Jueves, 6 de junio de 2013

Daniel Lacalle

LLENO DE ENERGÍA

Petróleo en Groenlandia… ¿gracias al cambio climático?

23/09/2010
Enviar
53
30
 
0
Menéame
Imprimir

Hoy vamos a hablar otra vez  de nuevas fronteras exploratorias. Y toca el ártico. Hasta hace muy poco un área decepcionante para la exploración petrolífera, tanto por las dificultades medioambientales, como por disputas de aguas y pozos no viables comercialmente. Pero la guerra por los recursos naturales, los resultados exploratorios recientes, muy esperanzadores, y el constante objetivo mundial de diversificar y conseguir la famosa independencia energética, vuelve a orientar inversiones de miles de millones de dólares a Groenlandia. 

Groenlandia tiene mucho petróleo. Estudios de varios consultores como PFC y del gobierno norteamericano estiman que posee la segunda mayor reserva mundial de petróleo aún pendiente de descubrir, superior a los descubrimientos de Brasil y Kashagan y por detrás de Irán (Zagros). Hablamos de más de 45.000 millones de barriles de crudo. Y, sin embargo, sólo hemos visto una mínima actividad exploratoria en los últimos diez años. Las dificultades técnicas y los costes no son despreciables. Ahora, sin embargo, todo puede cambiar, y convertir a Groenlandia en la gran nueva frontera de la industria petrolera tras Uganda-Ghana y Brasil.

En la década de los 70, empresas como Chevron, Total, Mobil y Statoil exploraron en aguas del  ártico sin éxito y hasta hace muy poco los resultados han sido más que decepcionantes, pues todos los pozos explorados fueron inviables, y los proyectos cada vez menos numerosos. No quiero aburrirles con detalles técnicos, pero una de las razones por la que se no se produjeron descubrimientos fue por el tipo de acumulaciones de petróleo que se buscaban, centrándose en concentraciones en sedimentos de la era terciaria o cenozoica, es decir, de hace aproximadamente  65 millones de años. Sin embargo, los descubrimientos petrolíferos de Brasil y Ghana han hecho que la industria se fije últimamente más en sedimentos de la era cretácica (hace aproximadamente 145 millones de años), y en aguas profundas, mas caros y de mayor riesgo, pero con enorme potencial.

Groenlandia Oeste puede ser una de estas sorpresas. Al igual que en la primera parte de esta década la industria dudaba del potencial exploratorio de Brasil, Groenlandia Oeste probablemente muestre una acumulación muy similar.

Fuente: Cairn EnergyPues bien, algunos medios de comunicación aseguran, erróneamente, que la exploración en Groenlandia es solo posible gracias al calentamiento global, que supuestamente ha contribuido al deshielo de la zona, y utilizan argumentos alarmistas sobre el impacto de la industria petrolera en el área y sobre el ecosistema. Para empezar, la exploración en el área se ha llevado a cabo desde los años 70, como decía, sin ningún impacto medioambiental. La diferencia es que la tecnología de perforación en aguas profundas ha mejorado de manera sustancial, lo que permite acceder a sedimentos como el mencionado y a profundidades mayores, 2.200 metros más o menos a 300 km de la costa, completamente alejado de cualquier ecosistema a preservar.

El reto de la industria en Groenlandia no es aprovecharse de un supuesto calentamiento global, que desde luego no es evidente en la zona, con icebergs de tamaños descomunales migrando de Norte a Sur que han crecido, no disminuido de tamaño, y temperaturas que han bajado en dos grados de media desde que Statoil probase su último pozo, Qulleq 1, en el año 2001. El reto de la industria es probar la viabilidad comercial de este enorme potencial. Considerando el entorno de costes actual, los proyectos en Groenlandia recuperarían la inversión a $60/barril, con costes de desarrollo de unos $25/barril y costes de operación de $12-14/barril. O sea, que para conseguir un retorno sobre la inversión (IRR) típico del 25% con una inversión mínima de 5.000 millones de dólares, se necesita un precio del petróleo de $80/barril.

Los exploradores independientes, buenos amigos muchos de ellos de éste que les escribe, son las que están tomando el liderazgo en las nuevas fronteras. Cairn Energy, está llevando a cabo un programa exploratorio de 14 pozos en Groenlandia, de altísimo riesgo (sobre todo en el sur, donde es menos evidente la acumulación de petróleo), pero  altísimo potencial. Y las grandes petroleras ya están participando en la carrera por las licencias de explotación del área. Exxon, Chevron y otras ya están preparadas. Lo seguiremos de cerca.

53
30
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

8

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

8wakamole 24/09/2010 | 16:51

#5 El problema no es la cantidad de pozos que fallen, sino el daño que provoca un solo fallo. En cuanto al Exxon Valdez, viene a cuenta porque el derrame lo produjo en Alaska en unas condiciones climáticas similares a las que se dan en Groenlandia.

No estaría un debate sobre este tema entre usted y el señor De la Viña...

#  Responder 0

7joseberlin 23/09/2010 | 20:30

por cierto, me equivoco o no han publicado tu entrada de hoy en la portada?

te he leido porque me he enterado en el facebook que publicabas.

gracias por el articulo a pesar del desacuerdo

#  Responder 0

6joseberlin 23/09/2010 | 20:29

Tu enfoque aseptico del tema la verdad es que hace olvidar los aspectos ecologicos de este tipo de exploraciones y/o explotaciones.

Creo que ecologicamente ya esta todo dicho. Lo unico que tengo que aportar es que parece que desde hace tiempo se respira un aire "afortunadamente" un tanto problematico en el mundillo del petroleo. [es solo una apreciacion personal, puedo estar equivocadisimo, y de hecho, atendiendo al articulo lo estoy]. El caso es que no es hasta ahora, en estos ultimos anhos que se ve un cierto apremio por descubrir nuevos yacimientos, problema que parece que no existia antes. Esto confirma que en la grafica que muestran la demanda y la oferta mundial, esta sera [si no lo ha sido ya] superada por aquella, momento en el que no habra mas remedio que pensar en la muerte del petroleo como base de esta sociedad, lo que llevara a pensar en otras fuentes de energia, las renovables, que llegaran, no porque son verdes y bonitas, si no porque no habra mas narices.
En este caso es interesante que al contrario que en otras ocasiones, los paises enfrentados son superpotencias... Otra vez el petroleo como fuente de conflictos. Esto logicamente a wall street se la trae al pairo

#  Responder 0

5Oilman 23/09/2010 | 17:58

#4 Muchas gracias por su comentario, pero me parece que confunde un barco [el Exxon Valdez] con un pozo en aguas profundas. Adicionalmente recordarle que hay mas de 15 mil pozos en aguas desarrollandose y solo uno, el de BP, ha generado un problema por cuestiones tecnicas muy especificas que ya comentamos en esta columna y que ninguna otra empresa ha sufrido. Un saludo, Daniel Lacalle

#  Responder 0

4wakamole 23/09/2010 | 16:38

".. la tecnología de perforación en aguas profundas ha mejorado de manera sustancial, lo que permite acceder a sedimentos como el mencionado y a profundidades mayores, 2.200 metros más o menos a 300 km de la costa, completamente alejado de cualquier ecosistema a preservar. "

Claro, luego llegan el Exxon Valdez o el vertido de la BP o la fuga en un oleoducto ... pero eso es porque son tremendamente seguros...

#  Responder 0

Autor de "Nosotros, los Mercados" (Deusto, 2013). Gestor en uno de los principales Hedge Funds de la City y número 1 en el Extel Oil & Gas 2011. Daniel Lacalle cuenta con másde 20 años de experiencia en el sector financiero, ha sido votado durante cuatro años consecutivos entre los principales gestores del Extel Survey en las categorías General, Petroleras y Eléctricas y es miembro del Instituto Juan de Mariana. Casado y padre de tres hijos, reside en Londres. Daniel Lacalle puede invertir en las empresas mencionadas en el blog. Su opinión es exclusivamente personal, no refleja posiciones ni estrategias de los fondos que gestiona y sus comentarios no constituyen una recomendación de compra o de venta. Síguele en Twitter @dlacalle o en Facebook

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados