Así es el regreso de 'El Ministerio del Tiempo'. Una dolorosa muerte y homenaje a Hitchcock

La serie, creada por Javier y Pablo Olivares, vuelve a TVE el próximo 15 de mayo con buena munición: el adiós de Julián, la vuelta de Pacino y el mago del suspense como protagonista

Foto: Hitchcock protagoniza la vuelta de 'El Ministerio del Tiempo'. (RTVE)
Hitchcock protagoniza la vuelta de 'El Ministerio del Tiempo'. (RTVE)

'El Ministerio del Tiempo' se despidió hace un año con Felipe II queriendo cambiar el futuro de España y su continuidad pendiente de un hilo. No han sido pocas las vicisitudes hasta que se confirmó la renovación de la serie: una demanda por plagio a la estadounidense 'Timeless', TVE postergando su decisión y un salvador acuerdo con Netflix por el que la plataforma estadounidense ha comprado los derechos de emisión para 190 países y ha inyectado más presupuesto para hacer viable su supervivencia. Con este año a la espalda, la esperada tercera temporada de la serie vuelve el 15 de mayo erigida como una de las ficciones nacionales con mayor repercusión y con un fenómeno fan y transmedia sin paragón.

La noche del viernes se preestrenó el primer episodio, titulado 'Con el tiempo en los talones', en el Teatre del Liceu de Barcelona. Una vuelta en tono de suspense con buena munición que mantiene el espíritu de la serie creada por Pablo y Javier Olivares y que supone el adiós definitivo a Julián (el actor Rodolfo Sancho ya había confirmado que no iba a estar en esta nueva temporada), la vuelta de Pacino (Hugo Silva) a la patrulla de Amelia (Aura Garrido) y Alonso (Nacho Fresneda) y un protagonista tan cinéfilo como Alfred Hitchcock.

CUIDADO, SPOILERS

Un entierro abre la tercera temporada de 'El Ministerio del Tiempo'. 'Con el tiempo en los talones' es un episodio cargado de suspense y emociones y, sobre todo, un cuidado homenaje al cine y al mago del género. La despedida a Julián, que ha muerto ayudando a los soldados de la Batalla de Teruel de 1936 en una misión para salvar a Miguel Hernández, abre fuego. La patrulla se queda coja y Amelia y Alonso están destrozados, pero una llamada de Pacino les hace volver a coger una puerta del tiempo para viajar a julio de 1958, en concreto a la sexta edición del Festival de Cine de San Sebastián.

Allí están Pacino y Marta (Belén Fabra), su novia y compañera, para una misión rutinaria durante la visita de Kirk Douglas a la ciudad vasca, pero la verdaderamente importante es la de Hitchcock, interpretado por un conseguido José Luis Egido, que ese año estrenó en festival español 'Vértigo'. El problema es que los rusos le quieren secuestrar para, al parecer, que haga películas para el régimen soviético a cambio de tratar el cáncer de mama de su mujer. ¿Qué significaría eso para la historia de España? Que las relaciones de la dictadura con Estados Unidos, que supusieron la apertura internacional de España, estarían en peligro. Pero no es tan sencillo porque Marta, asesinada supuestamente al inicio del capítulo por esos espías rusos, en realidad se ha servido de ellos y promueve el secuestro del director para evitar que un año después Eisenhower visite al dictador y así terminar con el franquismo. Y lo hará de la forma más sencilla: chantajeando emocionalmente a Pacino.

Amelia y Alonso se irán a San Sebastián con Pacino para intentar descubrir quién y por qué quieren secuestrar a Hitchcock. Se colarán en la rueda de prensa que el director dio en el Hotel María Cristina, le entrevistarán paseando por un cementerio y acabarán en el estreno de 'Vértigo', rodado en unas preciosas secuencias en el Teatro Español de Madrid. Mientras el cineasta británico se prenda de Amelia y le ofrece ser actriz a pesar de no ser rubia, Pacino descubre que su novia no ha muerto a manos de los rusos cuando cayó por el hueco de la escalera del hotel a lo Kim Novak sino que, y con la ayuda de Alonso, desvelará su verdadera cara de traidora. Es ella la que quiere dinamitar las relaciones del régimen con EEUU y aunque Pacino la frenará, finalmente, la dejará escapar.

