'The Crown' reina en unos Globos de Oro 2017 rendidos a los encantos británicos

La serie de Netflix sobre Isabel II es la ganadora de una noche en la que se reconoció a cuatro intérpretes ingleses. HBO fue la gran derrotada

Foto: Peter Morgan y Stephen Daldry recogen el Globo de Oro a la mejor serie dramática, 'The Crown'.
Peter Morgan y Stephen Daldry recogen el Globo de Oro a la mejor serie dramática, 'The Crown'.

Que la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood siempre ha sentido cierto cariño por la televisión británica había quedado claro en los últimos años, cuando ‘Downton Abbey’ se colaba una y otra vez entre las nominadas al mejor drama. Aunque la presencia en la gala del elenco de la serie se fue reduciendo con el paso de los años, siempre fueron esos invitados que todo el mundo en la sala sabe que quizá no alcanzan el nivel, pero que molan porque tienen un acento raro. Y porque cuentan historias aristocráticas, que en suelo norteamericano siempre resultan exóticas.

[La lista completa de los ganadores de los Globos de Oro]

Cuando Netflix se interesó por poner a Isabel II entre Frank Underwood y Piper Chapman en su catálogo de personajes propios, no lo hizo porque la foto resultase insólita. La presencia de nombres como Peter Morgan o Stephen Daldry en el proyecto, era un aval, pero también lo era el interés que la televisión norteamericana tiene en la pequeña pantalla británica. Un apego que se demuestra a través de las adaptaciones que hace de sus series o de los muchos representantes de la escena británica que trabajan en Estados Unidos. O de noches como la última en la que, entre jóvenes treintañeros afroamericanos y juicios a estrellas deportivas caídas en desgracia, los integrantes de la Asociación de la Prensa encumbraron a ‘The Crown’. Un reconocimiento que no por merecido resulta menos sorprendente, ante producciones que sonaban con más fuerza para hacerse con la victoria como ‘Westworld’ o incluso ‘Stranger Things'.

Claire Foy posa con su Globo de Oro por su personaje de Isabel II.
Claire Foy posa con su Globo de Oro por su personaje de Isabel II.

Cuatro intérpretes británicos

El gusto por todo lo que llega de las islas no terminó ahí, y la mujer encargada de dar vida a la Reina, Claire Foy, también fue reconocida. Una actriz que se mostró entusiasta admiradora de Isabel II, pero cuyo galardón no tiene mucho sentido cuando la Asociación se ha olvidado de aquel que le da la réplica y contribuye a engrandecer ‘The Crown’, John Lithgow. El encargado de dar vida a Winston Churchill se quedó sin premio por culpa de un compatriota, Hugh Laurie, laureado por su personaje de temible traficante de armas en ‘El Infiltrado’. Una producción que terminó siendo la más reconocida de la categoría de miniseries, gracias a los premios para los también británicos Tom Hiddleston y Olivia Colman.

La Asociación diluía así la contundencia con la que ‘The People vs. O. J. Simpson: American Crime Story’ había logrado imponerse en los premios Emmy. Aunque fue incapaz de atreverse a negar el impecable trabajo de Sarah Paulson en su transformación en Marcia Clark, y el conjunto de la producción que había llevado a Ryan Murphy a convertirse en uno de los creadores más importantes de 2016. Es de agradecer que, aunque son conscientes de sus posibilidades para decepcionar o sorprender al más veterano, no cometan errores de bulto. O no siempre, porque lo de no premiar a John Turturro por ‘The Night Of’ tampoco se entiende.

Donald Glover, creador y protagonista de Atlanta, con uno de sus premios
Donald Glover, creador y protagonista de Atlanta, con uno de sus premios

La comedia afroamericana

El aroma ‘british’ de las categorías de drama y miniserie contrasta con el color de los vencedores de los galardones cómicos. Una categoría en la que Donald Glover llevaba meses siendo señalado como favorito. Y para cumplir, por una vez, con los pronósticos el joven se fue a casa con un premio en cada mano, mejor comedia y mejor actor cómico, gracias a 'Atlanta'. Nada mal para un chico que nació en la Base de la Fuerza Aérea Edwards en 1983 y en 2004 ya estaba escribiendo guiones junto a Tina Fey en ‘Rockefeller Plaza’. Unos años más tarde sería el novio negro de Lena Dunham en ‘Girls’, y uno de los incomprendidos estudiantes de ‘Community’. Y aunque su talento era de sobra conocido por la industria, su incursión en la misma no ha podido ser más certera.

La apuesta de los votantes por la nueva comedia negra habría sido completa si se hubiesen decidido por Isa Rae en la categoría de mejor actriz cómica. Pero siguió siendo afroamericana gracias al premio a Tracee Ellis Ross, protagonista de ‘Blackish’. El único reconocimiento que se llevó sus oficinas una cadena de televisión convencional, siendo ABC la afortunada.

HBO, la gran derrotada

El aprecio que sienten por la televisión británica, o la capacidad que la crítica tiene para rendirse a los nuevos talentos, no son las únicas conclusiones que deja una gala en la que su presentador nunca estuvo cómodo. Brillante en su arranque pero tibio en su guión, el papel de Fallon no dejará la huella de sus predecesores Ricky Gervais, Tina Fey o Amy Poehler. Pero no es el gran fracaso de la noche. Ese corresponde a HBO, que llegaba a la ceremonia siendo la cadena con más nominaciones, y ostenta el honor de haberla abandonado con las manos vacías.

Un síntoma más de que la compañía que se distinguió por ser algo más que televisión atraviesa uno de sus peores momentos, con producciones exitosas cuyo final tiene fecha, y creaciones que no terminan de coger el relevo. Y todo ello mientras la competencia, Netflix, estrena producciones como quien vende rosquillas. La falta de reconocimientos para ‘Westworld’ o el poco cariño que la Asociación siente por ‘Juego de Tronos’ serían más llevaderos para los directivos de HBO si no tuviesen que ver cómo se confirma que la compañía de Reed Hastings no es flor de un día, como se pudo pensar con ‘House Of Cards’.

Con la victoria de ‘The Crown’, el primer drama de Netflix que consigue un Globo de Oro en su categoría, la compañía confirma que su deseo de llenar su catálogo de producciones propias, y nuestras vidas de series, cuenta con el beneplácito de la crítica. Que no supo reconocer su revolucionaria serie política, pero ha quedado cautivada por la vida de palacio sobre la que tantas veces creimos haber leído en la prensa más amarilla. Menos mal que, en cuanto a personajes, Frank Underwood e Isabel II están empatados en reconocimientos. De momento.

Desde Melmac

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios