Sampaoli prefiere entrenar al Atleti antes que al Barcelona

El técnico argentino considera que podría ganar títulos con los rojiblancos. La continuidad de Simeone depende de que la FIFA levante la sanción que no les permite fichar este verano

Foto: Sampaoli, en el partido contra el Atlético (Reuters)
Sampaoli, en el partido contra el Atlético (Reuters)

Desde que Luis Enrique anunció que no iba a continuar en el Barça la próxima temporada empezaron las especulaciones sobre quien iba a ser su sustituto. En las primeras quinielas aparecía con mucha fuerza Jorge Sampaoli, junto a Ernesto Valverde siempre, que el Txingurri es el gran favorito, y a Juan Carlos Unzue, a quien Luis Enrique ha habilitado para que pase de ser su ayudante a ser su sucesor. Se decía que Messi quería a Sampaoli y que por eso el argentino iba a ser el elegido. Lo de que Messi elige entrenadores en el Barça es una leyenda urbana porque el astro argentino no se mete en eso.

¿Quería Sampaoli dirigir al Barça? Por supuesto, como cualquier entrenador del mundo. Pero no era su prioridad. Si le dieran a elegir al técnico rosarino un equipo español al que entrenar después del Sevilla preferiría entrenar al Atlético de Madrid antes que al FC Barcelona. El argentino considera que su adaptación a Europa después de su debut en el Sevilla, con quien completó la mejor primera vuelta de la historia del club hispalense, sería ideal que continuase en el Atlético, club con el que considera optaría seguro a ganar el título de Liga.

La opción de Sampaoli no se considera a día de hoy en la zona noble del Vicente Calderón porque Miguel Angel Gil Marín no contempla otro escenario que no sea la continuidad de Simeone. Pero el año pasado, cuando el Cholo se quiso marchar tras la final de Milán, Gil Marín miró alternativas por si el argentino pagaba la cláusula de liberación de su contrato. Mauricio Pochettino era el que más le gustaba entonces. Después de la buena adaptación de Sampaoli a Europa, porque había gente de fútbol que no tenía claro que le fuera a salir bien, el entrenador del Sevilla si puede ser candidato a entrenar al Atlético.

Sampaoli y Simeone se saludan antes del partido (EFE)
Sampaoli y Simeone se saludan antes del partido (EFE)

La permanencia de Simeone parece garantizada siempre y cuando la FIFA levante la sanción al Atlético y le permita fichar en la ventana de verano. Si no es así, la lista de bajas que el Cholo ha dado al club para la próxima temporada no se podría realizar y tendría complicado reformar y reforzar la plantilla a su gusto, volviendo a crear un núcleo duro como el que le ha funcionado y le ha dominado el vestuario en su largo ciclo de éxitos. Si la FIFA no levanta la sanción, se antoja complicada la continuidad de Simeone, que intentaría de nuevo irse como la pasada campaña. Aunque Gil Marín no se lo permitiría porque quiere que en el primer año del nuevo estadio Wanda Metropolitano el banquillo local lo ocupe Simeone.

Sampaoli tiene ofertas

Sampaoli ha recibido ofertas en las últimas semanas de varios equipos de Europa. Tiene un año más de contrato con el Sevilla y su intención inicial era cumplirlo. Pero la cláusula de un millón y medio de euros con la que puede salir del Sevilla invita a pensar que no sería difícil que algún club grande la pudiera pagar. Sampaoli está a gusto en Sevilla, pero asuntos como la continuidad (o no) de Monchi, el jaleo con los Biris y las posibles disputas del Consejo de Administración hacen que dude sobre su continuidad.

El ciclo de Simeone es espectacular. Lleva cinco años haciendo rendir a un nivel extraordinario a sus diferentes plantillas. Este año Simeone necesita un título, porque aunque cumpla el objetivo obligatorio de ser tercero en la Liga, si no gana ninguna copa serían tres temporadas sin ninguna copa tras el tremendo éxito de ganar la Liga en 2014.

Ningún atlético quiere que se vaya el líder Diego Pablo, pero es responsabilidad del dueño tener previstas alternativas por si se marcha el Cholo. Encontrar el recambio de Simeone, que sólo se irá cuando él decida irse y lo diga públicamente que se va porque él quiere, no será sencillo. Hay muchos entrenadores deseando tomar su testigo. Desde Pantic a Molina, pasando por Santi Denia, por señalar gente del agrado de Gil Marín que tendría opciones. Y siguiendo por Pochettino y el propio Sampaoli, así como Leonardo Jardim, el técnico del Mónaco. La de Quique Setién con la que se ha especulado las últimas horas no es una opción que haya contemplado el dueño del Atlético. Y hay que recordar que Gil Marín había elegido a Luis Enrique antes que a Simeone el año que finalmente tuvo que fichar a Manzano porque le falló el entrenador asturiano.

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios