Valor Añadido - S. McCoy

Valor Añadido

S. McCoy

 49 20/03/2012

O actuamos sobre el gasto o España se va al carajo

Mucho ha dado que hablar el dato de endeudamiento público dado a conocer el pasado viernes. De acuerdo con las cifras suministradas por el Banco de España, la Administración en sus distintos niveles debe el 68,5% del PIB, 735.000 millones de euros, casi el doble que al inicio de la crisis y 92.000 más que a cierre de 2011.

A los optimistas no les ha faltado tiempo para poner esta cifra en contraste con el resto de nuestros socios europeos y alabar, de este modo, lo lejos que aún estamos de ellos en esta parcela concreta. Los pesimistas, por el contrario, no dudan en tirar de catastrofismo para advertir que, uno, el importe no incluye los avales prestados por el Estado, contingencia cada vez de más probable materialización en la medida en que el entorno se deteriora, y dos, que añadido a la deuda privada y exterior estamos en el furgón de cola de las economías desarrolladas mundiales.

Ambos tienen parte de razón. Y ambos se equivocan. El volumen de deuda, como tal, importa un comino. Literalmente. Por tanto centra el debate en él es absurdo. Los factores determinantes que condicionan su idoneidad o imposibilidad son la generación de ingresos suficientes para pagarlo, el coste asociado al mismo y el plazo de vencimiento. El primero de ellos es común a cualquier partida de gasto. Los otros dos son específicos del endeudamiento.

Y España está mal en relación con esos tres elementos.

Yendo de atrás adelante. El BCE ha puesto una fecha límite a las posibilidades de financiación de nuestra economía. Dentro de tres años, si no hay un programa similar al actual, la banca europea en general y española en particular tendrán que devolver al banco central un billón de euros, de los que una buena parte han ido a parar a nuestro país. Un dinero que, indirectamente, ha permitido salvar las sucesivas subastas de letras y bonos y mejorar la situación de su mercado secundario a través del llamado carry trade. Cuando toque la hora de devolver el pasivo bancario, a ver qué pasa con ese activo.

Vayamos ahora con el coste. Es evidente que economías como la japonesa, la estadounidense o la británica se encuentran en una situación objetivamente igual de mala o incluso peor que la española en términos de deterioro de las finanzas públicas y niveles de endeudamiento.

Sin embargo disfrutan de una doble ventaja: una política de tipo de cambio propia que les permite actuar sobre su moneda de manera arbitraria y, sobre todo, una condición refugio que les lleva a financiarse en el mercado a tipos irrisorios, cuando no nominalmente negativos. Es verdad que eso no resta ni un ápice de peligro a su situación (incluso Japón genera fiscalmente al año menos que los intereses que paga) pero a día de hoy, no se ven afectados por la ‘tragedia’ que aflige a la periferia europea, esa que provoca que, aunque la deuda no creciera, que no es el caso, el impacto sobre las arcas públicas sea superior.

Queda, por último, la obtención del dinero necesario para acometer en tiempo y forma intereses y vencimientos. Aquí cobra un papel esencial el superávit primario, que los ingresos sean superiores a los gastos corrientes. El desplome de la recaudación fiscal y la estructuralidad de los desembolsos de la administración convierten tal objetivo en un reto titánico a día de hoy que, además, solo se puede resolver con certeza  por una vía: la de los pagos.

¿Por qué? Porque es el único factor directamente controlable por los gestores. Al igual que ocurre en la iniciativa privada, la ‘facturación’ es siempre una estimación mientras que los costes son perfectamente estimables. Se puede subir el número de tributos o sus tipos de aplicación pero no es garantía de mayor ayuda presupuestaria. Puede incluso alimentar ese fraude que es el verdadero pecado capital de las finanzas de la administración, donde ésta debería centrar sus esfuerzos. Mucho más eficaz sería la elminación de buena parte de las deducciones y bonificaciones de determinadas figuras tributarias pero, en el entorno actual. su impacto sería limitado.

Sin embargo, el gasto es fácilmente identificable y mesurable, no solo en términos de rentabilidad sino de sostenibilidad. Su gestión exige quitar lo superfluo y poner las bases para que no vuelva a acumularse en el futuro; evitar los abusos o las gratuidades innecesarias, a través de establecimiento de tasas en función de la renta o la recurrencia injustificada y la lucha contra el parasitismo social de quienes pudiendo contribuir al bien común han decidido no hacerlo.

Pero, sobre todo, requiere el establecimiento de prioridades, donde lo mayor puede ser enemigo de lo mejor y lo inmediato obstáculo para el futuro. Obviamente, ajustar en momentos de recesión es la pescadilla que se muerde la cola, el cuento de nunca acabar. Suicida. De ahí que el calor de este gobierno, de cualquier gobierno, se deba medir en términos de capacidad de cumplir con los objetivos sin condenar a varias generaciones, de conciliar inversión-crecimiento con recorte-moderación.

Esos son los frágiles tres pilares sobre los que se sujeta nuestra deuda. Como ven, no hay cifra alguna. No importa. Lo esencial es que, siendo mucha, poca o regular, podamos pagarla a un coste razonable y en el plazo previsto. O rezar porque llegue una inflación galopante que, empobreciéndonos a todos, reduzca su valor real. Pero hasta eso parece un imposible a día de hoy…

Buena semana a todos.

Imprimir
Enviar
10
4
0
Meneame

 

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

49

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

49johnnyb 21/03/2012 | 18:07

#34 Hablando de recortar, me viene a la mente algo que si ha sido recortado. El sistema de I+D, que ha sufrido recortes en los ultimos años de casi el 20% y ahora esperan meterle mano de nuevo [a la baja] en los proximos presupuestos.

Pero esto no es noticia:

http://www.investigaciondigna.es/wordpress/firma

#  Responder 0

48staka 21/03/2012 | 13:17

Pues no cabe duda de que na tasa anual de inflaccion entre el 5 y el 7, con la correspondiente adecuacion anual de los salarios de la misma, seria tremendamente beneficosa para la actual situacion económica.El capitalismo ha tenido más periodos de inflacción que de deflaccion y han sido aquellos lo que han espoleado el crecimientoy han dado los mejores tiempos de felicidad a los sociedades accidentales. El estancamiento con deflaccion son una putada para la gente, sólo beneficia a la banca que acumula ahorro a espuertas para sus fines oligopolistas.
La inflacción a los pobres endeudados les va liberando del peso de las cadenas, trasfiriendo ese peso a los que les tenian atados con las mismas en base a contratos leoninos de préstamos.Eso sí, actualizacion de salarios generosa... dos puntitos por encima de la tasa de inflacción. Que ponga en práctica esta receta el PP, el único coste será que en 5 años todo el mundo se habrá olvidado de tanta penuria...y volveran a tropezar en la misma piedra: dar el gobierno de la nación en 2020 a los expertos en descalabrar la economia nacional...entregando a los ricos de siempre,el capital ahorrado durante los años precedentes. Y volver a empezar

#  Responder 0

47winstonarcher 21/03/2012 | 11:46

#46 PIRAMIDAL problem.
Una gran base, apatica y aborregada, facil de comprar por el pico de la elite corrupta.

Y ,la clase media...pues si nos quitamos del medio, de la piramide, igual se desmorrona todo.

#  Responder 0

46ignaro 20/03/2012 | 21:16

El problema de España no es un problema de deuda, sino de élites. Unas élites traidoras que han montado el más sofisticado sistema de saqueo de las clases medias que conoce el mundo occidental... Hay que ir a las causas primeras, todo lo demás es accesorio.

#  Responder 0

45jbm1966 20/03/2012 | 21:05

La hipótesis de McCoy es equivalente a decir que una empresa debe el 80% de su beneficio, digamos. Pero es que la deuda se evalúa en relación a los fondos propios, o, en el caso de una economía, la riqueza. Si baja el gasto público, como dice McCoy, esto es, el PIB, este porcentaje aún sería más preocupante. Pero vende más periódicos mostrar ese porcentaje sobre el PIB. Ahí tenemos USA con su 97% de deuda sobre PIB. ¿La intervendrán también?

#  Responder 0

Experto financiero que escribe Valor Añadido. Es un incisivo analista que despertó el interés de nuestros lectores con sus brillantes y didácticos artículos sobre empresas, sectores y tendencias del mercado.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados