Domingo, 26 de mayo de 2013

José M. de la Viña

APUNTES DE ENERCONOMÍA

El terremoto de Lisboa y los riesgos de un accidente nuclear en España

21/03/2011
Enviar
88
55
 
0
Menéame
Imprimir

Lo peor que debe hacer un político, y menos un buen gestor, es dejarse arrastrar por el pánico. Tomar decisiones improvisadas. Desgraciadamente, Angela Merkel se ha puesto nerviosa y ha ordenado apagar preventivamente varias de las centrales nucleares alemanas. Y como el resto del mundo siga sus pasos, con permiso de los bombardeos en Libia, se puede organizar una buena crisis en el suministro que ponga por los aires el precio del petroleo y del gas. Y que contribuya a crear más inestabilidad en la economía. Porque en el mundo de la energía las cosas no se deben hacer a corto plazo. Y, menos aún, aplicar la demagogia.

El que el diseño, el emplazamiento y la gestión de las centrales nucleares japonesas hayan sido deficientes o erróneos, dadas las características geofísicas del país, no significa necesariamente que en Alemania deba ocurrir lo mismo. Ni que los organismos de supervisión y control alemanes tengan forzosamente que ser tan poco eficaces como los japoneses. Bueno, alguno sí lo es. ¿Acaso tiene Merkel algo que ocultar? Tan irracional decisión nos conduce unos kilómetros más al sur.

Terremotos, maremotos y volcanes…

Sin conocer los parámetros de diseño de las centrales nucleares españolas, busquemos semejanzas con Japón, si las hay. La referencia disponible más importante y cercana lo constituye el famoso terremoto de Lisboa de 1755, de una magnitud cercana a 9 en la escala de Richter, al que siguió un maremoto, que destruyeron en comandita tan entrañable ciudad. Según los cronicones murieron entre 60.000 y 100.000 personas y sus cosquilleos alcanzaron lugares tan alejados como León, Zamora, Palencia y Valladolid. Dicen incluso que Montserrat, en Barcelona, pasando por supuesto por toda Andalucía, Extremadura o Castilla-La Mancha.

Otro gran episodio conocido, este hacia el año 1628 antes de Cristo, ocurrió en la isla de Santorini, en el Mediterráneo Oriental. Debido a la explosión, en este caso un volcán, que dio lugar a un gigantesco maremoto que pudo contribuir, dicen los historiadores, a la desaparición de la cultura minoica en Creta. Que con toda seguridad alcanzaría las costas mediterráneas españolas con una intensidad significativamente menor que en Japón. Ya que la profundidad y el volumen de la masa de agua no permiten la formación de olas con longitudes de onda tan elevadas. No hay que olvidar que explosiones volcánicas, terremotos y maremotos son distintas caras de una misma moneda. Y que, a menudo, un fenómeno va acompañado de los otros dos.

En tercer lugar, dicen, el tsunami provocado por la gigantesca explosión del volcán de la Isla de Krakatoa, en el año 1883, hizo un largo viaje por todo el Océano Pacífico y continuó por el Atlántico Sur, hasta amerizar en el Norte. Ya que sus efectos alcanzaron Francia, donde arrasó lo que pudo. Si llegó hasta allí, tuvo que pasar por las Islas Canarias y la costa atlántica ibérica, con lo que probablemente se detectarían fenómenos extraños por tales costas. Aunque los medios de información de la época probablemente no los relacionó con Krakatoa. Sería interesante revisar los archivos y hemerotecas de entonces.

Finalmente, entre todos estos acontecimientos, hay constancia de muchos episodios menores. Pequeños temblores y micro tsunamis sacuden periódicamente el Estrecho de Gibraltar y sus efectos y oleaje los captan las estaciones sismológicas correspondientes y llegan hasta los puertos andaluces.

…la tectónica de placas…

Ya que las aguas del Estrecho constituyen el borde entre la placa tectónica euroasiática y la africana; y en mitad del Atlántico se encuentra la separación entre la misma placa euroasiática y la placa llamada del Caribe; ya que América se sigue alejando todos los años unos centímetros más de Europa y de Africa, la posibilidad de que se repita el fenómeno de terremoto más maremoto existe. Ahora bien, la probabilidad de que ocurra es mucho menor aquí que en Japón. Y menos todavía en Alemania, que está en el interior de su placa. Cosa de la que parece nadie ha informado a Merkel. Eso no significa que la probabilidad de un cataclismo en Europa sea cero. Sino que es infinitamente menor que en Japón.

…y una cuestión de probabilidades

Si la probabilidad de que un suceso así ocurra es de uno cada ciento cincuenta años en el país del Sol Naciente, en el Sur de Europa sería de por lo menos cada mil años, o incluso más. Lo cual no quiere decir que no podamos padecer dos cataclismos mañana y ninguno los próximos dos milenios. Tan solo que la probabilidad de que esto ocurra, y sus efectos, es mucho menor.

Y en España…

Todas las centrales nucleares españolas, menos la de Vandellós, están en el interior y no en la costa. Con lo que el problema de destrucción por tsunami, que probablemente sea el que haya hecho más daño a la central de Fukushima, al llevarse por delante sistemas de refrigeración y generadores a causa de un mal diseño y emplazamiento de la central, no existe. La posibilidad en todas ellas de un terremoto sí, como hemos visto. Pero con intensidades previsiblemente inferiores a las japonesas, con permiso del de Lisboa.

… ¿qué hacer?

En primer lugar, no tomar decisiones precipitadas y demagógicas como Merkel. En segundo lugar, aprovechar el tirón para evaluar las centrales nucleares españolas y sus mecanismos de regulación antes de tomar ninguna decisión torpe. Cosa que, como medida higiénica, habría que hacer, periódicamente, de todas maneras. Y a “calzón quitado”, de paso. ¿Cómo hacerlo? Otro día lo sugeriremos, para evitar auditorías cosméticas, tan de moda en este país.

88
55
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

30

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

30agarcía 22/03/2011 | 20:30

Una información sobre la que no me consta que el Gobierno tenga ningún plan de previsión y emergencia:
Está muy extendida por el mundo geológico la teoría del grave riesgo que representa la Isla de La Palma para su habitantes y para el conjunto de las riveras atlánticas y, posiblemente, de todo el Mundo.
Se sabe que esta isla, que está acreciendo actualmente y en tiempos históricos por la migración al Sur del punto caliente que alimenta su vulcanismo, al incrementar su tamaño y volumen se está "vaciando" en profundidad. El peligro de desmoronamiento de su mitad longitudinal W es cierto; y el de un maremoto gigante subsiguiente.
A diferencia de los sismos, las erupciones se pueden anticipar en muchos casos, y con ello la aplicación de planes de emergencia si se tienen, respecto de poblaciones. Pero edificaciones o instalaciones potencialmente muy nocivas, una central nuclear p.e., no pueden ser evacuadas.
Por tanto, ninguna central costera es segura, y las de Japón... una epifanía de irresponsabilidad haber permitido su instalación a 140 km del frente de colisión de la placas pacífica, euroasiatica y filipina.
El error [y la irresponsabilidad] humanas, es el enemigo.

#  Responder 0

29juan azaceta 22/03/2011 | 20:21

Si la probabilidad de que se repita el terremoto de Lisboa [año de 1755]es de una vez cada mil años, ya han transcurrido, aúnque sin terremoto, el 25 % de esos mil años.

#  Responder 0

28juan azaceta 22/03/2011 | 20:19

Si la probabilidad de que se repita el terremoto de Lisboa [año de 1755]es de una vez cada mil años, ya han transcurrido, aúnque sin terremoto, el 25 % de esos mil años.

#  Responder 0

27sesincero 22/03/2011 | 19:07

si es verdad que nuestras centrales no tienen ese peligro del tsunami, pero estamos cerca de portugal ¿resistirian el terremoto?nosotros no hacemos las cosas como los japoneses somos mas chapuzas

#  Responder 0

26rafagonzal 22/03/2011 | 14:02

#11 Tu inocencia seria conmovedora si no fuera porque si todos pensaran como tú estariamos todavía peor de lo que estamos.

"Es una suerte para los gobernantes que los ciudadanos no piensen"
Adolf Hitler

"No hay mayor esclavo que el que se cree libre"
Goethe.

Respecto a los "liquidadores nucleares" quizá este artículo ayude a abrirte los ojos:

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/22/internacional/1300785953.html

#  Responder 0

A través de Apuntes de Enerconomía, José M. de la Viña, Dr. Ingeniero Naval, persigue transmitir sus experiencias y reflexiones sobre temas relacionados con la energía y el medio ambiente, sector en el que ha desarrollado gran parte de su carrera profesional. Informar, promover el debate, contribuir modestamente a que los lectores puedan forjarse sus propios puntos de vista y, de esta manera, ser entre todos capaces de construir un futuro mejor.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados
Audiencia medida por Comscore
Cotizaciones de Bolsa y Mercados por: Infobolsa