¿Dónde podría acabar la foto que nuestra hija menor se ha hecho en el espejo?

La prevención será nuestra aliada, pero si hablamos de menores de 14 años podremos pedir a la red social que borre su perfil por falta de consentimiento de los padres

Foto: Foto: (iStock)
Foto: (iStock)

Mi hija tiene 13 años recién cumplidos. El otro día vi una foto suya en el móvil en la que salía posando delante del espejo del baño ¡en ropa interior! Estoy en un sin vivir, no puedo ni imaginarme dónde puede acabar esa foto, ¿qué puedo hacer, ¿qué puede pasar con esa foto, la pueden publicar? Tontea con un chico del instituto que es un par de años mayor debe tener 15 o 16 años ¿Y si las fotos eran para él? O si las comparte o, peor, ¡las publica!

Para lo bueno y para lo malo estamos en la era digital, de las comunicaciones, y nuestros hijos, por menores que sean, no son ajenos, al contrario. Por mucho que intentemos educar, parece evidente que nuestros hijos, nuestros menores, están demasiado expuestos y en la mayoría de los casos nos superan tecnológicamente.

Aquí está la disyuntiva: no queremos que nuestro hijo sea marginado por el resto de sus compañeros de clase porque estos todos tienen móvil y, por muy en contra que estemos, al final cedemos y adquirimos un dispositivo.

Una vez superado esto, qué hacemos, ¿espiar constantemente a nuestros hijos o dejar que desarrollen su personalidad? ¿Que sean ellos los que aprendan a distinguir lo que está bien de lo que está mal? Llegado a este extremo, nuestro principal consejo es la prevención y auxiliarse de aplicaciones informáticas que podrían ayudarnos en determinados casos de peligro: acoso, ciberbulling, atracos…(Pulsa en este enlace y mira un ejemplo de prevención)

A nivel jurídico, concretamente en base a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), debemos saber que un menor de 14 años no está capacitado legalmente para crear o abrir ningún perfil en una red social, si no es con el consentimiento de los padres o tutores, límite de edad que podría ser ampliado si tenemos en cuenta que el Reglamento de Protección de Datos de la Unión Europea (en aplicación a partir del 25 de mayo de 2018) establece en los 16 años la edad de consentimiento para el tratamiento de datos personales en redes sociales. Sin embargo, permite rebajar esa edad y que sea cada Estado miembro quien establezca la suya propia. En este sentido, podremos solicitar a todas las redes sociales que tenga abierta nuestra hija menor de 14 años, que sus perfiles sean eliminados por falta de consentimiento de los padres o tutores.

Frente a la posibilidad de que la menor comparta estas fotos con amigos o su novio, y que sea este el que a su vez las comparta o publique con terceros, podremos ejercitar nuestros derechos mediante denuncia o querella contra el autor o autores de esta publicación, por la comisión de delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y revelación de secretos, regulado en nuestro Código Penal y que establece la aplicación de castigos, con el agravante de ser menor de edad, de penas de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses, a todos aquellos que, “sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona.”

En este mismo precepto se incluye como agravante si la víctima es menor de edad;

La pena se impondrá en su mitad superior cuando los hechos hubieran sido cometidos por el cónyuge o por persona que esté o haya estado unida a él por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, la víctima fuera menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o los hechos se hubieran cometido con una finalidad lucrativa.”

Al margen de estas acciones penales, si la publicación se ha realizado, debemos ayudarnos de expertos abogados en nuevas tecnologías que nos ayuden a eliminar el rastro que esa foto haya podido dejar, bien mediante requerimientos a las páginas que lo han publicado, o bien mediante acciones de marketing online que nos ayuden a “ocultar” esos contenidos en la red.

Para prevenir el agravamiento de la situación u otros nuevos problemas, será muy útil descargar aplicaciones en el teléfono móvil del menor, que nos permitan una posible geolocalización en caso de peligro, así como disponer de una alerta para que el niño pueda avisarnos si se siente amenazado. Conozca Legálitas Hijos. Pulse en este enlace y descárguesela de manera gratuita.

No obstante, si tiene algún problema como este o alguna duda al respecto contacte con Legálitas. donde estaremos encantados de ayudarle.

Consultorio Jurídico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios