publicidad
www.elconfidencial.com www.vanitatis.com
Logo de Cotizalia
Martes, 2 de febrero de 2010 (Actualizado a las 16:56)
¡Nuevo!   Buscador de cotizaciones
PORTADA    Noticias     Vivienda    Análisis    Fondos    Blogs     Cotizaciones       Mi Dinero (cartera)     
Apuntes de Enerconomía

Viaje energético al centro de la tierra

@José M. de la Viña - 26/01/2010 06:00h

Deja tu comentario (6)

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 14 votos)

aumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

Cual parrilla de San Lorenzo, vivimos sobre brasas ardiendo. Assum est, inqüit, versa et manduca (asado estoy, denme vuelta y coman), dicen que dijo el santo poco antes de morir achicharrado, pero bien condimentado, a manos de los romanos, en el año 258 de nuestra era.

Hace unos meses contamos como con una cierta inversión se pueden conseguir, gracias al calor de la tierra, importantes ahorros en calefacción, aire acondicionado y agua caliente sanitaria –la que utilizamos en casa-. Pero el interior de la tierra nos puede dar mucho más.

Entre 3.000 y 10.000 metros bajo nuestros pies la temperatura puede oscilar, dependiendo de las zonas, desde más de 50ºC a superar ampliamente los 300ºC. Las brasas que allí moran y borbotean nos podrían proporcionar, cual parrilla a San Lorenzo, calor abundante para proveernos de toda la calefacción y el agua caliente necesarios en sus zonas de influencia (zona marrón claro del mapa europeo adjunto). Incluso podrían llegar a generar electricidad en ciertos lugares más privilegiados para estos menesteres (dibujados en color naranja y, sobre todo, en las áreas de color rojo). El resto de sitios, las zonas más claras del mapa, se pueden aprovechar únicamente mediante la energía geotérmica de baja entalpía.

 

Para conseguirlo, se necesita perforar pozos a suficiente profundidad mediante la tecnología del hoyo, ampliamente desarrollada para la extracción del petróleo y del gas, en las zonas adecuadas. Bombear agua fría y hacer que retorne, una vez circulado a través de las profundas brasas ardientes, a suficiente temperatura para que pueda calentarnos. Y, en las zonas más privilegiadas, podrá producir electricidad mediante las tecnologías de generación eléctrica y de intercambio de calor habitualmente utilizadas en las centrales térmicas convencionales.

 

Las ventajas de esta esperanzadora fuente de energía, renovable mientras las entrañas de nuestro planeta sigan generando calor, son: no realiza emisiones ni contamina durante su explotación, tan solo durante su construcción, como cualquier otra instalación; necesita poco espacio relativo para su implantación; visualmente no se notarían demasiado sus centrales; no afecta a la fauna y la flora de la zona; y no genera residuos. Pero, sobre todo, se estima que podría ser francamente competitiva, cuando la tecnología alcanzase su madurez, con un coste que podría oscilar entre algo más de 4 y no más de 8 céntimos de dólar por cada kw-h, dependiendo de la zona y características del subsuelo.

Existen también algunos inconvenientes: cada cierto tiempo podría ser necesario realizar nuevas perforaciones para permitir que los pozos más antiguos se regenerasen y reparasen; es debido a que, durante su explotación, estos previsiblemente disminuirían la temperatura a la que calientan el fluido que abastece la central y, por tanto, su rendimiento. Asimismo, se necesita la disponibilidad de una apreciable cantidad de agua en las cercanías de cada instalación.

 

En el mundo ya hay 9,7 Gigawatios de potencia instalada, alrededor de un 0,4% de la potencia eléctrica total, la mayoría en emplazamientos muy privilegiados. El potencial, con las oportunas mejoras tecnológicas, es muy grande. Hacen falta, sin embargo, algunos condimentos antes de que esta fuente de energía, denominada geotérmica de alta entalpía, pueda estar disponible de una manera industrial y generalizada: se necesita, por ejemplo, perforar pozos que mantengan su integridad a largo plazo; que puedan ser adecuadamente controladas las elevadas presiones y temperaturas que permitan una operación continua y sin interrupciones; y vencer otros muchos obstáculos, diferentes para cada una de las tecnologías potenciales, en ningún caso irresolubles.

 

Para conseguir que sea una realidad, no solo en los emplazamientos mejores, como ocurre en la actualidad, no hacen falta milagros. Unicamente hay que dedicarle ganas, investigación y fondos. Tiempo y esfuerzo en mejorar y adecuar la tecnología del hoyo a esta actividad, así como recursos suficientes para su desarrollo. Otros países ya lo están haciendo. Aquí, en el paraíso de las energías renovables únicamente adecuadas para nuevos ricos, de la sostenibilidad insostenible y de la eficiencia energética de boquilla somos, para variar, indigentes en la materia.

 

¿No hubiese sido mejor haber dedicado los fondos del Plan E a desarrollar este tipo de iniciativas, útiles para conseguir el soñado autoabastecimiento energético, la reducción de las emisiones y la eliminación de la contaminación, en vez haberlos utilizado en cambiar miles aceras de sitio, siempre a crédito y contaminando, con el único fin de alimentar y mantener contento y callado tanto pesebre amigo? ¿O haber dedicado el inútil dinero enterrado en el muy contaminante carbón de Rodiezmo a crear prometedores empleos dedicados a desarrollar todas estas nuevas tecnologías de tal forma que, con el tiempo, los resultados obtenidos pudiesen contribuir a crear nuevas empresas y con ellas a su vez más empleo, reindustrializar el país y enriquecerlo tecnológicamente?

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 14 votos)

aumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

 RSS   

 Delicious   

 Technorati   

 Menéame   

 Facebook   

¿Qué es esto?

Opiniones de los lectores (6)

Deja tu comentario

6. usuario registrado JOTALE26/01/2010, 17:44 h.

#5 Solo tiene una pega. Necesitas más de 20 años para amortizar los costes de instalación del sistema frente a otro tradicional.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

5. usuario registrado ignaro26/01/2010, 15:31 h.

Para calefacción doméstica no es necesario perforar hasta 4.600 metros, basta con un pozo de 200 a 300 metros. De hecho ya hay empresas que se dedican a instalaciones geotérmicas en viviendas unifamiliares... ahí va un publi-reportaje: instalación geotérmica en Málaga. No son gráficos, sino grabaciones in situ del proceso de instalación, desde que se perforó el pozo hasta que se sustituyen las viejas calderas de gas-oil...

http://www.youtube.com/watch?v=wHwSW7d_PLQ

energia geotermica Parte II

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

4. usuario registrado gusiluz26/01/2010, 15:11 h.

Estad usted hablando de bombear agua caliente desde 4.600m de profudidad, evidentemente a 260º seria vapor y podria ascender por si mismo debido a las diferencias de presion, pero hace falta encontrar la fuente geotermica y elevar una nuve de vapor 4600 m tampoco es facil sin que se enfrie y vuelva a caer....

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

3. usuario registrado ignaro26/01/2010, 14:50 h.

Ésta sería una magnífica solución al problema energético español, al menos serviría para liberarnos en parte de la servidumbre del gas en sistemas de calefacción domésticos... el problema es el de siempre: las élites económicas [Gas Natural, Repsol, Iberdrola, Endesa...] NO están interesadas en la innovación tecnológica. ¿Por qué implantar un sistema barato y accesible de energía, cuando existe uno caro que las grandes compañías nos pueden cobrar al precio que quieran? Conclusión: la política energética no está orientada a satisfacer las necesidades del consumidor, si no a esquilmarle... Así que el futuro que veo para el desarrollo e implantación de este sistema [al menos en España, en otros países ya está muy introducido] es cero patatero.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

2. usuario registrado ManSan26/01/2010, 11:49 h.

Muy buena propuesta.
En esto se debería dar dinero para investigación, el famoso I+D, para desarrollar la tecnología, crear una industria competitiva, personal cualificado. Es lo que necesitamos. Y no volver a la construcción masiva [que volveremos para salir de la crisis, porque este Gobierno no da para más].
Sin embargo, preferimos dar el dinero en improductivos huertos solares, comprar derecho de emisión, y subvenciones para tapar verguenzas [con una pequeña parte de lo que se ha dado Caja Castilla La Mancha se podría hacer esto y otros proyectos interesantes].


 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

| Ver más comentarios ⇓

Deja tu comentario

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

Acerca de...

@José M. de la Viña

A través de Apuntes de Enerconomía, José M. de la Viña, Dr. Ingeniero Naval, persigue transmitir sus experiencias y reflexiones sobre temas relacionados con la energía y el medio ambiente, sector en el que ha desarrollado gran parte de su carrera profesional. Informar, promover el debate, contribuir modestamente a que los lectores puedan forjarse sus propios puntos de vista y, de esta manera, ser entre todos capaces de construir un futuro mejor.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd

ir a El Confidencial

Cotizalia

ir a Vanitatis