Cinco verdades de Piqué sobre el periodismo (y una mentirijilla)

Aunque matizables, las opiniones del central del Barcelona a la revista 'Panenka' sobre el fútbol y los medios de comunicación son certeras, si bien hay una respuesta que le delata

Foto: Gerard Piqué, durante una rueda de prensa. (EFE)
Gerard Piqué, durante una rueda de prensa. (EFE)

Vaya por delante que el escenario de las últimas declaraciones del siempre controvertido Gerard Piqué es una entrevista concedida a una revista en la que tienen la sana y admirable costumbre de hablar más de fútbol que del fútbol, algo que parece lo mismo, pero no lo es, pues mientras lo primero es todo aquello que tiene relación con el juego, lo segundo hace referencia a lo que rodea a éste. El solomillo y la guarnición, respectivamente, como las define Juanma Lillo -actualmente formando tándem con Jorge Sampaoli en el Sevilla-, quien añade que desgraciadamente la segunda se ha comido al primero.

La publicación en cuestión se llama 'Panenka', "el fútbol que se lee" o "la revista mensual en papel de cultura futbolística", como la definen sus editores y cuyo nombre es un homenaje al checo Antonín Panenka, inventor del penalti más famoso de la historia. Pues bien, Piqué, central del FC Barcelona y de la Selección española, protagoniza la portada del número correspondiente al mes de diciembre, con 116 páginas y un monográfico sobre Fútbol y Periodismo.

En la citada -y recomendable- entrevista, el catalán critica la labor de algunos medios que, según él, "sólo buscan la polémica". Gerard no tiene ningún reparo en confesar que entiende la postura de algunos clubes, entre ellos el suyo, de "aislar" a los jugadores para evitar problemas. "Comprendo que el Barça se blinde: había que cortar de raíz la mala prensa", afirma. Y, efectivamente, es lógico que un club no quiera saber nada de "la mala prensa", como la llama Piqué, aunque de ahí a hacerlo con toda es absurdo, pues lo único que consigue es, además de que paguen justos por pecadores, no ayudar a quienes a priori están por la labor de hacerlo y dar argumentos para ser acribillados por quienes a posteriori se centran en buscar esa polémica de la que habla el azulgrana.

Tiene razón también Gerard cuando dice que "la inmediatez está ahora mismo por delante del rigor y siempre habrá gente que preferirá ser el primero en sacar una noticia antes que contrastarla". En este sentido, al periodismo nos toca hacer autocrítica y tener muy presente aquello que dijo Gabriel García Márquez sobre que "la mejor noticia no es siempre la que se da primero sino la que se da mejor". Claro que el hecho de que los clubes se "aislen" no ayuda precisamente a contrastar las informaciones, sino más bien a todo lo contrario: anima a especular y cuanto más y con más gritos, mejor. Sin ir más lejos, ahí está el caso de la reciente boda de su compañero Aleix Vidal, de quien en Barcelona se ha especulado con todo tipo de hipótesis dado el hermetismo del club.

Piqué, durante una rueda de prensa posterior a un entrenamiento del Barça. (REUTERS)
Piqué, durante una rueda de prensa posterior a un entrenamiento del Barça. (REUTERS)

Dice también Piqué, y tampoco le falta razón, que entiende que algunos compañeros "ni hablen" ante el acoso que sufren por parte de los medios. "Los jugadores sólo necesitamos sentirnos un poco queridos y por eso entiendo que algunos ni hablen", se lamenta Gerard. Pregunta: ¿se han planteado en los departamentos de comunicación de los clubes -en muchos casos, más bien de incomunicación- cómo de estrecha y sana era antiguamente la relación de los futbolistas con los periodistas? Sí, es cierto que ahora somos muchos más medios y por ello es normal que se necesite llevar un control. Pero ¿acaso los futbolistas no saben en qué periodistas y/o medios pueden confiar y en cuáles no? No, es mejor declarar enemigos a todos y hacerse las víctimas poniéndose a refugio. Muerto el perro, se acabó la rabia, ya saben.

Por último, el futbolista catalán apela indirectamente a un dato irrefutable como son sus casi 18 millones de seguidores en Twitter. Lo hace al asegurar que "algunos tenemos más que el periódico deportivo más leído de España". De hecho, él tiene más 'followers' que Marca (4.440.000), Mundo Deportivo (2.240.000), As (2.203.000) y Sport (1.300.000), los cuatro periódicos deportivos de tirada nacional, juntos. De ahí incluso que se atreva a afirmar que "el jugador tiene cada vez más poder y usa menos a la prensa". Lo de "usar" suena cuanto menos sospechoso, sobre todo porque a continuación Piqué dice que "estamos en una posición en la que los jugadores tenemos mucho poder, esto sí te lo puedo asegurar". En realidad, no son los futbolistas los que "usan" a la prensa. De ello ya se encargan sus clubes o sus representantes, y podría poner ejemplos demasiado evidentes.

La existencia de una mala prensa, la lógica protección de los clubes ante el acoso de ésta, el peligro de la inmediatez, el poder de algunos futbolistas gracias a las redes sociales, el poco -o excesivo- uso que se le da a los medios... Cinco verdades matizadas después, en lo que no tiene razón Piqué es en que "podría no dar una entrevista nunca más y no pasaría nada". Primero, y he aquí su mentirijilla, porque a Gerard le gusta salir en los medios más que a un tonto un lápiz. De hecho, este artículo está basado precisamente en una entrevista suya en la revista 'Panenka'. Y, segundo, porque como dijo el escritor Hans Dietrich Genscher, "la prensa es la artillería de la libertad". Por muchos 'followers' que tenga Piqué, la información es cosa de los periodistas y los estados de opinión los siguen creando los medios. Aunque, sí, muchas veces el juego lo empiecen defensas como él...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios