias, que incrementa la ilusión por perderse en los siguientes capítulos y ¡que nos busquen! Solo la organización del libro ya es atractiva: el Atlántico, norte peninsular y Canarias; el centro, las dos Castillas, Extremadura y Aragón; Andalucía y mar Mediterráneo.

    La peculiaridad principal de los jardines seleccionados es que todos ellos están abiertos al público. Y la otra característica definitiva es que las descripciones, que acompañan a las extraordinarias fotografías de Mencos, son magníficas informaciones sucintas sobre aspectos históricos, arquitectónicos, artísticos, paisajísticos y botánicos que nos sitúan perfectamente ante el recinto que contemplamos. La suma de ambas, acceso público y acertada recreación, supone una invitación irresistible a conocer estos singulares parajes, repartidos por todo el territorio peninsular e insular.

    Cómo no sentirse seducido por el paisaje de la terraza del pazo de Mariñan en La Coruña abierto a la ria de Betanzos. “Los japoneses lo llaman shakkei, paisaje prestado, es la conquista óptica de la naturaleza que así pasa a formar parte del espacio ajardinado, como un excepcional punto focal”.

    O por el Monasterio de San Lorenzo de Trasouto en Santiago de Compostela, propiedad de los condes de Altamira desde el siglo XV, que posee uno de los jardines claustrales más imponentes de España, ocupado por un denso bosquecillo de setos de boj esculpidos. “Se trata de un jardín espiritual cerrado al mundanal ruido, solamente abierto al cielo, concebido para llevar al hombre hacia su interior, hacia su propio jardín del alma”.

    O por el Jardín de la Marquesa de Arucas cerca de Las Palmas en Gran Canaria donde conviven espléndidamente araucarias, helechos, dragos, ficus, palmeras, banareras, jacarandas y un sinfín de especies tropicales. Solo por destacar algunos de los jardines que figuran en el capítulo sobre El Atlántico

    En cuanto al Mediterráneo, nos demoramos en el Laberinto de Horta en Barcelona, un auténtico museo-jardín que el mismísimo Carlos IV codició en una fiesta en 1802 comentándole a su propietario que los jardines eran demasiado para un solo hombre, a lo que astutamente respondió el marqués que eran demasiado poco para ofrecérselos. Y en Valencia en ese milagro que representa entre tanto desastre urbanístico el Jardín de Monforte, al que el pintor Santiago Rusiñol describió con estas palabras: “¡Pequeño, recogido y quieto! Tiene bustos de mármol delante de los cipreses, tiene estatuas que salen de entre los bojes, hay arcos de murtas, surtidores, sauces y musgos…..y simetría”. En la isla de Mallorca, Alfabia, al pie de la sierra que le da nombre y abundantes aguas para regar su preciosa mezcla de jardines ornamentales con huertos de frutales.

    En el centro destacan sobremanera los sitios reales, como el  Palacio real de La Granja de San Ildefonso en Segovia, el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, el Real sitio de Aranjuez o el Real Jardín Botánico de Madrid.

    En Andalucia, por último, visitamos en Granada El Generalife, “uno de los grandes tesoros de la jardinería universal, cuyo nombre árabe se ha traducido como la más noble y elevada de todas las huertas”; también en Granada el Carmen Blanco ,como se conoce el impresionante carmen de la Fundación Rodriguez-Acosta, levantado entre 1914 y 1924 para que sirviese de estudio al pintor granadino que le da nombre, en el que “aparte de la audacia y monumentalidad de los grandes cubos blanquísimos de la construcción, es la elección de plantas y árboles que se limitan casi exclusivamente al boj, el mirto y el ciprés, recortados en bloques geométricos, lo que imprime un carácter clásico y sereno al conjunto”. Y por supuesto en Sevilla los jardines de el Real Alcazar y La casa de Pilatos; rematando la travesía en Málaga en La Concepción, cuyo impresionante cenador de hierro cubierto de glicinias moradas en flor ilustra la portada de la obra.

    En total, cuarenta jardines presentados con esmero, junto a la información práctica suficiente para localizarlos, bibliografía y un índice que facilita enormemente la consulta. En estos momentos son escasísimas las obras ilustradas disponibles sobre jardines españoles, por eso esta publicación es un regalo para todos los que sentimos pasión por la naturaleza.

    Rincón de María Trincado
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    21 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ÚLTIMOS VÍDEOS

    Fifth Harmony - Work from Home ft. Ty Dolla $ign
    Hasta el Amanecer - Nicky Jam | Video Oficial
    Alvaro Soler - Sofia

    ºC

    ºC