Todo esto pasa cuando doblan las campanas de 'Vértigo', porque el director se levanta en ese preciso instante para no ver los dos últimos minutos del metraje que la 'major' le había obligado a introducir contra su voluntad. En realidad, en San Sebastián el filme se mostró sin ese añadido sino con su abrupto final, pero después los productores le obligaron a introducir ese explicativo colofón que ni él mismo rodó aunque, afortunadamente, con el tiempo se quitó y olvidó. Al final, la historia se preserva y la patrulla, a falta de un miembro para cuyo relevo suenan nombres como los de Spínola y Ortigosa, se vuelve a formar con Pacino, por si había alguna duda.

Mientras tanto, en el Ministerio están de obras tras los estragos que ha hecho la última misión en la Guerra Civil y es aquí donde el cómico dúo formado por Salvador (Jaime Blanch) y Angustias (Francesca Piñón) sigue haciéndose fuerte y vuelven los guiños a la realidad española. La subcontrata privada encargada de la reforma que acabará encargándose a Churriguera, el tiempo de bocadillo de los obreros y un sospechoso trabajador, 'walkman' en cinturón incluido, al que el subsecretario del Ministerio no le quita ojo y que se convertirá al final en el auténtico 'cliffhanger' del episodio. Porque 'Con el tiempo en los talones' es, en definitiva, un precioso homenaje al cine de Hitchcock en el que no faltan 'Los Pájaros', con Amelia a lo Tippi Hedren vestida de verde; 'La ventana indiscreta', con Salvador con la pierna escayolada y observando sentado en su silla de ruedas desde la ventana de su despacho las obras en el claustro del ministerio; 'Psicosis' y el apuñalamiento a través de una cortina; o las escaleras, la muerte de Kim Novak y las alucinaciones de James Stewart en 'Vértigo'.

Intriga, emociones, reencuentros, píldoras de ácido humor y una reverencia al pionero del cine de suspense y el thriller psicológico. Así es el regreso de esta tercera temporada de 'El Ministerio del Tiempo', que vuelve con esos cuidados guiones marca de la casa plagados de referencias históricas y culturales a nuestro pasado, con la misma calidad y el cebo preparado para que el espectador se quede con ganas de más. Y, ojo, porque esta nueva dosis promete más aventuras y viajes por la Historia de España a través de personajes como Goya (que interpretará Pedro Casablanc), Gil Pérez (Miguel Rellán), Bécquer, Felipe III, Godoy, Buñuel, los Borgia, Pedro I el Cruel, Simón Bolívar o la duquesa de Osuna (María Adánez). Tampoco faltarán tres clásicos ya como son Velázquez (Julián Villagrán), Lope de Vega (Víctor Clavijo) o Cervantes (Pere Ponce) y los cameos de nombres como Macarena García, Luis Callejo o Tamar Novas.

La otra clave de la vuelta de 'El Ministerio del Tiempo' ha sido la inyección económica que ha supuesto el acuerdo con Netflix, que se va a traducir en mejoras en la producción y la postproducción y que ha permitido rodar más escenas en exteriores (por ejemplo, en Peñíscola se ha grabado una trama relacionada con la II Guerra Mundial) así como invertir en efectos especiales, infografías y 3D. La serie también seguirá explotando su vida social y el 'fandom' más allá de la pantalla con el lanzamiento de una nueva 'app' que, al estilo de Shazam, permitirá a los 'ministéricos' tener información en tiempo real de todos los personajes, lugares y episodios históricos que estén viendo ya sea en la televisión, su ordenador, tableta o 'smartphone'.

Chanquete ha muerto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios