Toni Nadal, la entrevista que (de Mou a Pep) todos los entrenadores deberían leer

"Sin mí, Rafael hubiera ganado lo mismo o incluso más", asegura el tío de Nadal en 'The Tactical Room', donde deja un montón de ideas para reflexionar y extrapolables al fútbol

Foto: Rafa Nadal comparte con su tío Toni el trofeo de su décimo Roland Garros. (Reuters)
Rafa Nadal comparte con su tío Toni el trofeo de su décimo Roland Garros. (Reuters)

"Sin mí, Rafael hubiera ganado lo mismo o incluso más". Este es el titular de una nutritiva entrevista que Toni Nadal (Manacor, 1961) concedió a la revista digital 'The Tactical Room' y que firma Fernando Murciego. Será por aquello de que la cabra tira al monte, siempre me ha gustado extrapolar al fútbol cuestiones de otros deportes de los que tanto deberían aprender jugadores, entrenadores y dirigentes de esa gran industria y uno de los negocios más lucrativos del mundo que es el balompié. De ahí que recomiende a todos ellos, y especialmente a sus colegas, leer atentamente lo que dice el entrenador, además de tío, de Rafa Nadal.

"Es verdad que yo he estado con él desde que tenía tres años y supongo que algo habré aportado, pero lo decisivo es el jugador", asegura el veterano y laureado preparador manacorí con una sinceridad que sorprende en comparación con las ínfulas que se dan algunos entrenadores de fútbol cuyos nombres no hacen falta mencionar, pues a todos nos vienen a la cabeza. Cuando Toni dice "yo no he ganado nada", no lo hace con una falsa modestia, sino convencido de que es así, aunque el propio Rafa sabe lo mucho que le debe a su tío, de ahí que en la celebración de su décimo Roland Garros quisiera tenerle a su lado a unos meses de que cuelgue el chándal y la gorra. Y esta es otra de sus grandes aportaciones a lo que debe ser el papel del entrenador, por más que en otros deportes, y especialmente en el fútbol, haya técnicos que se crean más importantes que los propios deportistas, y a quienes desde fuera también se les valora más por los títulos de sus equipos que por sus verdaderos méritos en la consecución de estos.

[Lea más noticias sobre Rafa Nadal]

A la pregunta de qué sería Toni Nadal sin Rafa Nadal, la respuesta que da a 'The Tactical Room' no puede ser más certera: "Sería Toni Nadal, lo que he sido durante toda mi vida". Y así es. Y ese es sin duda el éxito del tío Toni y, por extensión, de su sobrino Rafael, como a él le gusta llamarle. "Mi sobrino me ha dado la oportunidad de vivir unas experiencias inimaginables y le estoy muy agradecido a la vida". Ahí queda eso.

Rafa Nadal habla con su tío Toni, de espaldas, durante un entrenamiento. (Reuters)
Rafa Nadal habla con su tío Toni, de espaldas, durante un entrenamiento. (Reuters)

Como dice Toni, él ha estado presente en el desarrollo de Rafa "y quizá tuve una mayor responsabilidad cuando él era pequeño, en la etapa de formación". Y es aquí donde radica otro grave problema que se da en el fútbol, donde la etapa de formación se confunde con la de competición y se pide, cuando no exige, a los chavales jugar pensando únicamente en ganar, sin ayudarles primero a que aprendan a entender el juego. "Todo es circunstancial. Yo hubiera hecho el mismo trabajo aunque Rafael no hubiera salido bueno y no hubiésemos ganado nada". Otra gran verdad que casi siempre olvidamos. Por eso no es justo quedarse únicamente con los resultados, sobre todo cuando estos pueden ser, como sucede habitualmente en el fútbol, engañosos.

Yo hubiera hecho el mismo trabajo aunque Rafael no hubiera salido bueno y no hubiésemos ganado nada

En cuanto a su metodología, Toni asegura que ha sido un entrenador "muy exigente por convicción y porque entendía que Rafael aspiraba a algo realmente difícil. Creo en la dureza como medio, no como fin (...) Es muy difícil ser muy bueno estando en el bar o sin trabajar mucho. Soy poco dado a los halagos y esto lo hace todavía más duro". Sí, esto lo dice el entrenador del, posiblemente, mejor deportista español de todos los tiempos, de ahí que la afirmación tenga aún más valor si cabe. Con los elogios tan facilones que se llevan los futbolistas con tal de tenerlos contentos en un deporte que, aunque sea colectivo, se tiende erróneamente a individualizar.

Es cierto que, como dice el tío Toni, "toca aceptar la idiosincrasia de cada deporte", aunque al hablar de la renuncia da otra lección magistral al apuntar que "lo que no puedes hacer es querer lo bueno y no aceptar las consecuencias de lo bueno (...) La gente que siempre habla de sacrificio y de perderse cosas no entiende que todo el mundo pasa por lo mismo. Alguien que está en el cine con la novia no puede estar al mismo tiempo en el bar con los amigos. Simplemente, tú eliges". Otra indirecta al ombliguismo de los futbolistas, unos auténticos privilegiados comparados con el resto de deportistas.

Toni Nadal, durante una charla en Valencia sobre la motivación y la capacidad de motivar. (EFE)
Toni Nadal, durante una charla en Valencia sobre la motivación y la capacidad de motivar. (EFE)

Sí, habla de su deporte, el tenis, pero es extensible a la mayoría: "Me gustaba más el deporte de antes, cuando no estaba todo tan estudiado, sin tanta estadística ni tanta biomecánica. Tengo una concepción más romántica del deporte junto a la superación de las dificultades y el esfuerzo", confiesa un entrenador del que la gran mayoría debería aprender, y especialmente sus colegas del fútbol, desde Mourinho a Guardiola, por mencionar a los hoy por hoy más mediáticos, pero pasando por los Simeone, Zidane o Allegri.

"Rafael tiene que estar agradecido a la vida porque le ha tratado mucho mejor de lo que esperábamos y, probablemente, mucho mejor de lo que se merece"
"Espero que pueda ganar Wimbledon otra vez, pero no sé lo que pasará. Si juega como este año, puede tener la posibilidad", dijo Toni tras la derrota de Rafa este lunes en Londres en octavos de final por 6-3, 6-4, 3-6, 4-6 y 15-13 ante el luxemburgués Gilles Müller. "En el deporte, estamos cerca de la victoria y muy cerca de la derrota en muchas ocasiones, hay que aceptar las cosas como vengan e intentar dar el máximo por ganar y buscar una satisfacción personal en la vida (...) Si no estás preparado para asumir la condena, no cometas el delito. Si no sabes asumir la derrota, es mejor que no juguemos". Y sentencia: "Rafael tiene que estar agradecido a la vida porque le ha tratado mucho mejor de lo que esperábamos y, probablemente, mucho mejor de lo que se merece". Sencillamente, magistral.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios