Jesús Sánchez-Quiñones

INFORMACIÓN PRIVILEGIADA

Incertidumbre tras solicitar el rescate

02/10/2012
Enviar
41
38
 
0
Menéame
Imprimir

El próximo jueves el BCE celebra su primera reunión mensual tras anunciar en septiembre pasado su disposición a comprar de forma ilimitada deuda pública en el mercado secundario de aquellos países que lo solicitaran. Aunque no se explicitó el nombre de los destinatarios, la medida iba dirigida en primer lugar a España.

Para que el BCE comience a comprar bonos es necesario que el país en apuros solicite asistencia financiera (o rescate) a los fondos europeos EFSF/ESM. La asistencia financiera previsiblemente se materializará a través de la puesta a disposición del país solicitante de una línea de liquidez preventiva.  Sin embargo, antes de que se materialice cualquier ayuda, será necesaria la firma de una “condicionalidad” de dicha ayuda a través de un Memorando de Entendimiento (MoU), adicional al MoU correspondiente a la ayuda financiera a la banca.

Hasta que no esté firmado el nuevo MoU, el BCE no comprará un solo bono soberano español. Por tanto, tras solicitar el rescate transcurrirá un periodo de tiempo hasta que España comience a poder utilizar la línea de liquidez de los fondos europeos  y el BCE compre bonos del Estado en el mercado secundario.

En la presentación del fondo de rescate europeo ESM (European Stability Mechanism) realizada a la comunidad inversora la semana pasada, se detalla cuál es el proceso de concesión de ayuda (pág. 16). El Estado que desee ayuda financiera del fondo deberá solicitarla formalmente al ESM. Una vez solicitada la ayuda, la Comisión Europea, conjuntamente con el BCE, valorará: el riesgo para la estabilidad financiera del área euro; si la deuda pública es sostenible; y las necesidades potenciales de financiación de dicho país.

En base a la valoración, el Director del ESM realizará una propuesta concreta al consejo de gobierno del ESM sobre la concesión de la ayuda solicitada. Una vez la propuesta es aprobada por el consejo de gobierno del ESM (con participación de todos los países del euro) se deberá firmar un MoU recogiendo la condicionalidad impuesta por la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional, en su caso. Aprobado el Acuerdo de Asistencia Financiera y firmado el MoU, la ayuda se pondrá a disposición del país solicitante pudiéndose comprar bonos en el mercado primario y en el secundario. A su vez, el BCE tendrá vía libre para comprar de “forma ilimitada” bonos en el mercado secundario.

Aunque de acuerdo con la presentación realizada por el ESM se estima en un máximo de cuatro semanas el proceso de “solicitud-valoración-propuesta-aprobación de condiciones-asistencia financiera, es fácil imaginar una dilación considerable de dicho plazo. De hecho, en el caso de solicitud de desembolsos de capital a los miembros del ESM es necesaria “unanimidad de los miembros participantes en la votación, salvo casos de emergencia”. No sorprendería que alguno de los países más reticentes a este tipo de ayudas, como Holanda, Finlandia o incluso Alemania, intenten imponer sus propias condiciones dilatando más de la cuenta la puesta en marcha del rescate.

El 9 de junio se anunció a bombo y platillo el acuerdo del gobierno español con el Eurogrupo para la solicitud de ayudas para la recapitalización de la banca por importe de hasta 100.000 millones de euros. Un mes más tarde se dio a conocer el borrador del Memorando de Entendimiento (MoU), que contenía la condicionalidad exigida a España a cambio de la ayuda financiera. España ha ido cumpliendo paso a paso todas las exigencias contenidas en el borrador del MoU. En el mencionado documento se recogía el desembolso de 30.000 millones de euros, iniciales, antes del 31 de julio que no se produjo. Cuatro meses después del acuerdo del Eurogrupo para el rescate bancario el dinero todavía no está disponible.

Es previsible que el Sr. Draghi mencione  a España durante su rueda de prensa del jueves, instando a nuestro gobierno a solicitar el rescate. Ya lo dijo en su intervención del pasado mes: “Si España quiere que el BCE compre sus bonos, que pida formalmente el rescate al ESM”. Paralelamente debería enviar el mensaje a los países del norte de Europa sobre lo peligroso que podría resultar para la estabilidad de toda la zona euro demorar la aprobación de la ayuda a España más allá de los plazos razonables.

El rescate “light” o ayuda financiera a España es inevitable, pero la incertidumbre ocasionada por las vacilaciones en la toma de decisiones en Europa, hace que el periodo que media entre la solicitud y puesta en marcha de la ayuda pueda generar otra tormenta financiera en la zona euro. 
41
38
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

1

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

1perro_ 02/10/2012 | 12:46

No hay incertidumbre sobre el rescate. Dada la firmeza con la que camina el estado español hacia el porvenir, el contenido del esperado paquete de rescate es: der Rollator [el tacataca para el jefe] und die Knieschützer [y las rodilleras para Marianorrr]. Con esto, la prima en paridad con la alemana.

#  Responder 0

A través de este espacio, Jesús Sánchez-Quiñones ofrece su visión particular de los mercados. Su posición como Director General de Renta 4 Banco, la primera entidad especializada en gestión patrimonial, mercados de capitales y servicios de inversión, le permite compartir con ustedes una perspectiva privilegiada

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados