Sigue esta sección:

Valor Añadido

El mejor Valor Añadido de 2012

A El Confidencial, que me sacó de la nada y me realiza en su todo'En el silencio de la noche, entre dolores de parto, se oye
Fecha
Tags

    A El Confidencial, que me sacó de la nada y me realiza en su todo

    'En el silencio de la noche, entre dolores de parto, se oye un llanto, leve al principio, vigoroso después. El lloro de un recién nacido, vulnerable. Una madre, joven, comienza a respirar de forma más sofocada. El padre, inexperto, hace lo que puede por limpiar tanto al uno como a la otra. Por toda compañía, dice la tradición, una mula y un buey. No interrumpen su rumia. En el silencio de la posada, algunos cambian de lado entre sueños. Qué habrá sido eso. Y siguen durmiendo ajenos a lo que sucede a unos metros de sus camas. 

    Y, sin embargo, acaba de cambiar el curso de la Humanidad. Dios vuelve a hablar a su manera, desde el suave susurro de la brisa, desde la triste indiferencia de la noche.

    Llega la hora del sueño para los pastores. Perra vida. Despojos de la sociedad judía. Los sucios a los que nadie quiere por compañía. Uñas negras, dientes sueltos. Desechos que viven entre ovejas. Qué paradoja: los elegidos, a ojos de Dios, para dar a conocer al hombre su verdadero rostro, criatura a su imagen y semejanza, por medio del niño. Los primeros. De nuevo, el Misterio. 

    Ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor”, atrona una voz celestial. A duras penas entienden el mensaje. Se repite tres y hasta cuatro veces. Dudas, miradas cruzadas, estupefacción. Y respuesta. Porque Dios no habla al oído, dispara directo al corazón, deseando que acoja su mensaje. Un requisito, sencillez, capacidad de escucha. Quien nada pierde, todo lo gana. Allá que se ponen en camino. Sin entender, confiados. Como un eco del primigenio fiat, de María, nueve meses antes. 

    Nunca obra tan importante contara con peor reparto. Un niño desvalido, una madre dolorida, un padre preocupado, hace frío, y un puñado de pastores imantados por una realidad que les supera. El ángel pone la nota de glamour mientras que, de fondo, se oyen los balidos de las ovejas, probablemente el animal más idiota que hay sobre la tierra. 

    Y vio Dios que era bueno.

    De lejos se oyen pisadas. Contra la luna tres siluetas recortadas. Camellos. Mejora el atrezzo. Llegan de donde nace el Sol. Son los Reyes de Oriente. Abiertos a la acción de Dios, buscaban una señal. Y la encontraron. Como los pastores, no dudaron en ponerse en camino en ese mismo momento. No hay nada más importante que encontrarse con el propio destino, que encontrarse con Dios hecho hombre. Nada. Bonita lección. Primero, pasan de largo. Hay bullicio ahí abajo. Qué harán esos pastores en aquel corralucho. Sigamos. Pero la señal no se mueve. Y la curiosidad les puede. 

    Se acercan sigilosos. Una mirada, una constatación. El cansancio del camino ha desaparecido, la inquietud de sus almas duerme y la claridad de la presencia divina se impone. Se postran delante del pesebre, incapaces de levantar la mirada. Siendo reyes, se encuentran con el Rey; buscando el Poder, descubren un poder que cambiaría el mundo. Hermanados con los pastores en la adoración del niño, ya nada volvería a ser lo mismo. 

    Y al prójimo como a ti mismo'.


    Llega la Navidad. Y lo urgente de las obligaciones que nos hemos creado, concesión al mundo moderno, desvía la mirada de lo importante que verdaderamente ocurre estos días. Les invito, desde la fe de cada uno, a redescubrirlo. Escuchar cómo habla el silencio, sentir cómo calientan los abrazos, disfrutar de una sonrisa, dejar las prisas para otro día, mirar con los ojos del corazón, saber que las grandes cosas son la suma de muchas otras más pequeñas, valorar la compañía, soñar. Yo, sinceramente, les deseo lo mejor. A todos, sin distinción. Que la fuerza transformadora del Niño Jesús en el pesebre alcance su razón, su alma y su espíritu. Y que este pueda ser, a fin de cuentas, el mejor Valor Añadido de este año 2012. Como hiciera en 2007 con este mismo texto, se ha completado un ciclo. Se lo deseo con todo mi cariño: Feliz Pascua del nacimiento del Salvador.

    Valor Añadido
    Comparte en:
    Sigue esta sección:
    #33
    Compartir
    Muy bonito. Muy importante. Enhorabuena Mc Coy.

    Por cierto yo trabajo en banca y desear
    Ampliar comentario
    #32
    Compartir
    18 desconozco en que sector trabaja usted, pero con sus palabras ofende a miles de personas honradas y trabajadoras que tratan, trabajando en Banca, de prestar servicio a sus clientes y sacar adelante a sus familias.

    Y en este tiempo no es f
    Ampliar comentario
    #31
    Compartir
    Muy bonito. Muy importante. Enhorabuena Mc Coy.

    Por cierto yo trabajo en banca y desear
    Ampliar comentario
    #30
    Compartir
    Sr. Mc Coy : Tiene toda la raz
    Ampliar comentario
    #29
    Compartir
    Sr McCoy

    Muy bonito cuento de Navidad

    Merry Christmas para Vd y su familia. Feliz Navidad

    Por cierto, el Papa Benedicto dice que no hab
    Ampliar comentario
    #28
    Compartir
    Buenas tardes, no s
    Ampliar comentario
    #27
    Compartir
    Feliz navidad.



    Ampliar comentario
    #26
    Compartir
    14 Totalmente de acuerdo....El Reino de los Cielos hay que buscarlo en la tierra.....:]]]]], Jesucristo si se involucr
    Ampliar comentario
    #25
    Compartir
    14 Totalmente de acuerdo....El Reino de los Cielos hay que buscarlo en la tierra.....:]]]]], Jesucristo si se involucr
    Ampliar comentario
    #24
    Compartir
    Aunque la historia de Jesucristo suene bonita, lo importante es
    Ampliar comentario
    #23
    Compartir
    Felices Fiestas y Feliz 2013 a tod@s.
    Ampliar comentario
    #22
    Compartir
    Feliz Navidad, Sr Mccoy.....:]]]]].

    Esta crisis [cambio...] est
    Ampliar comentario
    #21
    Compartir
    Su visi
    Ampliar comentario
    #20
    Compartir
    Felices Pascuas de Navidad y Feliz 2013.

    Ampliar comentario
    #19
    Compartir
    Feliz Navidad a todos! Dices bien McCoy. Escuchemos hoy, aunque sea un instante, el silencio inmutable del tiempo que es eternidad. Y busquemos la estrella que nos gu
    Ampliar comentario