Messi está rodeado de 'pendejos'

'La última bola se pelea, pendejo', gritó Burdisso a Messi instantes después de que Argentina empatara ante Colombia en la Copa América. Sí, hablamos del mismo
Foto: Messi está rodeado de 'pendejos'
Messi está rodeado de 'pendejos'
'La última bola se pelea, pendejo', gritó Burdisso a Messi instantes después de que Argentina empatara ante Colombia en la Copa América. Sí, hablamos del mismo que se encontró con el traicionero puño de David Navarro en el césped de Mestalla y que ahora, meses después, se atrevió a cuestionar el rendimiento del mejor jugador del mundo. 

Lo de Burdisso no es más que el reflejo de lo que gran parte de los argentinos piensan de Messi, al que cuestionan en demasía y señalan como culpable del mal momento de la selección albiceleste. Hasta el momento nadie del vestuario de Batista se había atrevido a cuestionar al azulgrana, pero su bajo rendimiento con la que fuera campeona del mundo se ha convertido en algo casi habitual. 'Ya verás como no hace nada en la Copa América. Aquí se sale porque los árbitros le permiten hacer de todo', afirmaba mi amigo Nacho, madridista confeso y amante de teorías conspirativas.
 
Messi echa de menos lo que tiene en Barcelona. Y no hablo de Rosell ni del Paseo de Gracia, precisamente. No se siente cómodo. Se demostró en el Mundial de Sudáfrica y ahora vuelve a suceder. Burdisso confundió la dirección del apelativo y dejó a las claras que el azulgrana no cuenta con muchos amigos a su alrededor durante estos días. El actual jugador de la Roma tenía que haber ido dirigido al resto de jugadores que pueblan el vestuario de la albiceleste, que están demostrando tener poco fútbol o poca mentalización para trabajar para que Messi se sienta como en casa. Vamos, tal y como hace Guardiola con la plantilla azulgrana. 

Y es que Batista, seleccionador argentino, no se ha dado cuenta todavía que el Balón de Oro no quiere a nadie que le haga sombra, que pueda acaparar más atención y más balón que él. Tévez, Lavezzi y compañía no están por la labor y su fútbol queda reducido a una lucha intestina sin mucho sentido. Panda de pendejos, que diría algunos, empezando por Messi. El caso es que Guardiola lo ha advertido en más de una ocasión. "Hay que proteger a Messi y espero que la directiva lo entienda. Hay que fichar en función de él. Necesitamos que se sienta importante", afirmó nada más terminar la final de la Champions que el Barcelona conquistó en Londres ante el Manchester United. 

Este mensaje ni lo entiende ni lo comparten en Argentina. Batista se ha limitado a imitar el sistema de Pep, acumulando estrellas que, casualmente, desparecerán en el decisivo partido ante Costa Rica. Lavezzi y Tévez serán los sacrificados. Todo sea por el bien de Messi... y el de Argentina. Igual ante la selección 'tica' resucita el muerto y deja a todos en evidencia, pero pinta que los pendejos que le rodean no están a la altura de Xavi, Iniesta, Busquets, Pedro y compañía. Cuestión de pendejos.

Batista, seleccionador argentino, no se ha dado cuenta todavía que el Balón de Oro no quiere a nadie que le haga sombra, que pueda acaparar más atención que él


Lo cierto es que el azulgrana nunca ha sido bien visto en el país que le vio nacer. Algunos hasta han llegado a dudar de su compromiso, en especial cuando la albiceleste pierde. En los Juegos de Pekín era un ídolo, pero ahora está hundido en el fango y se le recuerda su temprano viaje con destino a Barcelona, dejando atrás su Rosario natal. La afición no se lo perdona y en cada ocasión que las cosas no van tal cual figuran en el guión del siempre exigente aficionado argentino, ataque a Messi. Esto se ha leído en los últimos días en la prensa del país sudamericano, haciendo de altavoz de la opinión pública.  "No corre una, es un pechofrío".  

Pero lo más fuerte está por llegar, ya que utilizaron palabras como "fracaso", "invento" o "mentira" para referirse al vigente Balón de Oro. "No tiene huevos ni alma". ¿Se merece este tratamiento? El problema de Messi es que no levanta la voz, que las mata callando. Por el Camp Nou le ha ido bastante bien con esa táctica. Necesita libertad, pero también estar rodeado de gente válida, algo que no le sucede en la actual Argentina. Las constantes comparaciones con el modelo del Barcelona hacen daño a la selección de Batista. Y es que Argentina nunca será como el actual campeón de Europa. Me niego a dar la razón a mi amigo Nacho y creo que Messi la liará cualquier día de estos. ¿Qué dirán entonces?
El Palco
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Cuba, una odisea Africana
Dirty Dancing llega a España
Los Moluscos - Caraculo

ºC

ºC