Daniel Lacalle

LLENO DE ENERGÍA

¿Y si Alemania nos cierra el grifo?

26/05/2012
Enviar
136
88
 
0
13
Imprimir

Mientras parte de nuestros líderes piensa que el mundo se equivoca, el capital sigue saliendo de Europa. La credibilidad crediticia y financiera no puede ser menor. Los inversores no van a retornar si las cifras no son sólidas. Y no pueden prohibir vender.

Dieciocho cumbres europeas en dos años. Los políticos europeos cada vez parecen más despegados de los problemas reales de la economía. ¿Cómo es posible que se reúnan otra vez sin llegar a un acuerdo en nada? Dan un mensaje a la ciudadanía de egoísmo y a los inversores de que les están engañando. Pues bien, ante las constantes llamadas a promover el crecimiento, que estarían muy bien si no fuesen llamadas a incentivar los mismos gastos inútiles subvencionados, yo creo que se va imponiendo un calendario de reformas más lógico para Europa.

Nos indigna que Alemania se financie a tipo casi cero y que nosotros nos financiemos al 6% - parece que nos olvidemos de cuando nuestros tipos estaban al 13% y no pasaba nada- pero en vez de pensar que, a lo mejor, el plan de austeridad centro-europeo funciona, decimos que van contra nosotros, “ahogándonos”.

Decimos que la culpa de la crisis de deuda periférica es de Alemania por saltarse los límites de déficit, lo que nos llevó -culpa germana obviamente- a endeudarnos como locos. Aquí nadie tiene la culpa de nada. Es como los que se atiborran a McPollo y culpan a McDonald’s de su obesidad. Si quiebra un banco, se culpa a la “inquina de la prensa británica”. Si baja la bolsa, a Grecia o a los hedges funds, o a los dos. Y la culpa del ladrillazo, la subvencionitis, los aeropuertos fantasmas, la ciudad del circo y las cajas ahora es de Helmut Kohl.

Sin embargo, los países que han implementado austeridad y control presupuestario, desde Estonia a Alemania, son los que están mejor hoy. No deberíamos demonizarlos, sino aprender juntos a atraer capital y salir de un embrollo de deuda como éste. Austeridad, pero de gasto político, y crecimiento, no subvención

Austeridad y crecimiento no son excluyentes. Despilfarro y crecimiento, sí lo son.

Desde el punto de vista del mercado, la única manera de reducir las primas de riesgo y atraer interés inversor es precisamente avanzando hacia un sistema fiscal único, pero conteniendo el gasto público, que no ha hecho más que crecer incluso en año de “austeridad”. El gasto público en la UE no ha disminuido en casi ningún país entre 2008 y 2011. En España es aún un 4% superior al de 2008.

El gráfico inferior es demoledor. O adecuamos los gastos a niveles “pre-burbuja” o nuestro riesgo no parará de crecer. Si no, la prima de riesgo subirá.

Por qué no es bueno hacer del BCE el peor hedge fund del mundo

Cuando hablamos de que se debe recibir dinero del Banco Central Europeo nos olvidamos de que éste no puede infectar su balance a razón de un trillón de euros semestrales.

Alemania, Holanda y los países del centro de Europa -no Francia, que tiene un problema de deuda grave- son los que tienen que tirar de chequera. Y si cierran el grifo, mal. Pero si abren el grifo demasiado pronto y por demasiada cantidad, peor. Porque se acaba el agua para el próximo fuego.

Hay varias cosas que debemos saber del Banco Central Europeo:

. El endeudamiento actual del BCE ya es monstruoso. De 23 o 24 veces sus activos, con solo 82.000 millones de euros de capital y reservas. Por supuesto, el balance de la Fed es un susto de proporciones inaceptables, 53 veces sus activos… La enorme diferencia es que la capitalización de la Fed no depende de entes tan brutalmente endeudados como son los estados europeos. Pero como siempre digo, no debemos copiar a quien lo hace mal y reclamar nuestro derecho a hacerlo peor. Que EEUU está al borde del precipicio fiscal, “fiscal cliff”.

. Las pérdidas que sufre el BCE por sus compras de deuda soberana lo debilitan y no son ninguna tontería. Estamos hablando de perdidas latentes entre 55 y €70.000 millones de euros (fuente Barcap y Open Europe). Por supuesto, me dirán que no son pérdidas porque no han vendido esos bonos – un argumento “bull market” similar al de las participaciones industriales de las cajas en empresas del Ibex- pero lo vean como lo vean, el riesgo sistémico es creciente y no se disipa comprando más bonos, como se ha comprobado desde noviembre. De hecho, las perdidas han aumentado en 2012.

. El Banco Central Europeo ha contribuido ya a la estabilización del mercado europeo de manera excesiva y agresiva en muy poco tiempo. Un billón –europeo- de euros. Y debe guardar pólvora por si acaso, que el futuro ya no es lo que era, como decía Jim Steinman. The future ain’t what it used to be.

. Decir que “hay que usar el dinero del BCE” es falso porque no es dinero. Es deuda, y supone endeudarnos nosotros que financiamos parte de ese ente. El balance del BCE son también facturas contra nuestros impuestos futuros.

. Ojo. Para el loco de cierto partido que promueve “capitalizar” la deuda del BCE. ¿De dónde va a salir ese dinero? Además, es hacer impago –‘default’- indirecto, infectando la capacidad crediticia de todos los países de la Eurozona.

El plan

Si nos planteamos que volver a 2007 no puede ser el objetivo, que la burbuja y la fiesta se acabó, veremos las cosas mucho más claras y menos negativas.

Los eurobonos no se pueden implementar cuando un solo partido en un país pequeño se puede llevar por delante a media Europa. No tendrían credibilidad crediticia cuando no hay unidad en política fiscal y económica, y los riesgos se contagian, como dijimos aquí. Eurobonos, no gracias. Espero que hayamos aprendido algo de la crisis ‘subprime’. Empaquetar y esconder no reduce el riesgo, lo aumenta.

No, Alemania no va a cerrar el grifo, en mi opinión. Ni nos van a ahogar. No seamos dramáticos. Que lo que hay que hacer aquí es parar la fiesta de gasto político y subvencionismo, eso no es ahogar. Alemania tiene una exposición a la UE de 500.000 millones de euros y la red de riesgo de contagio financiero entre países europeos sobrepasa en mucho a las estimaciones de muchos bancos.

Sin embargo, no paro de escuchar que necesitamos un plan de crecimiento, que suena estupendamente si no fuera porque es un plan de endeudamiento. Al día de hoy, y tras dos años escribiendo sobre ello, no me puedo creer que se siga apostando por más deuda. Recuerden mi dato favorito. Casi ningún país europeo ha generado crecimiento ex-deuda en los últimos 22 años.  Veamos, ¿no hemos aprendido de todos esos planes de infraestructuras ridículas? Les dejo una cifra: la economía europea -y la americana muy similar- genera menos de 1 dólar de PIB por cada 2,5 dólares de deuda (datos de Barcap y FMI). Es decir, seguimos aumentando la enorme bola con la vaga esperanza de que el crecimiento se multiplique exponencialmente. Que no se da porque los ingresos que esperan “recuperar” son de época de burbuja.

Esta semana me han comentado algunas de las posibles propuestas que irían a la cumbre de junio. El plan de recapitalización de Europa y saneamiento parte de tres fases:

1) Un fondo para pagar deuda (Redemption Fund) que incorpore el endeudamiento de los países por encima del 60% del PIB avalado por las reservas de oro de los Estados. Este fondo repagaría esa deuda contra un compromiso de reformas económicas –ajustes y recortes más severos y reales- garantizado por las constituciones de los miembros.

2) Una línea de crédito a la banca que garantice necesidades de liquidez, pero no las de capital. Solo faltaba que a entidades cotizadas y con inversores se les regale capital a coste comunitario.

Adicionalmente, la idea es intentar no crear inflación falsa. El milagro económico de parte de Europa se sustenta, entre otras cosas, en haber multiplicado por tres los contratos de baja remuneración (mini-jobs). Un aumento de la inflación sería peligrosísimo porque los Estados nunca han sabido controlarla cuando se dispara, sobre todo cuando es externa (materias primas).

Y finalmente, desinflar la fortaleza injustificada actual del euro contra el dólar, promoviendo la competitividad y reduciendo la devaluación interna que hemos visto. De ello se ocupará el mercado a medida que se ajusten las expectativas económicas a cifras más realistas.

La clave la muestra el gráfico superior. O retorna el capital privado una vez que hayamos probado que realmente tenemos credibilidad crediticia, o seguiremos culpando a la “inquina” o al ‘boogie’.

Alemania y BCE no son el problema, pero tampoco son la solución. Solo nos podemos salvar nosotros mismos. Si no, llegará un momento en que a Alemania y al BCE se le acabe el dinero para salvavidas. Esperemos que en junio, los líderes de la UE dejen de añorar 2007 y piensen en un futuro más racional. 


136
88
 
0
13

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

62

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

62shithappens 28/05/2012 | 10:04

Es bastante inverosímil que el Sr Lacalle, que se habrá probablemente enriquecido y enriquecido a otros con quizá millones de dinero virtual [ese dinero flotante que ahora se debe transformar en millones reales por el resto de los mortales], no supiera, al menos desde hace una década, sobre el verdadero trasfondo de todos esos millones virtuales: derivados, subprimes de subprimes, etc, etc, etc,.
Lacalle nunca elevó una voz para explicarnos los riesgos, pero ahora se siente legitimado para explicarnos, que hay que ahorrar.

Si, hay que ahorrar, pues después de gastarnos las astronómicas sumas de dinero virtual que nos pusieron en barra libre [y los españoles, claro, ya se sabe…somos campeones, si se trata de cazarlas al vuelo], no queda otra que ahorrar durante varias generaciones, pero no es el mundo de las finanzas el más indicado para convencernos.

#  Responder 0

61shithappens 27/05/2012 | 22:49

Es bastante inverosímil que el Sr Lacalle, que se habrá probablemente enriquecido y enriquecido a otros con quizá millones de dinero virtual [ese dinero flotante que ahora se debe transformar en millones reales por el resto de los mortales], no supiera, al menos desde hace una década, sobre el verdadero trasfondo de todos esos millones virtuales: derivados, subprimes de subprimes, etc, etc, etc,.
Lacalle nunca elevó una voz para explicarnos los riesgos, pero ahora se siente legitimado para explicarnos, que hay que ahorrar.

Si, hay que ahorrar, pues después de gastarnos las astronómicas sumas de dinero virtual que nos pusieron en barra libre [y los españoles, claro, ya se sabe…somos campeones, si se trata de cazarlas al vuelo], no queda otra que ahorrar durante varias generaciones, pero no es el mundo de las finanzas el más indicado para convencernos.

#  Responder 0

60shithappens 27/05/2012 | 22:41

Es así de sencillo y no hace falta ser economista, simplemente tener sentido común, para comprender lo que se nos viene encima:
El españolito medio que se compró una casa durante este sinsentido ha pagado por su vivienda al menos un 50% más de su valor y ahora tendrá que volver a pagar, de manera indirecta a través de impuestos, la sobrevaloración, en dinero real [el que se saca sólo con el sudor de la frente y no en negocios de subprimes].

El pobre españolito que no compró vivienda, tendrá que pagar también esta sobrevaloración, por los que se la compraron.

El que se compró una casa en las Islas Caimán, con dinero virtual generado tras el beneficio virtual de , p. ej, Bankia, como probablemente también tomó la precaución de cambiar su residencia, no le tocará pagar nada. Los demás pagarán por él en España con dinero real, por todo el dinero virtual que se llevó.

#  Responder 0

59jenofonte10 27/05/2012 | 22:05

#46 Hay pobres con deudas y pobres sin deudas. Quizá haya algún rico también, con o sin deudas.

Para empobrecerse hay que tener riquezas -no se puede perder lo que no se tiene. El ahorrador tiene dinero o bienes. La inflación empobrece al ahorrador -y a largo plazo, al pensionista, es decir, a todos los que no nos muramos antes.

Para enriquecerse no hace falta ni siquiera tener pobreza, basta con una buena deuda impagable y una política económica 'ad hoc', proinflacionista, con horror a la austeridad, tipo 'cigarras keynesianas' -con o sin apartamento en N.Y.

Por contra, los ahorradores mejoramos nuestra magra riqueza con la deflación, que aumenta nuestro poder adquisitivo inexorablemente: a este ritmo pronto podría comprar pisos, que en 2007 me hubieran costado una hipoteca, la misma que ahora no debo.

¿Como lo ve?.

Buenas noches.

#  Responder 0

58pepitoforero 27/05/2012 | 21:55

Alemania nos cerrará el grifo, seguro.
A Merkel le quedan dos telediarios y cuando lleguen los socialistas a Alemania se volverá a disparar el paro como ocurrió con Shroeder, entonces Alemania no podrá ayudarnos, a nosotros ni a nadie.
Así que nadie pida nada a los Reyes, que no vendrán. Ni siquiera el caradura de Goirigolzarri, que le van a traer carbón por geta. Que vaya buscando plaza en villacandado.
Con la izquierda en el eje franco alemán, hay madre mía el hambre que vamos a pasar.

#  Responder 0

Autor de "Nosotros, los Mercados" (Deusto, 2013). Gestor en uno de los principales Hedge Funds de la City y número 1 en el Extel Oil & Gas 2011. Daniel Lacalle cuenta con másde 20 años de experiencia en el sector financiero, ha sido votado durante cuatro años consecutivos entre los principales gestores del Extel Survey en las categorías General, Petroleras y Eléctricas y es miembro del Instituto Juan de Mariana. Casado y padre de tres hijos, reside en Londres. Daniel Lacalle puede invertir en las empresas mencionadas en el blog. Su opinión es exclusivamente personal, no refleja posiciones ni estrategias de los fondos que gestiona y sus comentarios no constituyen una recomendación de compra o de venta. Síguele en Twitter @dlacalle o en Facebook

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados