La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Limitando la política limitamos la corrupción

Seguramente ustedes conocen la novela El retrato de Dorian Gray, escrita y publicada por Oscar Wilde en 1890. El relato está protagonizado por el propio Dorian,

Seguramente ustedes conocen la novela El retrato de Dorian Gray, escrita y publicada por Oscar Wilde en 1890. El relato está protagonizado por el propio Dorian, un joven seducido por una visión hedonista del mundo que, convencido de que lo único que importa en la vida es la belleza y la satisfacción de los sentidos, desea mantenerse siempre con el mismo aspecto con el que le retrató Basil Hallward. Su deseo se ve cumplido, pero como contrapartida es su propia imagen sobre el lienzo, que da título a la obra, la que va envejeciendo y corrompiéndose tras cada uno de los crímenes y actos perversos que comete en su búsqueda permanente del bienestar.

Pues bien, algo parecido puede estar ocurriéndole a nuestra sociedad. Vendimos nuestra libertad a cambio de bienestar, y delegando algunas de las decisiones clave en nuestra vida, aceptamos también un cierto grado de corrupción política. Si somos honestos con nosotros mismos, hemos de admitir que, explícita o implícitamente, toleramos algo de corrupción siempre y cuando no la veamos. Siempre que el Estado siga satisfaciendo nuestras necesidades, y siempre que todo funcione bajo la apariencia de una democracia, mientras todos vivamos, como decía Bastiat, en la ficción de hacerlo a costa de los demás, no hay mayor problema.

Fíjense, si no, en la evolución del voto en nuestro país. Escándalos de corrupción los han tenido tanto el PSOE como el PP desde que inauguramos la democracia en nuestro país. Y, sin embargo, a lo largo de la serie histórica observamos cómo ambos partidos en su conjunto llevan dos décadas acaparando el voto ciudadano y, exceptuando la última convocatoria, han experimentado un claro ascenso desde que se destaparon los casos de corrupción del PSOE a principios de los 90, algunos de ellos, como el caso Filesa o el de los fondos reservados, tanto o incluso más graves que la sospecha que actualmente pesa sobre el partido de Mariano Rajoy de pagos en dinero negro.

 

O miren los casos recientes en Valencia con la trama Gürtel, Andalucía con los ERE falsos o Cataluña con el caso Palau y su reflejo en el resultado electoral en esas comunidades autónomas. ¿Toleramos o no toleramos la corrupción? Pero, de vez en cuando, alguien se empeña en descorrer la cortina que, como en la novela de Oscar Wilde, cubre nuestras vergüenzas y oculta la incómoda presencia de la corrupción en nuestra sociedad. Y entonces es cuando nos indignamos, pese a que esta siempre estuvo allí, porque es inherente al sistema intervencionista en el que vivimos.

Miren, ahora mismo el debate está centrado en si debemos creer o no al presidente, si Rajoy hizo mal en no comparecer y no aceptar preguntas, si ha de querellarse o no contra Luis Bárcenas, o si el Gobierno en pleno ha de dimitir o no. Sinceramente, les confieso que no sé si el jefe del PP dice o no dice la verdad. Desde luego, comete un error de bulto por no enfrentarse a la opinión pública hasta que ésta quede satisfecha con sus explicaciones. Y tampoco ha dado muestras en su pasado reciente de que su palabra y sus convicciones tengan la solidez de una roca –ahí están las subidas de impuestos o la liberación de Bolinaga, en contra de lo que siempre ha defendido su partido. Además, como regla general, considero que debemos creernos, como máximo, el 5% de lo que diga cualquier político de cualquier partido. Pero tampoco podría sostener que miente, pues eso sólo lo conocen los afectados.

En todo caso, quizás sea una ocasión excepcional para hacer de la necesidad virtud y plantearnos, como sociedad, una reflexión seria acerca de la corrupción política y sus verdaderas causas.

Pueden leerse interesantes análisis sobre la diferente intensidad de la corrupción en los diferentes países, como es el caso de los informes que elabora anualmente la organización Transparencia Internacional –y que nos sitúa en el puesto 30, justo después de Botsuana–,  de los efectos que tiene la misma sobre la riqueza o pobreza de los países o en su desarrollo económico y social. También sobre cómo combatirla –generalmente proponiendo el endurecimiento de las sanciones, el incremento de la regulación o el  establecimiento de nuevos órganos gubernamentales de control y vigilancia.

Pero son poco frecuentes los informes que se orientan a estudiar las causas últimas que dan lugar a la existencia de prácticas de corrupción en nuestras sociedades. Y sin conocer las causas últimas, difícilmente podremos erradicarlas.

Para comprender el origen de la corrupción, les propongo que, por su brevedad y precisión, partamos de la definición sugerida por el profesor argentino y autor de Una teoría de la corrupción, Osvaldo Schenone, para quien ésta es una transacción voluntaria e ilegal entre un agente y su cliente, en perjuicio de un principal a quien el agente se suponía que tenía que servir.

Por aclarar términos, un agente es alguien que ha aceptado la obligación de actuar en representación de un tercero, al que los economistas denominan principal. Por ejemplo, un político es agente de los votantes, que actúan como principal. Por tanto, un político comete un acto de corrupción cuando, actuando en beneficio propio, traiciona a su electorado, y pacta una comisión con un tercero a cambio de, por ejemplo, adjudicarle una obra pública o promulgar una norma que favorece a éste y, en cambio, perjudica al resto de los ciudadanos.

Como pueden ver, es condición necesaria para que pueda darse el fenómeno indeseable de la corrupción que alguien tenga delegado el poder de tomar decisiones en nombre de otros. Y cuando los políticos deciden en nuestro nombre el destino de entre el 40 y el 50% de la producción del país en términos de PIB, es evidente que el terreno está abonado para que se den prácticas ilegales. La tarta es demasiado golosa como para desaprovechar las oportunidades que brinda el elefantiásico tamaño del estado y el grado de intromisión que le hemos permitido que alcance en nuestras vidas.

La realidad es que, como decía Mises, la corrupción, nos guste o no, es inmanente a las economías intervencionistas. A mayor intervención pública, esto es, a menor libertad económica, existe una tendencia a que se den más casos de corrupción. Miren si no el siguiente gráfico, que combina los datos del índice de libertad económica de The Heritage Foundation, y del estudio sobre la percepción de la corrupción por Transparency International. Es evidente que existe una correlación no pequeña entre ambas dimensiones que parece soportar esta afirmación. Bien es cierto que correlación no siempre implica causalidad, y que es posible que ambos índices recojan para su elaboración magnitudes relacionadas que reforzarían la correlación matemática. Pero como mínimo da para reflexionar, ¿no creen?

 

Y es que teniendo en cuenta que, a diferencia del mercado, el proceso estatal es en esencia un juego de suma cero en el que cada acto del Gobierno supone siempre quitarle recursos a alguien para dárselos a otros, es perfectamente humano (1) tratar de evitar caer en el lado de los que salen perdiendo o (2) intentar formar parte de los beneficiarios de la redistribución pública.

Desde el mismo instante en que los poderes del Estado, encarnados en políticos y gobernantes, son quienes deciden de forma discrecional qué lado nos toca a cada uno de nosotros, están en disposición de comerciar con dicha capacidad y admitir sobornos de aquéllos que quieren evitar salir perjudicados de la acción gubernamental o salir beneficiados de ella. Sea para lucro personal, sea para la financiación de su partido. O, más probablemente, para ambas.

Es decir, que sin esa capacidad discrecional en manos del político profesional, sin intervencionismo estatal, no hay ocasión para la comisión.

Cuestión aparte es que toleremos, como decía más arriba, un cierto nivel subclínico de corrupción a cambio de creernos que siempre nos tocará en el lado de los beneficiados por el Estado del bienestar. Pero si queremos combatir realmente la corrupción y erradicarla, convendrán conmigo en que de todo lo anterior se deduce que la primera tarea será reducir gran parte de ese poder discrecional que han acumulado políticos y gobernantes a lo largo del tiempo.

Políticamente ya han visto que el proceso democrático no parece precisamente el más efectivo para acabar con la corrupción. Y tampoco podemos poner un policía en cada sede de partido político o en cada despacho ministerial, parlamentario o municipal. En todo caso, las regulaciones y el endurecimiento de las penas sólo encarecen el coste de la corrupción, pero no eliminan el incentivo. Probablemente, sólo lograrían aumentar el importe de la comisión, pero mientras el beneficio esperado sea superior al coste, seguirá habiendo trato. Así funcionamos los seres humanos, nos guste o no.

Entonces, permítanme que les pregunte, ¿por qué a pesar de la alarma social que origina la corrupción, y por qué a pesar de existir numerosas regulaciones y controles contra ella –desde los órganos jurisdiccionales ordinarios hasta los especialistas como la Fiscalía Anticorrupción, el Tribunal de Cuentas, la Intervención General del Estado o la UDEF–, nunca hemos podido combatirla eficientemente?

La cura más efectiva a largo plazo para la corrupción es, pues, la disminución del ámbito de actuación del Estado. Si no están de acuerdo y piensan que la corrupción se combate con más Estado, les invito a adivinar a qué país corresponde el punto más alejado abajo a la izquierda en el gráfico que acompaña a este post. Se trata de Corea del Norte, un país donde sólo hay Estado. 

#35
Gracias por contestar, Antonio.

La cita de Ortega era un &034;gui
Ampliar comentario
#34
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#33
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#32
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#31
29 Qu
Ampliar comentario
#30
31

Y en efecto, las personas [la mayor
Ampliar comentario
#29
Buen planteamiento el del articulo, aunque la pol
Ampliar comentario
#28
26

Estimado Sr. Espa
Ampliar comentario
#27
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#26
24 Hola Antonio

Como complemento a la cuesti
Ampliar comentario
#25
Lo que esta claro,es, que en el foro hay mucho pesebrista de izquierdas, que nada mas que alguien habla de menguar el pesebre se le ponen los pelos como escarpias, pensando que igual le ponen a trabajar, y primero muerto que trabajar, si no hay causa no hay efecto, si no hubiera &034;dinero de nadie&034; como denomino al dinero publico una se
Ampliar comentario
#24
12 Buenas noches Anarco, el art
Ampliar comentario
#23
9 Estimado Bill, le agradezco su comentario. No digo que no haga falta Estado, pero desde luego no es necesario un Estado tan grande que ocupe la mitad de la actividad econ
Ampliar comentario
#22
6 Y, en efecto, Estado y Libertad son antag
Ampliar comentario
#21
5 Estimado Cazador, sus comentarios son siempre apreciados. No se trata de arrimar el ascua la sardina, sino simplemente de poner sobre la mesa un debate que, en mi opini
Ampliar comentario