La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Asia in, USA out

Fue pura casualidad. Uno de esos caprichos del destino que brinda el encuentro de quienes, compartiendo vecindad, por divergentes circunstancias vitales rara vez están llamados a
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Fue pura casualidad. Uno de esos caprichos del destino que brinda el encuentro de quienes, compartiendo vecindad, por divergentes circunstancias vitales rara vez están llamados a conocerse. Se disculpa por no hablar español y departimos trivialmente hasta que, poco a poco, se siente familiar, como en casa. La comodidad hace que el insider, curtido top NCO, cambie de registro, devenga outsider y confiese, con sorprendente entereza, America's broke.

     

    La nación ha vuelto a ser seducida con un nuevo crédito de ilusión y confianza: Roosevelt tuvo la radio, Kennedy la televisión y, la gran esperanza negra, internet y los medios sociales. Presidente 3.0 en histórica ocasión. Conjeturamos sobre la duración del optimismo prestado por tanta expectativa fabricada a golpe de marketing político. Tarde o temprano, le pedirán cuentas. El éxtasis mediático tras el consenso del G-20, turning point & unprecedented steps, dejará atrás la cuarentena de buenos propósitos, imagen de unidad y parches baldíos, pese a que algunos seguirán abonados al ingenuo buenismo o la estulticia talantosa. Vivan las fotos de familia.

     

    Convenimos en la idea de unos Estados Unidos históricamente ligados a la economía de casus belli, con un presupuesto de defensa que ha doblado en la última década, incremento del 62% sólo entre 2001 y 2008, época en la que la apelación al miedo y al mesianismo desviaron la atención mediática de los verdaderos problemas norteamericanos. La Guerra Fría como última gran contienda ideológica global. La IV Guerra Mundial, tan silenciosa y silenciada, se libra en otros campos de batalla, en pos del control de recursos estratégicos. Recursos escasos versus ilimitados papelillos de colores. Times have changed.

     

    Policromía fiduciaria para un mecanismo de asignación de factores, según libre albedrío entre oferta y demanda, roto, kaput, finito. Unidades monetarias y precios expresados en ellas, pura entelequia. Lo sé, argumento reiterativo, circular, pero es que no hay más. A nuestros ínclitos patriarcas sólo les interesa su economía-ficción  de palco vip, sin querer enterarse de qué va realmente la película en el gallinero. O peor aún, fuerzan súbitos giros de guión, desde comedia romántica a melodrama, ocultando la improvisación de un terrorífico final con tintes gore. Ni la cansina insistencia en el fracaso conceptual de Bretton Woods y del sistema fraccional de reservas como origen de esta catástrofe financiera, les priva de cantar milongas. Décadas de desequilibrios superpuestos y siguen mirando hacia otro lado, no vaya a ser que les toque poner algo de cordura, lo único que al parecer no gastan.

     

    Empeñados en combatir la ya inadmisible irracionalidad acumulada con mayores dosis de irracionalidad, insisten en la consabida estrategia de cartelización fiscal para, según la versión oficial, proteger nuestras finanzas públicas y sistemas financieros. Hay que tener la jeta pétrea. El objetivo último, tan evidente, repatriar los millones de millones que llevan fundidos en rescates y estímulos inservibles a costa del sufrido contribuyente y sus herederos, sin necesidad de desmantelar sus obscenos despilfarros públicos, prebendas y gollerías. Ah, y con barra libre de extorsión tributaria a la vista. Adicionales e imaginativos planes de estímulo hacen buenas las peores previsiones del FMI sobre déficits públicos y crecimiento global. El problema sigue siendo el mismo, pero las aparentes soluciones no hacen sino agravarlo. Desperdiciada otra oportunidad histórica de ser medio cabal, medio decente y medio honesto.

     

    Baile de malditos en la lista negra, ora dentro, ora fuera. Adivina, adivinanza. Mortero bastardo de cal, cemento, y osada arena. Los azares de la vida estrechan relaciones. Quid pro quo. Hace tiempo referí que, tarde o temprano, el socio más poderoso del Consejo de Administración de la Aldea Global estaba llamado a dejar de serlo. La imposición de su propia moneda, impregnada del humo de las impresoras fiduciarias, en inaceptable estado comatoso. Los YATEs norteamericanos (IOU, Ya Te pagaré) hacen agua, se hunden. Y el resto de socios, atrapados en el dilema del prisionero, vacilan entre cooperar o no cooperar, that is the question. Seguir aceptando al dólar como divisa de referencia y reserva internacional, o buscar su propia utilidad de manera independiente, primando el interés propio y la posible salvaguarda de sus economías y áreas comerciales, mediante una desvinculación más o menos progresiva del greenback vía decoupling. El tiempo pasa, poniendo todo y a todos en su lugar.

     

    Hasta ahora, la estrategia seguida ha sido la de Tit for Tat pero, una vez sobrepasado el punto de no retorno, sólo queda una huída desesperada hacia la única salida de emergencia, antes de la segura e incendiaria quiebra del sistema. Arde Roma. Las dos opciones sobre la mesa ya las conocen: una nueva divisa de reserva internacional, basada en los Derechos Especiales de Giro del FMI, atendiendo a la propuesta original china; y/o una moneda global, según la iniciativa que pasó de bluf kazako a la gran promesa del Acmetal en un santiamén. La visita de Estado seguro incluye un intenso debate al respecto. ¿Hiper-regionalización monetaria como paso previo a una única divisa mundial...?

     

    De momento, China ya ha emprendido su camino. Siendo el mayor tenedor de instrumentos financieros denominados en dólares, trata de evitar el consabido círculo perverso de dinero = deuda a través una superdivisa y el refuerzo de sus programas de currency swaps. Todo ello en un contexto de intensa cooperación regional, tanto en el seno de la ASEAN cuanto del particular desarrollo de la ASEAN+3, habida cuenta la vital importancia de su área comercial.  La esperada reunión de la EAS, al traste por los disturbios en Tailandia.

     

    Su estrategia parece tener varios objetivos, entre los que se me ocurren, en primer lugar, presionar para acabar con el abyecto sistema fiduciario internacional del dollar standard mediante la imposición de la susodicha divisa de reserva, en añoranza de la pretérita propuesta keynesiana del Bancor, basado en los precios de una treintena de materias primas esenciales. Segundo, responder a la insistente amenaza norteamericana sobre la manipulación del yuan, promoviendo un descenso en la demanda de dólares y posicionando su propia moneda como referencia en el comercio internacional. En tercer lugar, reivindicar su papel como actor principal en cualquier reforma financiera global, a pesar de sus particularidades geopolíticas y las dificultades en la relación entre los miembros del Plus Three, con India y, en menor medida, Australia y Nueva Zelanda, haciendo de contrapeso ante su creciente poder en la zona Asia-Pacífico. Y, finalmente, reforzar los lazos comerciales con productores de materias primas y recursos estratégicos, mediante su irrupción en áreas de influencia tradicionalmente vetadas por ser su moneda aún inconvertible.

     

    Imparable proceso. Del gold dinar como reemplazo del dólar estadounidense en países islámicos, al khaleeji del Consejo de Cooperación del Golfo, cada vez más inclinado hacia una currency board frente al peg cambiario con el billete verde. Oriente aparenta tenerlo claro: Asia in, USA out.

     

    #3
    Ahora va a resultar que Rastreator.com es la única web que nos va a masacrar con publicidad en nuestros buzones de correo.

    Por lo visto, nadie ha debido recibir junto con su factura de teléfono una nota diciendo que utilizarán todo lo que sepan para bombardearnos a publicidad, y encima indicando que, en caso de no querer ser bombardeado, hay que devolver la carta por correo [paloma mensajera si acaso, que el correo electrónico es &034;mu moderno&034;] a un apartado de correos.

    Por lo visto, tampoco nadie ha debido recibir jamás una llamada de teléfono en un horario incómodo, ofreciendo productos de todo tipo [ADSL, seguros, cuentas bancarias, etc.] sin saber exactamente cómo han obtenido su permiso para llamarle.

    Por lo visto, todo el mundo debe de tener la carpeta &034;spam&034; de su buzón vacía.

    Así que claro, como es lógico, la primera vez que alguien osa decir que va a mandar publicidad por internet, merece ser masacrado en los medios sin piedad.

    Anda tira.
    Ampliar comentario
    #2
    Yo, en todo caso alabaría la actitud de Rastreator [si cumple con lo que dice en su correo] pues informa de una cuenta de correo donde poder darse de baja. Es toda una novedad que para poder preservar tus datos y no querer publicidad te faciliten un correo, pues lo normal es que las empresas [las muy grandes y muy anunciantes en EC, por cierto] te remitan a un Apdo de Correos o un fax que siempre comunica. Ya digo, si finalmente cumplen. Yo ya les he informado de mi baja, veremos qué ocurre.
    Ampliar comentario
    #1
    Hace unos meses me llegó una carta similar, pero en éste caso, de Caja Madrid. A esos no les decimos nada ¿no?
    Ampliar comentario