​Messi, Iniesta y Piqué deben pedir públicamente que no se silbe al himno

Deberían salir Villar, que nunca lo ha hecho, por cierto, así como Bartomeu. Pero estos jugadores tienen peso en los culés para pedir que se respete el himno de España y al Rey

Foto: Iniesta levanta la Copa que le entregó el Rey en el Calderón. (EFE)
Iniesta levanta la Copa que le entregó el Rey en el Calderón. (EFE)

Cada año la misma polémica. Cada temporada se repite la historia y la polémica por la sede de la final de la Copa del Rey. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) pasa olímpicamente, por decisión de su presidente Ángel María Villar, de fijar la sede en la asamblea de julio en la que se fija el calendario. Villar no decide la sede porque no le da la real gana. El presidente de la RFEF es un tipo que parece que se mueve a impulsos, sin criterio alguno, y como su hermetismo es absoluto, no se sabe por qué no quiere fijar la sede de la final antes de empezar la temporada.

La polémica de la sede se amplifica cuando el Barça se mete en la final. Y, como en los últimos años el conjunto de la ciudad condal se mete casi siempre en la final, volvemos a tener en el horizonte la gran pitada al himno español y al Rey de España que vienen dispensando los hinchas culés inmisericordemente. En estos últimos años, las declaraciones que se han sucedido desde el propio Barça y su entorno justificaban en la libertad de expresión los pitos al himno y al Rey de España. Pero no es una cuestión de libertad de expresión, se trata de educación, de respetar los símbolos aunque no gusten. Hay que respetar a los catalanes que no se sienten españoles, pero ellos deben respetar a los catalanes que se sienten catalanes y españoles.

Los jugadores del Sevilla y del Barcelona escuchan el himno nacional antes de comenzar la final de la Copa del Rey de 2016 en el Calderón. (EFE)
Los jugadores del Sevilla y del Barcelona escuchan el himno nacional antes de comenzar la final de la Copa del Rey de 2016 en el Calderón. (EFE)

De cara a la próxima final Barcelona-Alavés, que se celebrará probablemente en el estadio Vicente Calderón, vuelve a abrirse la polémica. Por parte del Alavés, nadie ha dicho nada, más preocupados de la sede. Pero desde el Barça ya se empieza a vacilar en redes sociales con repetir la tradición de silbar al himno español.

Para evitar ese lamentable espectáculo que no se da en ningún país occidental (sería impensable en Estados Unidos o Francia), los dirigentes de la Federación, del Barcelona y los futbolista del Barça deberían hacer un llamamiento público pidiendo a los aficionados que no silben el himno. Deberían salir Villar, que nunca lo ha hecho, por cierto, así como Bartomeu, diciéndolo (Tebas sí lo ha hecho y lo volverá a hacer). Pero, además, Messi, Iniesta y Piqué deberían salir públicamente pidiendo que no se silbe al himno de España ni a Felipe VI.

Si otra vez vuelven a apelar a la libertad de expresión, habrán desaprovechado una gran oportunidad de normalizar el fútbol español. Si juegan la Copa del Rey, deben respetar lo símbolos y las instituciones españolas. No es una cuestión de libertad de expresión, es un asunto de educación y respeto. Y Messi (en Argentina nadie silba al himno), Iniesta (un manchego universal) y Piqué (un tipo muy inteligente) tienen ascendencia sobre la afición culé. Este año, deben dar ejemplo. No es meterse en política, algo que no les gusta a los futbolistas, se trata de hacer pedagogía, de ser respetuoso con los demás, de que tu libertad acaba donde empieza la del otro.

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios