La triste (y cutre) decadencia del Barça: ofertas de risa y para cobrar menos

Solo pensar que el Arsenal traspasaría a Bellerín por 25 millones y que Héctor estaría dispuesto a hacer un 'esfuerzo' y ganar menos, evidencian la debilidad del club catalán

Foto: Héctor Bellerín, lateral derecho del Arsenal, durante un partido de la Premier. (Reuters)
Héctor Bellerín, lateral derecho del Arsenal, durante un partido de la Premier. (Reuters)

"Don't believe everything you read...". Con este escueto mensaje en su cuenta de Twitter invitando a los aficionados a no creerse todo lo que leen salió al paso Héctor Bellerín de los rumores (y algunas mentiras) sobre su presunta salida del Arsenal con dirección al FC Barcelona. Que si su agente había cenado con Josep Maria Bartomeu y Robert Fernández, presidente y secretario técnico culés; que si el lateral catalán iba a hablar con Wenger para forzar su salida; que si precisamente la continuidad del técnico francés la había complicado todo; que si Valverde ha dado el visto bueno a su fichaje; que si, incluso, el jugador ya tenía un acuerdo con el Barça... Lo dicho, rumores basados en mentiras, que no son sino como las migas de pan del cuento de Pulgarcito.

Héctor Bellerín (Barcelona, 19 de marzo de 1995) renovó a finales del año pasado su contrato con el Arsenal hasta 2023 y una ficha acorde al nivel que ha adquirido dentro del equipo londinense, pues no en vano es uno de los jugadores que Arsène Wenger considera hoy por hoy intocables. Es cierto que el Barcelona, y desde antes incluso el Manchester City, llevan tiempo interesados en él, algo que por otra parte es lógico pues se trata de un lateral que salió de la cantera azulgrana y al que Pep Guardiola ha visto esta temporada en la Premier.

Claro que mientras el City sí podría plantearse gastarse una millonada en Bellerín, aunque sabe que el Arsenal no se lo venderá, lo más triste, a la par que cutre, es que en el Barça piensen que Wenger aceptaría traspasar a Héctor por 25 millones de euros y, ya puestos, que el futbolista estaría dispuesto a hacer un 'esfuerzo' y cobrar menos de lo que gana para ver cumplido un sueño al que en su día ya renunció y que, en todo caso, no tiene ninguna prisa en volver a cumplir.

Bellerin intenta batir a Courtois durante la final de la FA Cup disputada en Wembley contra el Chelsea. (Reuters)
Bellerin intenta batir a Courtois durante la final de la FA Cup disputada en Wembley contra el Chelsea. (Reuters)

Algo parecido sucede con Ander Herrera y el Manchester United. El FC Barcelona ha tocado al excentrocampista del Athletic, a quien precisamente Valverde conoce bien de su larga etapa en el banquillo de San Mamés. Al español le atrae la idea de jugar a lado de Messi. Sin embargo, Mourinho le ha declarado intransferible y en Old Trafford dan por seguro que, una vez que han hecho extensible unilateralmente y por un año el contrato que finaliza en 2018, llegarán a un acuerdo de renovación. Es decir, que Herrera y el United, al igual que Bellerín y el Arsenal, también han dado calabazas al Barça.

Gemma Herrero. BarcelonaGemma Herrero. Barcelona

La renovación de Messi, además de los diferentes problemas judiciales como el de Neymar, va a dejar a Bartomeu atado de pies y manos a la hora de poder afrontar fichajes. Sobre todo después del dineral que se gastó el verano pasado en jugadores que no le sirvieron a Luis Enrique, no ya para tener un once mejor, pues éste se vio debiliado con la marcha de Dani Alves, sino incluso un banquillo al que poder recurrir a lo largo de la temporada, tal y como sí pudo hacer Zidane en el Real Madrid, sin duda una de las claves del éxito madridista.

Ander Herrera celebra un gol con el Manchester United. (Reuters)
Ander Herrera celebra un gol con el Manchester United. (Reuters)

"Siempre es difícil subir al primer equipo del Barça, pero ahora el club no mira a la cantera. Hay jugadores que se van y tienen nivel como para seguir allí", asegura Alejandro Grimaldo, jugador salido de la cantera del Barça. El nombre de lateral zurdo, que se encuentra concentrado con la selección sub-21 de cara a la Eurocopa de la categoría, ha sonado para equipos como el Manchester City o Nápoles aunque de momento seguirá en el Benfica. El problema de lo que denuncia Grimaldo no es tanto que el Barça no mire a su cantera, sino que directamente ha dejado de creer en ella.

Para acabar por donde empecé, basta con recordar los nombres de Overmars, Petit, Song, Hleb y Vermaelen para comprobar que pocas veces, por no decir ninguna, el Arsenal ha hecho un mal negocio con el Barça. Más bien ha sido casi siempre al contrario. Los dirigentes del club londinense, con el renovado Wenger a la cabeza, saben cómo se las gastan sus homólogos culés, pero si algo tienen claro que Bellerín no está en venta, así que en el fondo les da igual que la oferta sea mayor o menor y por eso ellos siguen el consejo de su futbolista y tampoco se creen todo lo que leen...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios