El reparto televisivo, el ministro Wert y la autocensura de los medios con Florentino

¿Está frenando el presidente del Madrid el nuevo reparto de los derechos televisivos? ¿Por qué no se habla de sus directivos implicados en las tarjetas de Caja Madrid?
Foto: El reparto televisivo, el ministro Wert y la autocensura de los medios con Florentino

El Atlético rompió la pasada campaña la Liga bipolar que manejaban a su antojo Madrid y Barcelona. Pero esa irrupción del conjunto colchonero en la fiesta exclusiva de Madrid y Barça no ha supuesto que disminuya la enorme distancia entre el club madridista y el conjunto culé con el resto de equipos de la desequilibrada Liga BBVA. Por más que Valencia y Sevilla intenten meterse este curso en el grupo de cabeza y que el Atlético aguante de momento el tirón de los gigantes, la desigualdad es creciente y Madrid y Barça salen a los partidos con cinco goles de ventaja antes de que el árbitro pite el inicio de los partidos.

El Madrid y el Barça ganan por derechos televisivos siete veces más que los que menos que ganan y el triple de los que le persiguen en la Liga. Se daba por hecho que esa diferencia, que les hace ganar más por este concepto de su mercado nacional que sus competidores de la Premier, el Calcio y la Bundesliga, se les daba para que llegaran lejos en la Champions League, porque contar con ese presupuesto también les da ventaja en Europa. Pero el reparto se antoja injusto precisamente porque en esas ligas los que más ganan no tienen tanta diferencia en ingresos como Madrid y Barça tienen en España con el resto de equipos.

Desde hace más de cinco años se está intentando sacar adelante en España la Ley del Deporte Profesional. Los primeros intentos se realizaron en la etapa de Jaime Lissavetzky como secretario de Estado para el Deporte. Desde entonces se apuntaba ya que en esa ley se legislaría un nuevo y más justo reparto de los derechos televisivos entre los equipos de la Liga Nacional de Fútbol Profesional. La Ley no se aprobó, pero se cambió el sistema de reparto reduciendo algo las diferencias, que siguen siendo muy grandes.

Desde que el Gobierno del PP tomó posesión en diciembre de 2011, con el nombramiento de José Ignacio Wert (por cierto, ahora no se sabe nada de este ministro ¡con lo que aparecía en los primeros dos años de Rajoy como presidente del Gobierno!) como ministro de Educación, Cultura y Deportes, se ha venido informando de que la Ley del Deporte Profesional estaba a punto de ser aprobada con su nuevo reparto de los derechos televisivos, legislando que sería una venta centralizada y un reparto más equitativo de esos derechos televisivos de los equipos de fútbol.

Han pasado casi tres años y esa Ley aún no se ha aprobado. Y desde hace unas semanas se informa desde el Gobierno y desde la LFP que el reparto de los derechos televisivos se hará a través de un Real Decreto, no de la Ley del Deporte Profesional. Se esperaba que ese Real Decreto se dictara el pasado mes de septiembre pero no ha sido así.

Distintas filtraciones, como la de Hispanidad.com, afirman que esa normativa que igualaría la Liga de fútbol no se va a aprobar y se señala directamente a Florentino Pérez como la presunta mano negra que lleva años frenando la Ley y ahora el Real Decreto. Se dice que, supuestamente, el presidente del Real Madrid y de ACS ha convencido a Wert para que no salga ese Real Decreto. ¿Es tan poderoso Florentino? ¿Y es permeable Wert para hacer caso a Florentino? Si fuera así, ¿por qué lo hace el ministro? ¿Lo hace Wert porque es del Madrid y quiere que su equipo del alma mantenga los privilegios? Son todas hipótesis increíbles. No puede ser que un ministro frene una ley porque un empresario, por más poderío que tuviera éste, se lo diga. Eso no es propio de una democracia moderna y avanzada. Seguro que eso es mentira y que Florentino no tiene nada que ver con ello, que hay muchas habladurías y mucho maledicente.

A Florentino Pérez se le supone más poder del que tiene. Especialmente entre los periodistas existe miedo a informar sobre el Real Madrid y sobre ACS por temor a supuestas represalias de Florentino. Entonces, se produce la autocensura. Hay un ejemplo práctico y perfectamente compresible de estos días sobre este fenómeno repetido en todas las redacciones. En el caso de las tarjetas 'black' o tarjetas opacas de Caja Madrid todos los medios de comunicación informan minuciosamente de 83 de los 86 consejeros que tuvieron esas polémicas tarjetas. De todos cuentan con pelos y señales dónde han trabajado, a qué partido pertenecen, en qué consejo de administración están… menos de tres: Luis Blasco Bosqued, Guillermo Ricardo Marcos Guerrero y Ángel Rizaldos González.

¿Por qué no se habla de estos tres casos en casi ningún medio de comunicación?

Simple y llanamente por su relación con el Real Madrid. Luis Blasco es miembro de la junta directiva del Real Madrid que preside Florentino Pérez, Ángel Rizaldos es vocal del Comisión de Disciplina Social del Real Madrid y Guilermo Ricardo Marcos Guerrero es vocal de la Junta Electoral del Real Madrid (los dos últimos han desaparecido de la web del Madrid, pero no ha habido ningún comunicado oficial con sus supuestas dimisiones).

Ni en Al Rojo Vivo se ha dicho la vinculación de estos tres casos con el Madrid, con la ironía y exigencia que da Antonio Gª Ferreras al caso. Tampoco se ha comentado en Las mañanas de Cuatro con la caña que mete Jesús Cintora. En La Sexta Noche tampoco se ha comentado que Luis Blasco no ha dimitido aún de la junta directiva del Madrid. Vamos, en ningún sitio se ha dicho que es directivo del Madrid, salvo en El Confidencial y en el As. ¿Por qué no se dice? ¿Tanto poder tiene Florentino que llama a todas las redacciones para que no se diga? ¡Para nada! Es pura autocensura de los redactores, de los mandos intermedios, de los mandos superiores y hasta de los directores. ¡No lo ponemos, no vaya a ser que se enfade Florentino!

¿Se imaginan que un directivo de Ramón Calderón hubiera usado tarjetas opacas de Caja Madrid? No tengan ninguna duda de que durante la etapa de Calderón todos los medios hubieran informado de que un directivo del Madrid estaba implicado en el escándalo. Por cierto, los dos vocales de la comisión de disciplina y de la junta electoral fueron los que pusieron la denuncia contra Ramón Calderón en el caso del voto por correo de las elecciones de 2006. Después de personarse como acusación popular, Rizaldos y Marcos Guerrero fueron metidos en la comisión de disciplina social y en la junta electoral del Real Madrid, respectivamente. Merece un capítulo aparte cómo fueron ‘pactadas’ con Vicente Boluda, antes de la modélica asamblea que dirigió el 29 de marzo de 2009 el expresidentes madridista, aquella comisión y aquella junta electoral.

No tengan ninguna duda de que el Gobierno de Mariano Rajoy publicará en breve un Real Decreto en el que se regulará una venta centralizada y un reparto más equitativo de los derechos de televisión en los equipos de la Liga BBVA y Adelante. Cuando tenga efecto ese reparto a partir de 2016 seguro que Madrid y Barça, dos equipazos, no salen en la mayoría de los partidos ganando 5-0 antes de pitar el arbitro. 

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Highlights: Real Madrid-Panathinaikos Superfoods Athens
Europe - Open Your Heart (Official Video)
EUROPE - FIREBOX (Official Video)

ºC

ºC