Ha llegado la hora de la verdad para Rafa Nadal (y compañía)

Esta semana se inicia de verdad la temporada en tenis. Un mes de competición sin descanso que servirá como termómetro para saber cómo puede ir el resto del año

Foto: Rafa Nadal buscará en California su primer título de 2017.
Rafa Nadal buscará en California su primer título de 2017.

Si el calendario tenístico comienza en la primera semana del año, el pistoletazo de salida de la temporada se ‘inicia’ ya en las faldas de la primavera. Apenas a un puñado de horas para que comience el primer Masters 1000 de la temporada en Indian Wells (California), los mejores tenistas del mundo ultiman preparaciones para comenzar a mostrar sus cartas en 2017. ¿Quién está hecho para atacar el corazón de la temporada? ¿Quién habrá alcanzado el nivel suficiente para lanzarse al ritmo frenético que reserva el tramo central del año?

Las próximas semanas contienen el inicio de una parte fundamental en la temporada, y lo visto en el inicio de 2017 han sido apuntes aislados que ahora toca sustentar. Se han visto dinámicas rotas, jugadores capaces de recuperar votos que parecían perdidos o situaciones de incertidumbre que no han terminado de ser aclaradas.

La versión humana de Djokovic

Hemos comprobado la capacidad de Roger Federer para atacar torneos de cualquier calibre. Incluso, con la prueba reciente de Australia, aquellos que llevaban tiempo sin pasar por sus manos como los Grand Slam. Hemos observado que la versión humana de Novak Djokovic, dos veces derrotado por jugadores ajenos a los 30 primeros puestos de la clasificación en los dos primeros meses de competición, sigue más presente que su yo implacable que arrasaba no mucho tiempo atrás torneo a torneo. Hemos asistido, tras las finales sobre las pistas duras de Melbourne y Acapulco, a la ascensión deportiva de Rafael Nadal, un competidor ejemplar en la recuperación y decidido a recuperar su lugar en el río revuelto. Se han anotado los progresos de Grigor Dimitrov, capaz de ganar 16 de sus primeros 18 partidos del año. Y hemos contemplado, también, la seriedad de Andy Murray al frente del vestuario. Así, y tras perder un partido de una táctica de otra época en Melbourne, el británico ha tardado apenas un torneo en montarse sobre otra copa (Dubai) y dar continuidad a la inercia ganadora con que cerró la campaña 2016 (hilando 23 triunfos para marcharse a la pretemporada como número 1 del mundo).

Todos estos detalles se han visto durante los dos primeros meses de competición, con torneos salpicados en geografía y fechas donde los más fuertes apenas comienzan a entrar en calor. Ya con el horizonte de los primeros Masters 1000 de la temporada encima (el cuadro principal de Indian Wells arranca este jueves y, tras dos semanas de lucha, llegará otra quincena en Miami sin opción de respiro), con el tercer mes de actividad en las piernas (un margen que muchos jugadores establecen para determinar en qué momento se encuentra su altura de juego) y una acumulación de torneos superior a la de cualquier parte del curso (en apenas cinco meses se disputarán cinco Masters 1000 y dos Grand Slam), la temporada arranca de verdad en el circuito.

Federer, Nadal, y sus lesiones

En una temporada 2017 marcada por el regreso de Federer y Nadal tras sendas lesiones de larga duración el curso previo (si el suizo dio por terminada su campaña en Wimbledon lesionado en una rodilla, el español lidió con problemas en su muñeca izquierda, debiendo retirarse en pleno Roland Garros y viendo condicionada su segunda mitad de la temporada), esta medida de nivel que marcan Indian Wells y Miami como termómetros del curso se ha hecho todavía más evidente. Ambos apuntaron a esta altura del año como el momento clave para ver su altura de vuelo: “Todavía estoy en el inicio de mi regreso”, apuntó el de Basilea, declarándose incluso sorprendido por haber vencido en Australia antes de sentir tener su juego en el máximo nivel. “Tras los primeros Masters 1000 del año podremos ver dónde estoy”, señaló el de Manacor en la primera semana del curso, cuando volvió al circuito tras casi tres meses desde la disputa de su último partido.

[Lea más noticias de tenis]

Lo que suceda en California y Florida durante el próximo mes no tiene por qué determinar logros a posteriori, pero sí puede servir para observar en qué medida los grandes nombres del vestuario están preparados para aspirar a lo máximo en una dinámica de torneo a torneo. Es la primera vez en el curso que la competición demandará cuatro semanas consecutivas con los mejores jugadores del mundo en liza, una buena prueba de algodón para saber dónde se encuentra cada uno.

On Court

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios