No, España ni ha superado la crisis ni ha cambiado el modelo productivo

El discurso de Felipe VI demuestra un absoluto desconocimiento de la realidad española

Foto: Felipe VI, durante su intervención en la inauguración de la VII edición del Spain Investors Day. (EFE)
Felipe VI, durante su intervención en la inauguración de la VII edición del Spain Investors Day. (EFE)

En su discurso en la inauguración de la VII edición del Spain Investors Day (SID), Felipe VI nos sorprendió a muchos analistas económicos con unas declaraciones en las que afirmaba que “España ha superado la crisis” y que “hemos cambiado el modelo productivo”.

Es muy preocupante que el jefe del Estado sostenga unas opiniones que los datos nos dicen que se hallan absolutamente alejadas de la realidad, ya que con ello solo demuestra un desconocimiento total de lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo en nuestro país.

Sobre el primer punto, las opiniones del monarca se pueden rebatir con absoluta facilidad, simplemente atendiendo a tres indicadores clave. El primero es la producción industrial, en que se ve que esta es actualmente un 25% menor que la previa a la crisis.

El panorama en servicios no es mucho mejor, como vemos en el gráfico. Si deflactamos con el IPC desde 2007, el índice todavía está un 23% por debajo del valor de 2007, aunque en el gráfico, que está a precios corrientes, la recuperación pudiera parecer mayor.

El empleo también muestra una recuperación muy parcial, con un 13% menos de ocupación equivalente a tiempo completo que en 2007.

Así pues, no se comprenden las declaraciones del jefe del Estado. Es cierto que se observa una recuperación firme, pero en modo alguno se ha superado la crisis, ya que eso implicaría estar en niveles de empleo y producción similares a los de 2007, situación de la que estamos lejísimos.

En cuanto a la segunda parte de sus declaraciones, ¿qué hay de cierto en que hemos cambiado de modelo productivo?

Primero, deberíamos definir qué es un cambio de modelo productivo, algo que los analistas económicos tenemos bastante claro: un predominio de una economía intensiva en capital y de alto valor añadido, con altos niveles de inversión en I+D. Y, ¿ha ocurrido tal cosa? Desgraciadamente, el jefe del Estado vuelve a opinar contradiciendo los datos, ya que miremos el indicador que miremos nos encontramos mucho peor que en 2007. Es decir, que si ha habido cambio en el modelo productivo, ha sido a peor. Esto lo vemos en los indicadores de inversión en equipo, un 29% por debajo de los de 2007, y en la inversión en I+D, en que España sigue ocupando uno de los puestos de cola dentro de los países considerados desarrollados a nivel mundial y, mucho más preocupante, ha sido de los que menos han progresado en la última década.

Es desalentador para los que nos preocupamos por nuestro país el ver cómo el jefe del Estado tiene tal desconocimiento de lo que ocurre a su alrededor, algo que para los 4,3 millones de parados puede ser más bien ofensivo.

Pero mucho más preocupante es, sin embargo, una segunda opción. Que el jefe del Estado actúe nada más que como propagandista de determinado discurso, que trata de tergiversar la realidad para proteger los intereses de una élite empresarial corrupta hasta la médula y que utiliza a los dos grandes partidos políticos (PP y PSOE) y a toda una serie de grandes empresas que orbitan en torno a los presupuestos públicos para extraer rentas, sin mérito real alguno, de la ciudadanía española. Espero que no, y urgiría que lo dejara meridianamente claro.

Gráfico de la Semana

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios