La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Lo privado funciona, en la sanidad también

Quizás han oído hablar ustedes del experimento que fue realizado con cuatro monos y un racimo de plátanos en lo alto de un poste. El ensayo

Quizás han oído hablar ustedes del experimento que fue realizado con cuatro monos y un racimo de plátanos en lo alto de un poste. El ensayo científico consistía en activar una ducha de agua helada que sufrían todos los simios cada vez que uno de ellos intentaba subir al poste para agarrar una banana. Como podrán suponer, a los pocos intentos los monos dejaban de interesarse por el poste y por la fruta. Luego, los investigadores reemplazaron a uno de los individuos por un compañero nuevo que, ignorante de las consecuencias, intentó alcanzar los plátanos. En ese momento, fue violentamente reprimido por el resto de monos, que se habían vuelto poco amantes del agua fría.

El experimento continuó reemplazando individuos hasta que los cuatro monos originales fueron completamente sustituidos. Lo interesante era que, aunque no quedara ninguno que hubiera sido rociado con agua congelada, todos continuaban respetando reverencialmente el poste y los plátanos, no permitiendo que ningún recién llegado se acercara, dándole una soberana paliza al que lo intentaba. Este ensayo fue descrito por los autores de management G. Hamel y C. K. Prahalad en su libro Compitiendo para el futuro y refleja muy bien muchos comportamientos de nuestra sociedad con respecto al papel del Estado en nuestras vidas y la economía en general. Un caso particular es la actual polémica con la cuestión de la privatización de la sanidad.

Y es que de alguna manera parece que los socialistas de todos los partidos nos han convencido de que determinados servicios, entre ellos la sanidad, sólo pueden ser provistos por el Estado y ¡ay! de aquel que se atreva a proponer su privatización. El motivo esgrimido es que la salud tiene un carácter básico y esencial y, como tal, no puede dejarse al albur del maléfico sector privado, sólo interesado en el beneficio y los rendimientos económicos.

Por el contrario, los gestores públicos y sus jefes políticos son seres puros, nacidos sin el pecado original del afán de lucro. De algún modo, deben de pensar los defensores de lo público que la libre designación de los cargos de responsabilidad por los representantes del pueblo, elegidos democráticamente, garantiza la pulcritud en su gestión, la ausencia de intereses personales de cualquier tipo y una preocupación genuina por el bienestar general. No hay más que leer la prensa cada día para comprobar cuál es la realidad. Juzguen ustedes mismos.

Por otro lado, y aun a riesgo de dar ideas, cabe preguntarse si, siguiendo el argumento de la esencialidad, otros bienes imprescindibles como son la comida o la vestimenta y el calzado no deberían también estatalizarse. Así, si seguimos el razonamiento, habría que reclamar una restauración pública y de calidad madrileña o lanzar proclamas reivindicativas del tipo “el calzado no se vende, se defiende”. A fin de cuentas, ¿por qué han de lucrarse los dueños de bares y restaurantes, o de zapaterías y tiendas de moda con necesidades tan básicas o más que la salud?

Evidentemente, nadie reclama eso porque el mercado ya ha demostrado que es capaz de proporcionar esos bienes en cantidad y calidad suficientes. Y que los restaurantes sean privados no implica necesariamente que sólo haya para ricos o que la comida que sirven en los sitios de menú sea necesariamente mala. Los que no atienden adecuadamente a su clientela, sean restaurantes de lujo de plato cuadrado, como los llama un amigo, o locales de carretera, terminan cerrando gracias a la disciplina que impone la competencia y el juicio implacable del consumidor. ¿Por qué no habría de ser parecido con una sanidad privada? Piénsenlo.

En realidad, el diferente tratamiento no tiene tanto que ver con la incapacidad del mercado de proveer un servicio sanitario universal -los supuestos fallos del mercado son una falacia para justificar la intromisión del Estado- como con que los servicios de salud, al no ser de uso cotidiano y necesitarse de manera generalmente imprevista y con cierto carácter de urgencia, requieren de algún mecanismo de previsión -ahorro para imprevistos o seguros de salud- que el Estado ha aprendido a empaquetar junto con la propia prestación del servicio y a financiar coactivamente vía impuestos.

La sociedad actual de eternos adolescentes -lo quiero todo, gratis, sin esfuerzo y para ya-, ha aceptado de forma acrítica esta usurpación de competencias por parte del Estado, renunciando a la libertad individual a cambio de no tener que preocuparse del futuro. Es lo que se llama el Estado del bienestar -parecido al bienestar que se debe alcanzar en un fumadero de opio- y que Hayek llamó más acertadamente el estado-providencia.

Pero, lamentablemente, lo que hay sobre la mesa no es un debate serio sobre la privatización de la sanidad, que de momento ningún político en su sano juicio se plantea proponer -acuérdense del experimento- sino de una muy tímida aproximación, aunque en la buena dirección, eso sí, consistente en la mera privatización de la gestión de los servicios de salud, cuya titularidad continuará siendo pública- y, por tanto, pagada con nuestros impuestos. Es decir, lo que plantea la Consejería de Sanidad, al mando de Javier Fernández-Lasquetty no es sino externalizar la gestión de media docena de hospitales y una treintena de centros de atención primaria.

No nos equivoquemos: el personal sanitario de la Comunidad de Madrid, organizado en grupo de presión, se ha echado a la calle en defensa de sus intereses particulares, lo cual me parece legítimo siempre y cuando no pretendan lograr sus objetivos a base de coaccionar al resto de los ciudadanos. En este punto, cabe cuestionarse cómo se conjuga la defensa de los intereses de los pacientes con la convocatoria de huelgas que retrasan la atención sanitaria precisamente a esos mismos pacientes.

Los manifestantes reprueban que empresas, y los inversores que hay detrás de ellas, puedan obtener beneficios, el gran pecado de cualquier iniciativa privada, algo que, a juicio de los poco amigos de la libertad, lo convierte en moralmente inferior a lo público. Pero, ¿acaso no buscan también una compensación económica los médicos, enfermeros, celadores y personal administrativo de la sanidad pública? Y es que, de la misma forma que el salario es la contraprestación que recibe el trabajo, el beneficio económico es la remuneración que perciben los inversores por dedicar sus ahorros a adelantar las nóminas, entre otros gastos. Remuneración que, fuera de prejuicios marxistas, es tan legítima como los salarios.

En un entorno ideal de privatización real de la sanidad, sería precisamente el beneficio económico, o más bien su ausencia, el que pondría en su sitio a los proveedores de servicios que no fueran capaces de prestar la atención sanitaria con el nivel de calidad que exigen los pacientes y con la eficiencia que requiere la disciplina de mercado. No siendo así, habrá que estar vigilantes para que la privatización sea efectiva y real y no un ejemplo más de eso tan español que los ingleses llaman crony capitalism o capitalismo de amiguetes. Pero no por ello debemos dejar de darle una oportunidad en vez de apalear a quienes proponen la gestión privada de un servicio público como la sanidad.

#120
117 &034;esta demostrado que es uno de los mejores y m
Ampliar comentario
#119
132 Dice: &034;Vayas
Ampliar comentario
#118
Titular &034;LO PRIVADO FUNCIONA...&034; en medio de la mayor crisis de los
Ampliar comentario
#117
1.No subiremos los impuestos. M.Rajoy.
2.Los viejecitos no perderan su poder adquisitivo. M.Rajoy.
3.El rescate bancario no costara un euro a los contribuyentes. El que todavia no se ha caido de su arbol.
4. Valencia es un ejemplo de buena gestion para todos. M.Rajoy.
5.La privatizacion de la gestion sanitaria supondra un importante ahorro. Consejero de sanidad de la CAM.
Vistos los numeros 1,2, 3 y 4 y lo sucedido tras las correspondientes declaraciones da la impresionimpresion de que el numero 5 no es mas que una delirante fantasia.
Como lo han sido algunas privatizaciones sanitarias en Valencia.
Ampliar comentario
#116
116 Ligera correccion. Do9nde dice co hay que leer no.
No vaya alguien a pensar que en el rescate bancario va a haber copago como en la sanidad. Va a salir todo del bolsillo de los contribuyentes.
Ampliar comentario
#115
Estimado Andr
Ampliar comentario
#114
Es muy c
Ampliar comentario
#113
106 Miles de personas se levantan cada d
Ampliar comentario
#112
112 Lo bueno de la administraci
Ampliar comentario
#111
105 De lo peor del socialismo que heredamos es la maldita envidia. Esa es la que mueve revoluciones clasistas. Y lo peor es que ese no es el debate. Los m
Ampliar comentario
#110
&034;Los gestores p
Ampliar comentario
#109
91
Si tanto te fastidia el hecho de que &034;a cada uno se le da seg
Ampliar comentario
#108
Los sanitarios que est
Ampliar comentario
#107
105 no se de d
Ampliar comentario
#106
Me da en las narices que esto de la privatizacion de la gestion sanitaria va a salir mas caro a los contribuyentes que el rescate de la Banca y Cajas. Supongo que el lidereso dira que no. Tambien el Guindos dijo que el rescate co costaria nada a las arcas publcas [y va en constante aumento].
Ampliar comentario