La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

El 'Power Point' que salvará la sanidad madrileña

Reducir un 20% los costes en cualquier negocio de la industria química y petrolífera o, por qué no, en la sanidad, es algo bien plausible si
Autor
Tags
    Tiempo de lectura8 min

    Reducir un 20% los costes en cualquier negocio de la industria química y petrolífera o, por qué no, en la sanidad, es algo bien plausible si no fuera por los efectos secundarios que a menudo produce: algún muerto que otro de vez en cuando.

    Algo tópico, típico y posible para cualquier directivo Power Point. De esos que sobre el papel son brillantes, enérgicos y hasta inteligentes para los ojos de jefes mal nombrados, ya que el fiasco que la terca realidad siempre dispensa se lo encasquetan a otro al final de cada año, justo antes de la cena de Navidad.

    Si por casualidad fuesen una realidad tales despropósitos, ya conocemos el resultado de la planta de West en Texas la semana pasada, de alguna plataforma petrolífera de nombre Deep Water Horizon, o una refinería en llamas de vez en cuando. Sea en la antaño cabal Estados Unidos o en la patriótica y populista Venezuela, que sobrevive por la cara, es decir, por una jeta madura y asimismo caudillista, a costa del dinero que surge del agujero.

    En tales industrias, si están bien gestionadas, siempre y cuando no sean parte de algún oligopolio cazurro o estén dirigidas por directivos Power Point, el margen de actuación no es grande si la dirección es profesional y realiza su labor diaria con honestidad, rascando de donde se puede rascar, sin solución de continuidad, sin poner en peligro vidas y haciendas.

    Cuando los resultados son espectaculares en poco tiempo en tales industrias significa que, o bien antes todo se hacía mal, o que están comenzando a hacerlo mal ahora a causa de la presión sobre los resultados.

    Si la codicia apremia, siempre es posible retorcer el gaznate a las tuberías o estrujar las válvulas, reduciendo los controles operativos, el sentido común o la cualificación de los trabajadores para conseguir resultados “brillantes” en muy poco tiempo.

    Habitualmente, nunca ocurre nada y en eso se escudan tales directivos. Hasta que las llamaradas alumbran la noche o una explosión seca e inmisericorde conmociona a los soñolientos ciudadanos amantes de la ley de la selva más furibunda, aunque sea en Texas, pronunciado Tejas, maravilla del castellano ancestral.

    Como el riesgo en bolsa, también hay aquí un beta, sólo que en el mundo real consiste en algo más que estadística barata, es complicado medirlo y puede costar vidas si se evalúa mal. Todo o nada. Vida y muerte. El riesgo no tiene término medio. No es posible valorarlo con precisión a pesar de utilizar la ciencia con rigor (en finanzas tampoco, aunque sus gurús matemáticos y nobelados digan que sí, se podría triturar su metodología sin demasiada complicación).

    El problema es que en los negocios complejos y no ficticios no es fácil poner un listón y marcar un límite exacto a la seguridad. La duda pende, revolotea y a veces prende. Toda precaución nunca está de más si se toma con criterios profesionales y eficacia responsable, lo cual no quiere decir que se deba tirar el dinero a la basura.

    Tal cosa no implica que haya demasiadas plantas e instalaciones industriales que dejan mucho que desear, en las que cualquier experto de medio pelo podría constatar, a simple vista y sin necesidad de un examen minucioso, que su diseño o gestión es inadecuada. Todos menos los analistas ansiosos de parafernalia, ratios y el papel que lo aguanta todo, para poder hablar bien de nadie, sobre todo de los que no saben hacer su trabajo.

    Pasó con Fukushima, cuyas instalaciones pasaron de ser de risa, a causa de un evidente mal diseño, a convertirse en longevo llanto. Y con tantas otras centrales nucleares, energéticas o industriales a lo largo y ancho de este mundo.

    Pasa cada día más a causa de la presión sobre la rentabilidad que los mercados reclaman, voluble fantasma imaginario que enmascara la codicia de alguien, y la que los directivos Power Point ejercen sobre los costes a rebufo suyo para garantizar el bonus y el reconocimiento a tan demente agresividad ejecutiva.

    Otra cosa son las compañías deficientemente gestionadas por definición, cuyo margen de actuación podría ser mayor si alguien se plantease realizar una buena labor, como pasa con los bien conocidos oligopolios amigos o los monopolios ultramontanos de muchos países petroleros.

    Al tener los beneficios asegurados por obra y gracia del Gobierno de turno, que se conforma con una competencia mediopensionista, por denominar tal paripé de alguna manera, no tienen incentivos para mejorar la gestión y sí para incrementar su propia remuneración a cambio de no hacer nada.

    Afortunadamente, la crisis y las malas inversiones provocadas por los ejecutivos Power Point están obligando a muchas empresas a replantearse su inmovilismo gerencial, aunque esté a rebosar de deuda. El problema es que para eso hay que remover ineptos y sillones y eso, en España, es algo impensable, Ibex 35 dixit, en paz descanse si las montañas de deuda de sus compañías no lo abrasan antes.

    Esperemos que no caigan en el error de producir milagros financieros que no sean los derivados de una mejora real de su gestión, cuyas consecuencias serían trágicas, como en tantos otros sectores azotados por el todo vale.

    El gobernador de Texas se enorgullecía hasta ayer de la falta de controles medioambientales o de cualquier otro tipo en su región y lo fácil que era hacer negocios u operar nada allí, aunque fueran actividades críticas y peligrosas.

    Con la sanidad puede ocurrir otro tanto si en vez de pacientes se trata de sacar tajada de clientes, aunque estén enfermos o flirteando con el otro barrio. Reducir costes es muy fácil. Basta por poner prótesis de hojalata en vez de titanio o recetar aspirinas en vez de un caro medicamento necesario, o agotar a los médicos. El enfermo no lo va a notar.

    La Comunidad de Madrid dice que privatizando la gestión se reducirán un 20% los gastos. Si tal cosa ocurre significa que, o la gestión económica era ya nefasta, o la arruinaron conscientemente para justificar la actual coyuntura. O, quizás, acabe costando algún muerto y arrobas de tullidos. Total, las ratios no se van a enterar. Seguro que los responsables tienen perfectamente cuantificado el impacto.

    El Power Point siempre ayuda y, si no, queda el Excel para cocinar el desaguisado. Que les digan a los economistas la que se ha montado con lo de Reinhart y Rogoff.

    Si resulta que ese ahorro es posible, significa que la sanidad madrileña ha sido gestionada de manera inadecuada durante los últimos años. El mismo partido lleva lustros mandando en Madrid. Ha tenido tiempo de sobra para fomentar una buena gestión en vez de promover la ineficacia y el derroche. Es significativo que sean los mismos que la han sacado de quicio con su mala gestión los encargados de la privatización.

    El corolario es evidente. Si no fueron capaces de gestionar adecuadamente la sanidad madrileña todos estos años, mucho me temo que no sean los más idóneos para privatizarla con rigor e imparcialidad, vistos los antecedentes de ida y vuelta de alguno de sus antiguos responsables, a menos que haya razones ocultas que los ciudadanos no conocen, visto el percal.

    No sería extraño que, antes o después, se acabara incrementado el haber presupuestado al concesionario de la prebenda, por el artículo treinta y tres y sin resolución de contrato, con la excusa más peregrina. O que pase como con las autopistas privadas y vuelvan al hogar de mamá Comunidad para pagar el diferencial a pachas con papá Estado, es decir, todos nosotros, para variar.

    O puede que la temblorina futura para los madrileños sea de órdago. Sería interesante que los consejeros Power Point de la Comunidad de Madrid publicaran los muertos y escocidos que va a costar tal reducción de gastos. Seguro que lo tienen cuantificado.

    Si el proceso continúa y se adjudican hospitales como dicen, por diez años, los pliegos de condiciones deberán delimitar las posibles responsabilidades civiles y penales, en caso de fiasco, de aquellos que pasteleen la privatización.

    O establecer una provisión de su bolsillo para pagar la diferencia o el sepelio a los seguros perjudicados, de manera que no se vayan de rositas, como con tanto escándalo político y financiero reciente.

    Y, si nada de eso ocurre, qué hacen que no dimiten previamente y dejan el asunto a gente más capaz. Por no haber promovido, cuando pudieron, una buena gestión de la sanidad. Que pidan antes de perpetrar sus amenazas consejo a los británicos sobre su experiencia acerca de la calidad y el coste de su sanidad privatizada, que no privada, que sigue incrementando su propia burbuja de deuda y el cabreo de sus ciudadanos.

    #24
    17 traduce, por favor, se entrev
    Ampliar comentario
    #23
    18 Las empresas p
    Ampliar comentario
    #22
    Pues me surge una duda con tanta privatizaci
    Ampliar comentario
    #21
    Hummm...aqu
    Ampliar comentario
    #20
    !!!
    Ampliar comentario
    #19
    !!!
    Ampliar comentario
    #18
    9
    Ampliar comentario
    #17
    11 Pues rece para no pillar un bonito c
    Ampliar comentario
    #16
    EX-CE-LEN-TE.

    Para los listillos y supermegag
    Ampliar comentario
    #15
    Eso de que la sanidad espa
    Ampliar comentario
    #14
    4 &034;As
    Ampliar comentario
    #13
    Te voy a decir como se reducen costes, listillo, cuando se centralizaron en galicia las compras de los hospitales se paso de pagar 8000 euros por una protesis de cadera a 3000.
    Los otros 5000 me imagino que sabes en concepto de que eran.
    Si privatizas la gestion estoy seguro que aun pagas menos.
    Ampliar comentario
    #12
    Me gusta el art
    Ampliar comentario
    #11
    Nos roban una vez m
    Ampliar comentario
    #10
    Buen art
    Ampliar comentario