La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

EL PRÓXIMO OCHO DE MAYO SE CUMPLEN TREINTA AÑOS DE SU ACCIDENTE MORTAL

Gilles Villeneuve, 'El Príncipe de la Destrucción', el hijo piloto que Ferrari nunca tuvo

“Este coche es una mierda, estoy perdiendo el tiempo. Pero… lo pilotaré… durante todo el día, haré trompos, lo estamparé contra las vallas, haré lo que
Foto: Gilles Villeneuve, 'El Príncipe de la Destrucción', el hijo piloto que Ferrari nunca tuvo
Gilles Villeneuve, 'El Príncipe de la Destrucción', el hijo piloto que Ferrari nunca tuvo

“Este coche es una mierda, estoy perdiendo el tiempo. Pero… lo pilotaré… durante todo el día, haré trompos, lo estamparé contra las vallas, haré lo que usted quiera porque es mi trabajo. Simplemente le digo que no somos competitivos” Nadie se atrevía a hablarle así a Enzo Ferrari, pero Il Commendatore le quería como aquel hijo piloto que nunca tuvo.

GP de Gran Bretaña, 1981. Como siempre, Ferrari veía la carrera en la televisión. Su piloto llegó a la chicane de Woodcote con un monoplaza muy complicado de conducir. Casi de lado, se subió a un piano, hizo un trompo, y arrastró por el camino a Alain Jones y Andrea di Cesaris. Tras una breve pausa, Ferrari exclamó: “Demasiado estrecha esa chicane”.

“Probad a este chico, es un genio”

Aquel joven canadiense llegó a la Fórmula 1 en 1977. Debutaba con un McLaren M23 en Silverstone. El mismísimo James Hunt le descubrió en Canadá. “Este chico es un genio” le dijo a McLaren. “Era mi única oportunidad, tenía que conocer el coche y la pista, tenía que impresionar a todos”. Pero hacía un trompo tras otro, “la única manera de llamar aprender todo era ir cada vez más rápido en cada curva, hasta que hacía un trompo. Entonces sabía que había ido demasiado rápido…”. Incomprensiblemente le dejaron escapar en el equipo británico. Enzo Ferrari le cogió al vuelo.

Nacía así una de las leyendas más extraordinarias de la Fórmula 1. Nadie que fuera testigo de su personalidad en la pista -y fuera de ella- quedó indiferente. Solo Ayrton Senna captó semejante potencia en el imaginario colectivo. Pero mientras el brasileño era admirado y respetado, el “mayor diablo que nunca me he encontrado en la Fórmula 1” (Niki Lauda) fue, además, universalmente querido.

Once segundos más rápido que los demás

“Para él, la cuestión era ser el más rápido, cada vuelta, cada carrera. Creo que ha sido el piloto más rápido que el mundo ha visto”, recordaba su compañero de Ferrari, Jody Scheckter, ante quien perdió el título de 1979 por respetar órdenes de equipo. “Para mí, tenía un control de un monoplaza como ningún otro”, recordaba Mario Andretti, campeón del mundo de 1978, “había veces, cuando le seguía, créeme, sé muy bien hasta dónde podía llegar pilotando…”.

En Watkins Glen, 1979, durante los entrenamientos y bajo un impresionante diluvio llegó a rodar hasta once segundos, sí, once, más rápido que sus rivales .“Creo que el instinto de supervivencia es probablemente crucial”, explicaba una vez para expresar su habilidad, “cuando hago un trompo en la carretera, este instinto me hace intentar actuar y adivinar hacia dónde va el coche. Y siempre busco la salida en situaciones así”.

“Nos enseñó a apreciar las fuerzas que las partes mecánicas han de soportar cuando un piloto se encuentra a sí mismo ante lo desconocido”. Enzo Ferrari, creía que lo había visto todo en su larga vida, hasta que llegó aquel pequeño canadiense que trituraba sus coches para exprimir la última gota de rendimiento. Por ello, le bendijo con aquel maravilloso apodo de más admiración que reproche: 'El Príncipe de la Destrucción'. 

“¡Dadme más caballos!”

En la temporada de 1981, por ejemplo, el propio Ferrari ordenó a sus ingenieros que construyeran diferenciales que resistieran el trato de su piloto ante los problemas de las primeras carreras en Sudamérica. En Zolder '79, remontó desde la posición número 23 a la 3, con tal ritmo, que se quedó parado a pocos metros de la meta, sin gasolina. Sus ingenieros nunca calcularon que se pudiera correr tanto. En una entrevista apareció disfrazado de indio con un gran tocado de plumas. ¿El titular?: “¡Dadme más caballos!”. Los propulsores de entonces rondaban los mil en los entrenamientos. Cómo no iba a adorarle Enzo Ferrari…

“La gente dice que estoy loco porque me ven derrapando muchas veces”, se justificaba en una ocasión el canadiense, “déjame que te diga algo, ¡un piloto de Ferrari que no vaya de lado durante estos cinco años no hubiera sido un piloto de carreras!”. Porque en su experiencia con el equipo italiano sufrió chasis infames que, unidos a su control único del volante, depararon imágenes inolvidables.

Un romántico de la competición”

Como la mítica vuelta final de Dijon en 1979 con Rene Arnoux, tocando rueda una y otra vez. Lauda, Watson y otros más veteranos le abroncaron después. Le traía sin cuidado. Para él, ser piloto de Fórmula 1 era cuestión de raza, un status que permanentemente debía justificarse en la acción. “Era un romántico de las competición”, decía de él Jody Scheckter. El famoso y espectacular incidente de Zandvoort y su retorno a boxes en tres ruedas fue duramente criticado por sus colegas, pero cautivó a millones de espectadores por el espíritu que encarnaba.

Y ello, a pesar de que compitió en 67 grandes premios cosechando tan solo seis victorias. Dos de ellas, mitos de la Fórmula 1. En la primera, Mónaco '81, con un motor turboalimentado de brutal entrega de potencia y un chasis que se doblaba en cada curva, Villeneuve mantuvo a su espalda a Alan Jones durante toda la carrera. El circuito del Jarama era la siguiente parada.

Jarama 81: el mejor regalo a un par de chavales

Aquel fin de semana, dos hermanos españoles se colaban cada día bajo las vallas del Jarama para poder verle. Incluso se colaron en el paddock para fotografiarle. Y aquel tórrido domingo de junio, el 'Príncipe de la Destrucción' obsequió a aquellos chavales con un triunfo único en la Fórmula 1.

El viernes estaba enfurecido y desesperado porque su 126CK Turbo era inconducible. “El comportamiento es terrible, increíble. Ni siquiera puedo ir a fondo en las cuatro curvas más rápidas”. El domingo se colocó segundo tras una gran arrancada. De repente, Alan Jones, se salió cuando marchaba en cabeza. Era la vuelta decimoquinta.

Su chasis era terrible en las curvas, pero frenaba antes, clavaba a sus rivales y aprovechaba la potencia del motor turbo en la salida. Laffite, Watson, Reutemann y De Angelis se pegaron a su rueda pero no encontraron el mínimo resquicio. Así, hasta la vuelta ochenta. Ganó por dos décimas. “Intenté romper sus diferenciales”, le escribió a Ferrari tras la aquella impresionante victoria, “no lo conseguí. Gracias”.

Una sonrisa siempre pegada a su cara

Enzo Ferrari le estimaba tanto que incluso cedió un Fiat a su esposa Joanne, la única excepción con cualquier piloto en la historia de la Scuderia. Ferrari admiraba su clan familiar–con su hijo Jacques- que vivía en los circuitos en una caravana. Fuera del monoplaza, se convertía en un niño grande. Era tímido y reservado, pero siempre con la sonrisa puesta. “Cuando pienso en el hoy en día, lo primero que me viene a la mente era su sonrisa” recordaba Mario Andretti. Y su mirada límpia. “Honesto” era la definición más común entre sus colegas de pista.

Pilotaba como vivía y vivía como pilotaba, ya fuera también su helicóptero Augusta o la increíble motora que necesitaba motores secundarios para salir del puerto de Mónaco, porque los potentísimos propulsores principales que había montado eran ensordecedores. Con su 308GTB de calle, literalmente, aterrorizaba a todos y cada uno de sus pasajeros que se atrevían a subir con el en la vida cotidiana.

En una ocasión, en la bifurcación de Génova y Monaco, un grupo de gendarmes esperaban a un Ferrari que rodaba a velocidad de locura. Al darle el alto, el coche se cruzó en una violenta frenada y quedó parado junto a los agentes. Cuando el primer policía se acercó enfurecido, porra en mano, el conductor sacó tranquilamente por la ventanilla unas fotos, sin decir nada. Al verlas, el agente comenzó a gritar su nombre. Al segundo, todos los gendarmes le rodeaban mientras les firmaba las fotografías.

Al final, sobrepasó el límite

En San Marino '80, Imola, un neumático se reventó inesperadamente y sufrió un impresionante accidente. Perdió la visión durante casi medio minuto, pero salió ileso. “En cien carreras, si tengo cien accidentes, por pura estadística tengo que hacerme daño al menos una vez, tal vez dos o tres”, declararía después, “la próxima hay muchas posibilidades de que resulte herido. Si ocurre, qué se le va a hacer, es un riesgo del oficio. Espero que sean heridas o fracturas que se curen. Lo que sentiría es un accidente como el de Regazzoni. Es terrible, no podría continuar corriendo…” Desgraciadamente profético.

Su personalidad sin dobleces no pudo digerir la traición de su compañero Didier Pironi, cuando este le robó inesperadamente la victoria en la última vuelta del Gran Premio de San Marino Imola 1982. Vivió dos semanas atormentado por aquella traición. En la siguiente carrera, el Gran Premio de Bélgica, “aquel acróbata, siempre en el límite de su coche”, (René Arnoux) desgraciadamente lo encontró para volar hacia los cielos.

En aquel fatídico 8 de mayo de 1982, mientras veía las imágenes en el Telediario, el chaval del Jarama se quedó mudo y anonadado. Y se le partió el corazón. Treinta años después, aún no ha conocido a nadie como Gilles Villeneuve.

#33
32 los culés me insultan....será mierda el tio que no para de insultar a todo el que no le rie la gracia?
Ampliar comentario
#32
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#31
30 Piquet era, y lo sigue siendo, un mal bicho. Se dice que la mujer de Nigel Mansell no era muy agraciada fisicamente, y Piquet le soltaba a la cara que Nigel era el marido de la mujer más fea de la F1.

Ten compañeros...

Saludos

PD: no me hables de usted hombre
Ampliar comentario
#30
25 Compañero, ahí hay 200 cv de diferencia, otra cosa es que hablemos del control del coche que hace Piquet en la frenada, derrapando y poniendo el coche en su sitio.

En la F1 de hoy en día, Piquet se hubiera quedado sin neumáticos y en dos o tres vueltas le hubiera vuelto a adelantar Senna. Aclaro que yo era de Prost.

¿A como tienes la navel late?

Saludos
Ampliar comentario
#29
25 Me olvidé, adoraba a Mansell, jajajjaja
Ampliar comentario
#28
24 Piquet tuvo la desgracia de encontrarse al inútil de Mansell a su lado en Williams, que era como el perro del hortelando pero bien adiestrado.

Creo que nadie en la historia ha superado al británico a la hora de reventar motores de F-1.

Como detalle final, observe aquí al aprendiz de Piquet enseñando a pilotar al maestro Senna.
Ampliar comentario
#27
22 Pues mira, para mi Piquet no fue nunca de los llamados grandes, siempre me pareció un piloto que ganaba mundiales por aquello de que siempre estuvo en el lugar adecuado en el momento adecuado.

Pero si para ti es de los grandes, queda claro que la valoración es subjetiva y personal. Yo no conocí a Jim Clark, y de pequeñin tenía un poster de Kempes y de James Hunt en mi habitación. James Hunt era un figura pero nunca lo consideraría uno de los grandes.

Olvidarse de Schumacher en un ranking de F1 debería ser considerado delito, y en ninguno de los comentarios anteriores lo habéis nombrado.

En definitiva, la mejor carrera es la del domingo que viene, y el mejor piloto el que ha ganado la última carrera.

Saludos
Ampliar comentario
#26
Una vez la policía paró a Mansell cuando circulaba en su coche [por exceso de velocidad, claro].

El agente se acerca y le espeta:

-Buenos días. Circulaba Vd. a 240 Km/h. ¿Quién se ha pensado que es, Ayrton Senna?

-No. Soy Nigel Mansell.

:_]]
Ampliar comentario
#25
27 Jaja, veo que sus gustos en F-1 no difieren mucho de los de fútbol...

:_]]
Ampliar comentario
#24
26 O cuatrocientos. ¿No me dirá ahora que ese adelantamiento lo es gracias a la mayor potencia del Williams? Pero si casi no puede ni salir del rebufo, esa recta es muy corta [y eso que es la de meta] y los adelantamientos eran sumamente complicados. Piquet ganó la prueba ese año y también el siguiente.

Le pasa porque apura mucho más la frenada. Senna era especialista en tapar todos los huecos, pero en esta ocasión le faltaron huevos.

Y mis naranjas están muy bien. Ya casi a punto de liquidar campaña pero aún aguantarán algunas semanas más, quizá tres. Depende de si suben las temperaturas o se mantienen relativamente bajas como hasta ahora. Pero son lane-late, no navel late.
Ampliar comentario
#23
19 ¿Qué carisma tenía Senna? Yo nunca se lo ví, la verdad... Creo que en lo personal era bastante soso, según declaraciones de otros pilotos. Sí, iba muy bien sobre mojado, y en seco a partir de cuando consiguió el volante de un McLaren, el mejor bólido de la parrilla durante varios años [de ahí sus títulos mundiales].

Mire Schumacher, debería ser considerado el mejor sin discusión. Pero todos sabemos que sin el Ferrari que tuvo la suerte de pilotar sólo habría sido uno más de los buenos. O mejor aún, imaginemos que Schumacher hubiese fallecido en la tercera carrera posterior a su 7
Ampliar comentario
#22
18 Aquí hablábamos de F-1, no de carreras de coches a manivela que, si bien serían muy emocionantes, parece obvio que no llegaban a exprimir todo su potencial. Aunque sólo fuera porque no dispusiesen de los circuitos [ni de las gomas] adecuados.

En cuanto a la época de máximo esplendor, es muy subjetivo, pero en mi opinión la era turbo difícilmente será superada. No olvidemos que había monoplazas que ofrecían unos 1.500 CV. ¿Qué potencia tienen los motores actuales, la mitad? Creo que no hace falta decir más.

Y esa época la dominó Piquet, por delante de Prost.
Ampliar comentario
#21
14 El anterior iba en respuesta a 14 evidentemente y así figuraba, misterios técnicos de EC
Ampliar comentario
#20
17 Pues sí que es usted susceptible como para considerar mi comentario ofensivo, la verdad...no sé qué tiene de ofensivo, quizás sea usted el que se tenga que hacer mirar algo, visto este absurdo comentario.

Y gracias papaíto por el sermón, igual ignoras por qué he sido censurado en el foro de Guardiola, pero básicamente es por criticar a los catalanes, este moderador es así, o &034;asín&034; que dirían otros...
Ampliar comentario
#19
17 No es posible comparar la calidad de pilotos de distintas epocas, pero la figura de Senna y su carisma han dejado una impronta unica en la historia de la F1.

Es cierto que su muerte prematura puede haber ayudado en cierta parte a ello, pero creo que aunque su accidente no hubiera sucedido, su posicion en la historia no habria cambiado.



Ampliar comentario