El nuevo ideario de Ciudadanos y la búsqueda del centro

¿Qué es el centro político? No es fácil encontrar una definición tan clara de lo que es el centro como lo es definir la derecha o la izquierda. Incluso muchos autores afirman que no existe

Foto: Clausura de la IV Asamblea General de Ciudadanos. (EFE)
Clausura de la IV Asamblea General de Ciudadanos. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura5 min

Este fin de semana pasado se celebró la IV Asamblea General de Ciudadanos, en la cual se aprobó el cambio de ideario impulsado por la dirección del partido. A partir de ahora, el partido se define como un partido “constitucionalista, liberal, demócrata y progresista”. El cambio de ideario ha sido uno de los temas más debatidos las semanas anteriores a la asamblea. Una parte importante del partido deseaba conservar el ideario de origen, el cual se nutría de las ideas del “liberalismo progresista y del socialismo democrático”, con intención de ocupar el centroizquierda no catalanista en Cataluña. El objetivo del nuevo ideario es dotar de contenido al centro político, que siempre ha tenido dificultades para definirse. En este artículo, se pretenderá dar una visión global sobre lo que es el centro político y una aproximación de cómo puede afectar a Ciudadanos el cambio de ideario.

¿Qué es el centro político? No es fácil encontrar una definición tan clara de lo que es el centro como lo es definir la derecha o la izquierda. Incluso muchos autores afirman que el centro político no existe, como es el caso de Duverger (1957), el cual defiende que la tendencia en política suele ser bipolar y los centristas serían los moderados de cada tendencia. En cambio, autores como Sartori (1976) sí defienden que haya una tendencia hacia el centro, sobre todo si no existe un partido que se defina como tal.

¿Podemos decir que el centro no tiene una ideología tan definida como la pueden tener la izquierda y la derecha? Seguramente sí, y esto lo explica muy bien el líder que ha representado el centro en España, Adolfo Suárez: “Lo que de verdad diferencia al centro de los demás espacios políticos es que no está aprisionado por un esquema ideológico cerrado y totalizador que le impida ver, en toda su complejidad, la realidad política. La solución de los problemas que se dan en la realidad hay que encontrarla en el análisis y en el estudio de los mismos, abierto a cuantas aportaciones puedan darse, y no adoptándola —creyendo adoptada, mejor dicho— como consecuencia de una ideología cerrada y presuntamente salvífica que, en muchas ocasiones no hace sino forzar la realidad del problema para hacerlo coincidir con la ideología” (Rodríguez-Arana, 2001:14). Por lo tanto, es difícil definir claramente lo que significa el centro.

No obstante, existe un cierto consenso en indicar que el centro se nutre de las ideas del liberalismo radical. Este liberalismo, cuyos máximos exponentes son John Stuart Mill (en el siglo XIX) y John Rawls (en el siglo XX), se caracterizaría por conciliar los conceptos libertad e igualdad. Según Rawls (2006), para asegurar la libertad de todos los ciudadanos se ha de garantizar una igualdad de oportunidades, ya que las desigualdades económicas provocadas por el capitalismo provocan unas enormes desigualdades sociales que han de ser minimizadas mediante la intervención del Estado, el cual ha de dar ventajas a los más necesitados porque no tienen las mismas oportunidades que los más ricos. (Para más información sobre el liberalismo radical, véase el artículo “El liberalismo progresista: sus ideas fuerza”).

Dentro del marco europeo, se considera que el centro lo representan los partidos liberales, es decir, los partidos que en el Parlamento Europeo forman parte del grupo liberal (Ciudadanos forma parte de este grupo). Sin embargo, en este grupo podemos ver una división interna, ya que existe una tendencia más derechista, o más neoliberal, como sucede con los partidos liberales de Holanda y Alemania; y otra tendencia más progresista, como la que representan los partidos liberales de Reino Unido o Suecia (Martínez & Mella, 2012:165). Según el nuevo ideario de Ciudadanos, su intención es situarse en esta tendencia.

El nuevo ideario de C's intenta dar contenido al centro político, lo cual veo positivo si su objetivo es captar a la mayoría de los votantes centristas

¿Cómo puede afectar el cambio de ideario respecto a expectativas electorales? 'A priori', y como argumentan los críticos, eliminar el concepto 'socialismo democrático' es excluir a los socialdemócratas. Sin embargo, en las elecciones generales de 2016, solo el 15,4% de los votantes de Ciudadanos se consideraba 'socialdemócrata', mientras que el 20,1% se consideraba 'conservador'. Según el argumento de los críticos, con el ideario anterior, los votantes conservadores se hubieran sentido excluidos, y aun a pesar de que su ideario establecía que era un partido que se nutría de las ideas del liberalismo progresista y del socialismo democrático, había votantes que no se consideraban ninguna de las dos cosas y aun así acabaron por votar al partido.

Lo que intento decir es que los votantes no juzgan un partido por lo que establece en su ideario, sino por las acciones que este realiza, y son estas acciones las que provocan que un votante vea un partido de una ideología concreta. No intento decir que el debate sea innecesario, ya que un partido tiene que tener una ideología establecida para tener un mensaje claro y captar votantes de esa misma ideología, pero lo que se plasma en el ideario no es tan importante como las acciones que se realizan. Por poner un ejemplo, el Partido Popular se define como un partido de 'centro reformista' y la mayoría de sus votantes se ubican en la derecha.

El nuevo ideario de Ciudadanos intenta dar contenido al centro político, lo cual veo positivo si su objetivo es captar a la mayoría de los votantes centristas, y no considero que estos se sientan excluidos por el nuevo ideario, ya que la ideología en estos votantes tiene menos peso a la hora de decidir su voto. Si el partido logra llenar de contenido el centro político, podrá contar con votantes leales que le servirán para tener una base electoral, lo cual es de vital importancia para que un partido nuevo logre sobrevivir.

* Fernando Yécora es politólogo y editor de Debate21.es

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios