La guadiánica actitud de los jugadores del Madrid, asignatura pendiente de Zidane

El técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, tiene como una de sus misiones 'enchufar' a sus futbolistas en todos los partidos, algo que este domingo se logró a partir del 2-0

Foto: Zinedine Zidane, antes de una rueda de prensa en Valdebebas.
Zinedine Zidane, antes de una rueda de prensa en Valdebebas.

Zinedine Zidane lleva una carrera meteórica como entrenador. En poco más de un año entrenando en la élite ha ganado todos los títulos internacionales que ha disputado. Champions, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes avalan a Zidane, siempre con la ventaja de entrenar a uno de los equipos más poderosos del planeta fútbol. Sin duda, su condición de superestrella mundial le da un valor añadido ante sus futbolistas y ante los aficionados. Y le sirven para bandear su lógica y evidente falta de experiencia.

[El genio de Isco y un polémico penalti revive a un vulgar Madrid]

En estos 13 meses que lleva como entrenador del Real Madrid apenas ha tenido curvas peligrosas, una de ellas la ha tenido esta semana con la visita a Valencia (pudo haber sido peor si este domingo no gana ante el Villarreal). Y en la sala de prensa ha triunfado aún más que en sus planteamientos tácticos por su mano izquierda, su diplomacia, su aguante, su aplomo, su paciencia y, sobre todo, por su sonrisa. Pero en ese ámbito donde había triunfado con rotundidad, en sus comparecencias ante la prensa, es el lugar donde ha empezado a patinar. Ya son varias ruedas de prensa, pocas, las de los pocos tropiezos que el Madrid ha tenido con Zizou de entrenador, en las que ha acusado a sus futbolistas de falta de actitud y tras la última en Mestalla, después de perder ante el Valencia el partido liguero aplazado por el Mundial de Clubes.

Zidane junto a Benzema en el partido ante el Nápoles.
Zidane junto a Benzema en el partido ante el Nápoles.

Ese tipo de declaraciones son las que más fastidia a un vestuario. La plantilla del Real Madrid se encuentra encantada con Zidane porque les deja vivir. Y Florentino Pérez, aunque es complicado que hable bien de nadie, está a gusto con Zizou porque teóricamente les da 'caña' a los jugadores en la preparación física. Pero eso de decir que el equipo no ha salido enchufado, que les ha faltado actitud es lo que suele provocar las movidas con los futbolistas. Y en el Madrid, que tiene la lupa mediática analizando todo, todavía más. Por ejemplo, este domingo ante el Villarreal, el equipo sólo se 'enchufó' cuando el marcador ponía 2-0. ¿Por qué no pusieron esa intensidad desde el principio?

[¿Era mano y penalti? La regla no aclara las dudas]

Seguro que la sonrisa y la mano izquierda de Zidane lo arreglan rápido. Pero si vuelve a reiterar este argumento para explicar un mal partido, su relación con la caseta se puede resentir. Además, en estos casos, el problema de falta de actitud es fácilmente achacable también al entrenador porque si unos días consigue que sus futbolistas salgan concentrados y enchufados (como ante el Sevilla en la ida de la Copa o ante el Nápoles en Champions) y otros no, se le puede achacar también parte de culpa el francés al no trabajar bien el aspecto motivacional para todos los partidos.

La dificultad de estar siempre al 100%

Es cierto que conseguir que los jugadores del Madrid o del Barça afronten con la misma intensidad todos los partidos es difícil. No es lo mismo un partido de octavos de Champions que uno de Liga. Pero conseguir eso es lo que provoca que un entrenador triunfe en el Madrid o en el Barça.

En otro orden de cosas, la gran mayoría de las decisiones de Zidane se están aceptando en el vestuario. Por más que mirando los números de los minutos disputados por los jugadores se puede concluir que Benzema es uno de los ‘enchufados’ del entrenador en detrimento de Morata, cuyo ostracismo le puede perjudicar a la Selección española. Y también parece lógico que Isco quiera marcharse toda vez que es uno de los tres jugadores que menos juega en la Champions, solo superado por Mariano y Yáñez en esta clasificación.

[Lea más noticias de fútbol]

Pero al margen de ese manejo de la plantilla, siempre complicado en todo un Madrid, y de si es un entrenador más o menos ‘italiano’ por la influencia que tuvo de Lippi, el único problema grave que puede tener Zidane es acusar a los jugadores de falta de actitud. Lo suyo es que tú les motives, Zizou.

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios