La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Ni sorpresa, ni incertidumbre

Las recientes medidas aprobadas por el Gobierno han creado insatisfacción, sorpresa e incertidumbre en algunos medios de comunicación, para los que estas contradicen el programa electoral

Las recientes medidas aprobadas por el Gobierno han creado insatisfacción, sorpresa e incertidumbre en algunos medios de comunicación, para los que estas contradicen el programa electoral con el que el Partido Popular se presentó a las elecciones. No son las medidas que les gustaría haber visto.

Quizás haya insatisfacción, pero desde luego nada de sorpresa y menos incertidumbre. El Gobierno español cree saber cuál es la causa y la solución a la crisis. Tiene su objetivo (reducir el déficit al 3%) y no parará hasta lograrlo, así destruya a la economía.

Para el Gobierno español, la causa de la crisis es el endeudamiento público. Da igual que no sea la causa real. Descartan las verdaderas razones (desequilibrios países ahorradores y deudores, excesivo endeudamiento de familias y entidades, venta entrega de la política monetaria del BCE a las entidades, falta de tejido productivo…)

No hay debate sobre porqué se tiene que alcanzar un 3% de déficit. ¿Por qué no el 1% o el 5%? No hay ningún estudio que demuestre que un país por tener un déficit menor del 3% crece o crea empleo per se. Tener un déficit del 3% no es condición para crecer.

No hay debate sobre porqué esta UME no es una OCA. Ni sobre la necesidad de un acuerdo de transferencia fiscal. Ni sobre el papel del BCE como un banco “normal”. No hay debate sobre los desequilibrios de las balanzas en la UE. No hay debate sobre como España ha terminado con €33.000 millones de déficit por cuenta corriente.

No hay debate porque, como dice el ministro de Alemania Schaeuble, el euro es “una clara historia de éxito. No es una crisis del euro sino de países deudores”. La solución que impone a los países del sur es ajuste y ahorro público.

Como resultado de este “equivocado” diagnóstico del origen de la crisis, el Gobierno alemán cree que basta con aplicar medidas de austeridad en todos los países del sur a la vez para que sus gobiernos reduzcan sus déficits públicos. Estas medidas que Alemania ordena propone para España no funcionarán sin tener efectos negativos en la economía ya que ni atacan ni solucionan la raíz de la crisis.

Alemania cree que estas medidas no contraerán el PIB y devolverán la confianza a las familias y empresas, lo que aumentará su gasto. Por arte de magia, usted el día siguiente que el gobierno reduzca el déficit al 3%, volverá a gastar y las empresas a contratar.

De ocurrir así, sería la primera vez desde 1776 que empieza la Teoría Económica que un país no soberano monetariamente sale de la crisis solo con austeridad. No solo eso. Según Alemania, todos los países lo lograrán a la vez con la misma receta: impuestos y recortes.

¿Creen los dirigentes de la UE que esta receta funcionará? Claro que no. Esta solución se basa en teorías desfasadas que les hacen ver esta crisis como una oportunidad de cambiar a la sociedad. Creen como Pigou que si el desempleo aumenta no pasa nada. La crisis solo es una distribución de renta entre sectores. El sistema se equilibrará. No hay que preocuparse, se trata de redistribuir, de estar en el lado “bueno” de la distribución.

El problema es que antes, cuando España era un país soberano, estos desequilibrios se corregían vía tipos, el ajuste era rápido y los déficits se contralaban. Desde el 2000, sin política monetaria, este sistema no existe. Hasta Jurgen Stark lo admite.

Pero al no ser un país soberano, el Gobierno carece de herramientas para afrontar la crisis, de la política monetaria (dada al mercado-entidades financieras) y de la política fiscal (al fijar el gasto en el 3%) lo cual les deja con la devaluación interna como única salida (recortar gastos y salarios y aumentar impuestos).

Esta devaluación cuando las familias disminuyen su consumo y pagan sus deudas lleva a una deflación al estilo Fisher y una vuelta a 1937. No funcionará. Por la inflexibilidad de los salarios, el ajuste seguirá cayendo en el empleo. Sin empleo, con descenso del consumo, más impuestos intentarán corregir el déficit, lo que lo agravará aún más.

El déficit por cuenta corriente tiene que ser pagado o por las familias o el sector público. En España, hasta el 2006, ese déficit lo pagaron las familias endeudándose. Desde el 2009, el proceso ha cambiado, las familias consumiendo menos, pagar sus deudas y el sector público entra en déficit. Mientras continúe este déficit, cada punto del PIB que el Estado reduzca su endeudamiento será un punto del PIB que ustedes tendrán que pagar.

Alemania dice que la crisis es por el endeudamiento público y las medidas que los gobiernos de los países del sur deben implementar tienen que ir en esa dirección, gravar a familias y recortar gastos. El crecimiento económico, el empleo, la recuperación de la inversión privada…es superfluo. Y ahora le toca al gobierno español.

Así, el gobierno español ha aprobado sus primeras medidas. Se aumenta la tributación sobre las rentas del ahorro para forzar a las familias a que dejen de ahorrar y gasten, atacando especialmente a las cuentas corrientes y los depósitos.

Como dice la vicepresidenta, “es solo el inicio del inicio”. Se aumentarán el resto de tributos e impuestos a medida que sea cada vez más difícil reducir el déficit. Bruselas seguirá aconsejando nuevos y más recortes y aumentos de impuestos.

Otra de las medidas es la de garantizar las emisiones de las entidades. Según el ministro español, es “para evitar el cierre del crédito”. Cada vez que un dirigente da ayudas a las entidades es para “evitar o aumentar el cierre”. Si con cada ayuda a las entidades se hubiera restaurado el crédito, los ciudadanos estarían flotando en euros.

Se garantiza porque las entidades no tienen colateral. En el 2007, el problema fue la crisis del crédito. Ahora es la crisis del colateral. Antes del 2007, las entidades garantizaban sus operaciones con MBS y CDO. Con la crisis, perdieron su estatuto libre de riesgo. Ahora solo queda la deuda pública. Si el Estado no garantiza esos €100.000 millones, las entidades no colocarán sus emisiones y adiós, lo cual sería lo lógico dentro de un sistema que se llama “de mercado”, pero el “mercado” sirve para unas cosas pero no para otras.

El Gobierno contempla la propuesta del Banco de España de obligar a las entidades a evaluar sus activos inmobiliarios a precios de mercado. Según Fitch, el precio medio de las viviendas que las entidades se han quedado por impago es un 43% menor a sus valoraciones. Caja del Mediterráneo paso de €50 millones de beneficio a una pérdida de €1.700 millones al valuar sus activos a precios de mercado…

Otra propuesta que estudia el ministro español de Economía es crear un banco “malo” para “minimizar el impacto del saneamiento bancario sobre los contribuyentes”. Minimizar el impacto es la misma razón que las autoridades irlandesas dieron para crear el NAMA, su banco “malo” (que solo lleva costado el 35% del PIB) y la de los EEUU para comprar los activos de las entidades ($780.000 millones a cargo de los ciudadanos).

Finalmente, el gobierno español propone un plan antifraude que espera recaudar €8.171 millones en el 2012…que suponen €1.872 millones menos que el plan del 2010.

El gobierno alemán fijó las causas y la solución a la crisis. El gobierno español las sigue sin cuestionar si son verdaderas o no. Mientras las siga, tendrán el ok alemán y seguirán como gobierno. Pero dado que no lo son, las medidas del gobierno español solo empeorarán la vida de los ciudadanos, solo para alcanzar un número (3% del déficit) que no garantiza nada, ni recuperación, ni crecimiento, ni empleo.

¿Hay que evitar duplicidades y despilfarros? Por supuesto, pero hay que aprender de situaciones anteriores (Canadá 1991, Suecia 1992, Japón 1994…) sobre cómo hacer los ajustes. Todo Gobierno debería tener como objetivo el bienestar de sus ciudadanos, no su supervivencia personal, ni conseguir las alabanzas de un país extranjero.

No estamos en una crisis económica, ni financiera ni de deuda, sino en una oportunidad para deshacer el sistema del Bienestar de las últimas décadas. La Teoría Económica tiene las herramientas para solucionar esta crisis sin impuestos ni ajustes a los ciudadanos. La crisis no se soluciona por razones ideológicas, no por falta de herramientas económicas.

P.D.: De entre las noticias “sin importancia” de estas Navidades está el nombramiento del sustituto de Stark, Peter Praet en lugar de Jorg Asmussen. Veremos si es un paso para que Draghi use un QE para ayudar a España e Italia comprando deuda soberana (en lugar de usar la “puerta trasera” del SMP) y para ayudar a las entidades francesas.

#139
116 No pongo en duda los conocimientos ni la experiencia de DL. simplemente apunto que sigue las teorias de los llamados &034;neo-chartalists&034; o teoría monetaria moderna, siendo Warren Mosler uno de sus máximos exponentes. Están, a su vez, influienciados por Abba Lerner [que también influyó en Keynes]. En la edición del Economist de la semana pasada, se les dedica un artículo denominado &034;Marginal revolutionaries&034;, con el subtítulo de Heterodox Economics. Mosler, igual que DL, defiende que un país con soberanía mometaria y con su banco central puede generar una cantidad ilimitada de dinero y asegurarse demanda para dicho dinero al exigirlo como medio de pago de los impuestos. El Economist recoge estas tendencias y cita su influencia en otros economistas, como Krugman y en la propia FED. Interesantes también los comentarios al artículo que recoge la propia revista, en su edición online.
Ampliar comentario
#138
117

Es usted muy amable. De verdad que no me lo merezco. Realmente en este foro yo aprendo al menos tanto como cualquiera de ustedes.

Quien realmente merece nuestro agradecimiento es &034;Desde Londres&034; porque gracias a él podemos manifestar nuestros diversos puntos de vista, contrastar nuestras opiniones y aumentar nuestros conocimientos.

De nuevo le doy a usted las gracias por su atencion. Reciba un cordial saludo.

Ampliar comentario
#137
115 Me uno a esa opinión sobre vd. y a ese agradecimiento de Maieutic.

Gracias a DL en primer lugar, y a foreros como vd., Manuelgar y algunos más, este rincón ofrece un nivel de información util e, incluso de aprendizaje, que es muy difícil de encontrar en cualquier otra parte.
Ampliar comentario
#136
112 Permítame que lo dude. DL tiene edad, conocimientos, dilatada trayectoria y nivel profesional ocupacionales, para poder exponer y argumentar su propia &034;teoría&034;.

Los que le hemos seguido hace más de tres años podemos dar fe de ello.

Ampliar comentario
#135
114

leido. Gracias a usted.

Saludos.

Ampliar comentario
#134
93 Estimado Ramón Llera,

Ayer no pude leerle antes del cierre del foro y sólo se permitía las votaciones de los comentarios.

Hoy he entrado para darle las gracias de manera explícita por sus extensas explicaciones.

Espero que haya más oportunidades para continuar con tan interesante tema.

Saludos.
Ampliar comentario
#133
&034;Hay personas a las que se le da la razón pero no se les escucha, y hay personas a las que es imposible quitar la razón cuando se les escucha&034;.

Claro, conciso y con un contenido de verdad que se demostrará con el tiempo, no hay economía que crezca con los postulados que Alemania y sus &034;seguidores&034; han elevado a los altares, es más, posiblemente nos lleve a una situación aún más dificil a menos que se cumpla lo que dice &034;desde Londres&034;, &034;Que el BCE funcione como un verdadero banco&034; ¿Se darán cuenta a tiempo?
Ampliar comentario
#132
En fin, esta columna esporádica de DL y los comentarios de bastantes de vds. es de lo muy poco que queda para leer y pensar algo interesante más allá del marujeo político tomatero periodístico.

Gracias DL.
Buenas noches.
Ampliar comentario
#131
106 La de Japón también me ha sorprendido a mi. Ha sido una deflación de activos aunque haya quien apunte a la larga mano del Tío Sam como coautora. La que tuvo Suecia nada tuvo que ver con la de Japón, son distintas. Precisamente sobre lo que era deflación y lo que no lo era, la salida de ella y la no solución en el caso de España por la vía keynesiana, ocupó un artículo suyo entero hace tiempo.

Es posible que haya citado esos ejemplos, para concitar a un debate sobre la salida que nosotros podamos considerar posible y cuales descartar.
Ampliar comentario
#130
Ciertamente DL aparenta ser paradójico, sobre todo si se le ha leído mucho pero sin profundidad: Cuando analizaba los detalles hace meses de los flujos financieros y el sentido de los &034;mercados&034; se salía del patrón y sorprendía, mas teniendo en cuenta su anglofilia laboral y creo que sentimental.
Y cuando analiza el total y el origen y destino de la crisis, también está fuera de patrones, ni el &034;austriaco&034; ni el keynesiano.
Sin embargo, creo haberle entendido y haber comprendido su coherencia: no opta por escuelas, pero si se acepta una en ella hay que jugar el partido y con las reglas de ganar. Cuesta aceptar la idoneidad del euro, y aún mas el extraño Banco Central Europeo que ha sustituido a nuestros bancos centrales dejándonos sin prestamista de último recurso. Porque si hemos desprovisto al dinero de contravalor, ni el metálico [oro y reservas] ni el del excedente de riqueza [los superavits por cuenta corriente] y tenemos un dinero que solo es fe [la nuestra] y confianza [la de nuestros prestamistas] entonces no podemos abandonar el control de esa fe [por déficits crónicos] sin caer en la desconfianza de los prestamistas [los excedentarios]
Lo demás va de suyo.
Ampliar comentario
#129
Ampliar comentario
#128
Ampliar comentario
#127
86 Desde luego no se va a acabar el mundo, pero si va a cambiar.

La mano de obra no cualificada sobra en su mayor parte y, la cualificada, la sustituye con mucha menor cantidad. La clase media está recibiendo una paliza que la lleva atrás 30 0 más años y vuelta a empezar.

Yo me reía [por no llorar] cuando a finales de los 70 y principios de los ochenta, muchos visionarios predicaban que se aproximaba la época del ocio, donde casi todo sería alta tecnología automatizando tareas productivas y el hombre dedicando más tiempo a cultivar el intelecto o el espíritu. Solo había que ver lo que ya sucedía en el entorno informatizado de los bancos.

Pues ya hemos llegado a ese ocio. Eso sí, sin trabajar pero sin cobrar.

Aún así, mirando la historia desde una perspectiva mucho más amplia que la de nuestra efímera existencia individual, resulta imposible pensar en que el desarrollo de la humanidad ha terminado. Fukuyama se saltó muchos lustros, pero al final tendrá razón con algunas variaciones. Otra cosa es que nosotros lleguemos a verlo, yo espero llegar a contemplar los albores.
Ampliar comentario
#126
Ampliar comentario
#125
85 Un ejemplo de eso lo tiene en una fábrica de muros arquitectónicos de gran calidad y terminación, a medida de cualquier plano para construcción residencial o edificios públicos, y otros derivados de hormigón, a escasos kms de Madrid.

Tan bien pensada que desde la colocación de la ferralla, dosificado y volcado del hormigón, control de calidad y secado, hasta su colocación vertical en soportes para transportarlo a obra, está totalmente automatizado.

Problema, se han entrampado en créditos hasta las cejas; para servir a una sola casa no les es rentable, los pedidos para obra pública apenas existen y, si cogen alguno, no cobran en tres años, pero sus créditos hay que pagarlos. Terminará en quiebra segura.

El kiosko funciona así, no hay consumo, no hay nada para nadie. Hay empresas que si les montan una huelga les hacen un favor.
Ampliar comentario