Tirón de orejas a Djokovic y palmaditas a Nadal: notas del tenis en el primer trimestre

El primer tramo de la temporada del circuito ha terminado y el tenis ha vuelto a encumbrar a Federer y Nadal, desterrando a Djokovic y Murray, ¿qué ocurrirá a partir de ahora?

Foto: Rafa Nadal y Novak Djokovic en el Masters de Miami. (Reuters)
Rafa Nadal y Novak Djokovic en el Masters de Miami. (Reuters)

Con el primer trimestre de la temporada ya en la historia del circuito, toca reflexionar sobre los pasos dados por algunos de los mayores nombres del tenis masculino como Federer, Nadal, Djokovic o Murray, antes de que la raqueta profesional se tiña de naranja con los torneos de tierra batida.

Sobresaliente: Roger Federer

Uno de los regresos más formidables que se recuerdan. Lo hecho por el suizo en el arranque de la temporada 2017 (20 victorias en 19 partidos, con match point en su única derrota) encumbra todavía más la carrera de un jugador histórico. Conocido por la ausencia de graves problemas físicos durante su trayectoria, Roger ha respondido a seis meses de baja rompiendo cualquier límite, demostrando su capacidad para comenzar de cero con 35 años y un pasado que saciaría al más ambicioso. Abierto de Australia, Indian Wells y Miami, los tres mayores torneos del primer tramo del curso son suyos. A tres y cinco mangas, solvente en diferentes formatos. En torneos de alta humedad o secos como el desierto, bajo distintas condiciones. Federer ha demostrado estar listo para seguir marcando diferencias en pistas rápidas, montado en un revés mucho más agresivo, siendo capaz de acelerar el juego a unos niveles que no encuentran respuesta en el circuito. Si el mes de marzo era el plazo marcado por el suizo para ver su altura de vuelo, Federer va como un tiro. Con una gira de tierra que reducirá al máximo (ha indicado que volverá dentro de dos meses en Roland Garros, el torneo que cierra la temporada de arcilla), un hombre dispuesto a seguir encendido en la segunda mitad del año sobre la hierba y la pista dura americana.

Roger Federer cuando ganó a Nadal en Miami. (EFE)
Roger Federer cuando ganó a Nadal en Miami. (EFE)

Notable: Rafael Nadal

Volver a pelear por los mayores torneos como meta. Si el mallorquín acudió con ese objetivo a la temporada 2017, su arranque no ha podido ser más contundente. Pese a llevar más de tres años sin levantar un título sobre superficie dura (Doha 2014), el español ha demostrado hechuras necesarias para volver a rozar las mayores copas en el suelo principal del circuito. Tres finales en cuatro torneos disputados (Australia, Acapulco, Miami) le han lanzado como segundo mejor jugador de la temporada, le han consolidado enEs una regularidad añorada desde hace tiempo y, sobre todo, le han situado en una dinámica de confianza y resultados antes de abordar la gira de tierra batida. Con un revés que sigue siendo sostén y una derecha en proceso de recuperación, Rafa ha vuelto a estar presente de manera regular entre los hombres más fuertes de cada torneo. El inicio de curso ha sido soñado para un jugador que cerró la temporada anterior con la muñeca entre algodones pero que ha demostrado una vez más su voluntad para recuperarse de cada golpe.

Notable: Grigor Dimitrov

Uno de los talentos más esperados en el circuito que ha empezado a despertar. Aunque su gira en Indian Wells y Miami haya reducido su velocidad, el inicio de temporada de Grigor fue imponente. Hilar tres triunfos Top 10 para vencer en Brisbane, disputar un partido antológico ante Nadal en Melbourne para quedar a dos juegos de su primer final de Grand Slam y ganar dos títulos en apenas un mes de competición (también levantó Sofía) han colocado a Dimitrov en el radar. Nadie puso en duda su capacidad para controlar partidos, pero junto a Daniel Valverde ha dado el paso para aspirar a los mayores torneos.

Dimitrov celebrando un punto. (Reuters)
Dimitrov celebrando un punto. (Reuters)

Bien: Nick Kyrgios

Competir centrado, ser una opción semana a semana y asentarse como uno de los 20 perfiles principales del circuito. El australiano ha ido colocando cimiento a su arranque de temporada, con actuaciones crecientes en las últimas semanas: dos victorias sobre Novak Djokovic y dos puntos de distancia para haber pisado su primera final de Masters 1000 (semifinal eléctrica de tres tiebreaks ante Roger Federer en Miami) resumen el nivel reciente de Kyrgios en el circuito. Ante todo, ha subrayado su capacidad para competir de tú a tú ante cualquier rival con 21 años, un atributo no muy extendido en el vestuario. Con un planteamiento en apariencia más calmado, el aussie tiene armas para hace valer su figura en los mayores escenarios del circuito. Está rindiendo por encima de su ranking (es el 16º jugador del ATP World Tour, pero el 10º en la clasificación de la temporada) y tiene un arma adicional respecto al pasado: hechos que justifican el hambre en los torneos más codiciados.

Suspenso, a revisión: Andy Murray

Tras coronar el número 1 mundial y ganar los últimos 23 partidos de la temporada 2017, una situación nueva: competir siendo el hombre a batir desde el inicio del año. En su regreso al circuito Murray ha sufrido dos derrotas duras (octavos de final ante Mischa Zverev, número 50 mundial; primera ronda de Miami, 129ª raqueta del circuito) ante perfiles que le han atacado cargando sin freno la cinta. Con una regularidad superior a la de Djokovic (pisó la final de Doha y ganó el título en Dubai), el de Dunblane mantiene un mayor beneficio de la duda hacia el corazón de la temporada. Buscando recuperar un servicio que levantó varios peldaños la altura de su juego en 2016, capital para tomar el trono del vestuario masculino, Murray se dirigirá a la gira de tierra batida sabiendo que es una superficie finalmente domada durante las dos últimas temporadas. Compitiendo como número 1 pero nuevamente sin el gran foco sobre su figura, con muchas miradas recuperadas sobre los hombros de Federer y Nadal, será interesante observar el orgullo competitivo del que se destacó como mejor jugador del circuito meses atrás.

Pospisil tras eliminar a Andy Murray en Indian Wells. (EFE)
Pospisil tras eliminar a Andy Murray en Indian Wells. (EFE)

Suspenso, a recuperación: Novak Djokovic

El listón está tan alto que cualquier tropiezo toma tinte de catástrofe. Pero la figura autoritaria del serbio hace tiempo que se apartó de la cumbre del circuito. Desde que levantara la copa de Roland Garros el balcánico ha convivido en una dinámica de irregularidad que le hizo perder un sólido número 1 en la segunda mitad de temporada 2016 y que ha terminado arrastrando en el inicio de 2017. Un título en Doha (salvando 5 pelotas de partido en semifinales) y ninguna victoria más allá de los octavos de final en sus últimos tres torneos son el balance de un jugador acostumbrado a coleccionar trofeos. Sea cual sea la circunstancia que ha provocado el bajón de Novak, lo cierto es que el circuito no espera por más brillante que sea el pasado. Con tres meses de competición ya en los libros, Djokovic figura como el jugador número 22 en la Carrera ATP 2017. Lejos de dominar una superficie dura que hizo suya durante buena parte del último lustro, el de Belgrado acudirá con multitud de interrogantes a la gira de tierra batida. Esa misma en la que completó su colección de Grand Slams el curso anterior y la misma que exige un plus de paciencia para quien quiera imponer su ley. ¿Estará preparado para invertir la dinámica?

On Court

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios