Valor Añadido - S. McCoy

Valor Añadido

S. McCoy

 20 22/05/2012

Muerto y ¿enterrado?: el reputado VaR pasa a mejor vida

Durante muchos años, y al calor de la sucesiva normativa bancaria, el VaR o Value at Risk se consolidó como la medida aproximada del riesgo de una determinada cartera. La acumulación de datos históricos –cotizaciones y correlaciones- permitía fijar, para un intervalo de confianza del 95% o el 99%, la pérdida esperada máxima de un porfolio durante el periodo de tiempo fijado (por ejemplo: un VaR diario de 100 euros al 95% significaba que hay un 95% de probabilidades de no perder más de 100 euros en una sesión de mercados). Quedaban fuera de su alcance las colas de la distribución, los ‘cismes negros’ de Nassim Thaleb, sucesos posibles pero muy poco probables. Hasta la crisis de Lehman Brothers, su uso era generalizado. Servía a la banca para calcular el consumo de capital de sus posiciones de trading o ayudaba al asesor privado a convencer a un cliente de que su patrimonio estaba seguro.

Sin embargo, la crisis subprime y la subsiguiente caída del banco de inversión estadounidense fue un punto de inflexión en la validez de sus postulados. Las series sobre las que se construía, demasiado cortas en algunos casos, se demostraron ineficaces para explicar lo que estaba pasando. La volatilidad de muchos activos financieros alcanzó niveles extremos, la actitud irracional de los inversores provocó relaciones nunca vistas entre ellos y la sucesión de acontecimientos excepcionales convirtió lo extremo en cotidiano. Buena parte de la gestión automática basada en VaR acumuló cuantiosas pérdidas, entre otras cosas, porque las liquidaciones automáticas que exigía el sistema se encontraron sin contrapartida. El Doctor Jekyll se convirtió en Mister Hyde en el peor de los momentos posibles, víctima de la pócima del caos que presidió aquellos días.

El VaR quedó tocado pero su sentencia de muerte no se ha concretado hasta tres años y medio más tarde. ¿Cuáles han sido los hechos que así lo certifican?

Por una parte su anunciada sustitución bancaria, dentro de las normas de valoración del Banco Internacional de Pagos de Basilea o BIS, por el Expected Shortfall o ES que pretende ampliar el cómputo de pérdidas potenciales al llamado tail risk. Algo que, como nos recuerdan los analistas de FT Alphaville, puede incrementar sustancialmente los requerimientos de solvencia de las instituciones financieras para un volumen de activo dado. A perro flaco, ya se sabe. Salvo, claro está, que se dediquen a mover las posiciones de una partida a otra para soslayarlo contablemente. Hecha la ley… (FT Alphaville, Killing VaR, 03-05-2012).

Por otra, la condena que, uno de los estrategas más reputados del universo anglosajón, el cenizo profesional Albert Edwards, realizó el pasado 6 de mayo en la conferencia de los CFAs, la creme de la creme de los expertos en finanzas. A lo largo de su exposición advierte, uno, que la falta de validez del VaR es secular, ya estuvo detrás de la caída del Long-Term Capital Management o LTCM; dos, que la idea que subyace es “comprar un coche con airbag sabiendo que va a fallar justo cuando lo necesitas; tres, que es censurable su efecto sobre el nivel de apalancamiento de las carteras; y cuatro, que su trayectoria prueba la limitación de la máquina frente al hombre. Un discurso, por cierto, muy entretenido y, en mi modesta opinión, de imprescindible lectura (ZeroHedge, James Montier on why VaR is doomed, 14-05-2012).

Finalmente, el estallido del escándalo J.P. Morgan, capaz de acumular pérdidas que ya van por 3.000 millones de dólares en apenas seis semanas, ha supuesto su puntilla. En las numerosas explicaciones que han ido surgiendo sobre las razones del agujero, la culpabilidad de un cálculo errado del VaR figura en casi todas ellas, echando aún más leña al fuego de su descrédito (Business Insider, This Chart tells you everything you need to know about the Massive Risk J.P. Morgan is taking, 10-05-2012 ó Pragmatic Capitalism, J.P. Morgan VaR Model did not capture Liquidity Risk, 14-05-2012).

Parece, por tanto, que esta vez puede ser la definitiva. ¿De verdad? El inversor es el único animal…

Imprimir
Enviar
3
2
0
Meneame

 

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

20

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

20EL Zurdo 22/05/2012 | 22:38

Sr, MacCoy, como analista de inversiones, le digo que un profesional en lo último que se fija es en el Var. Ni de lejos señor...
Lo que pasaba es que las aseguradoras de riesgo necesitaban de un historico y de una valoracion para contraponer indices de riesgo y calcular los seguros, muy utilizados en las carteras compuestas, y es evidente que ahora es el momento de recuperar lo perdido. Ahora no se habla del Var, sino de posiciones a corto sin historicos porque la incertidumbre aumenta la posicion de riesgo y por ende la volatilidad, asi que estamos en un punto en el que no se utilizan los historicos, sino los resultados reales, que efectivamente no salen de la banca. [Y bueno, ahora en España solo de LIDL, que es la única compañia con resultados acordes a lo que vivimos...]. El sentido común es lo que prima en un analisis en este entorno, pero así debio haber sido, y no utilizando herramientas desfasadas y poco creibles como el Var, señor mio...
A la vista esta que hoy la cotizacion de Facebook esta en rojo... Ya no estan de moda las punto com. Eso pasó a la historia... Vamos hacia otros lares y el que no sea conscienmte, no puede asesorar así que, mejor se calla...

#  Responder 0

19pisitofilos_creditofagos 22/05/2012 | 21:37

¿QUÉ SIGNIFICA QUE NO BAJEN LOS COSTES INMOBILIARIOS, ESPECIALMENTE LOS ALQUILERES?.-

Esto es una guerra civil, señores.

Al usurero inmobiliario que todos llevamos dentro le importa un bledo:

- que esto sea una burbuja-pirámide generacional, y
- que no haya futuro sin devaluación interna de base inmobiliaria.

"Si algún membrillo paga lo que pedimos, que se joda. Y si nadie quiere pagar, ya vendrán tiempos mejores para el negociete".

Un Gobierno como Dios manda lucharía contra este boicot suicida. Sin embargo, la fauna que usurpa el mando de la política económica en España, que ha llegado a él mediante un Putsch difuso [inmoral ataque ad hominem y explotación de bajas pasiones pisitófilas, prometiendo un milagro que se sabía imposible], está regocijadísima con el forcejeo. Fíjense cómo la condesa consorte, una pisitos todavía más pisitos que la que dice que fue invitrofecundada, hace campaña para que en la final de Copa, los fascistoides provincianos vuelvan a hacer una gran exhibición obscena televisada de su odio a España.

#  Responder 0

18pisitofilos_creditofagos 22/05/2012 | 21:35

¿QUÉ SIGNIFICA QUE NO BAJEN LOS COSTES INMOBILIARIOS, ESPECIALMENTE LOS ALQUILERES?.-

Esto es una guerra civil, señores.

Al usurero inmobiliario que todos llevamos dentro le importa un bledo:

- que esto sea una burbuja-pirámide generacional, y
- que no haya futuro sin devaluación interna de base inmobiliaria.

"Si algún membrillo paga lo que pedimos, que se joda. Y si nadie quiere pagar, ya vendrán tiempos mejores para el negociete".

Un Gobierno como Dios manda lucharía contra este boicot suicida. Sin embargo, la fauna que usurpa el mando de la política económica en España, que ha llegado a él mediante un Putsch difuso [inmoral ataque ad hominem y explotación de bajas pasiones pisitófilas, prometiendo un milagro que se sabía imposible], está regocijadísima con el forcejeo. Fíjense cómo la condesa consorte, una pisitos todavía más pisitos que la que dice que fue invitrofecundada, hace campaña para que en la final de Copa, los fascistoides provincianos vuelvan a hacer una gran exhibición obscena televisada de su odio a España.

#  Responder 0

17TINEO 22/05/2012 | 19:51

Como experta contable me resultó muy curioso que en octubre del año 2007 cuando empezó la crisis, el ARC, comité de regulación contable de la UE, suspendiera la aplicación del valor razonable al sector financiero. Curioso jsuto en el sector que más había luchado para que se impalnatra y el más fácil resulta la aplciaicón de modelos para estimar un valor de mercado

#  Responder 0

16Mediador 22/05/2012 | 15:07

El problema de fondo del VaR no es la herramienta en si sino obviar la cantidad de hipotesis que conlleva la formula. Es decir, cuanto mas complejo el negocio mas dificil interpretar el VaR. que JP Morgan haya perdido 2.000 millones por un error en el VaR parece una explicacion un tanto naive, mas bien da la impresion que desconocian la complejidad del negocio. La solucion no es matar al mensajero sino despedir a la directora de riesgos como asi ha sido. Seria lo mismo aqui?.

#  Responder 0

Experto financiero que escribe Valor Añadido. Es un incisivo analista que despertó el interés de nuestros lectores con sus brillantes y didácticos artículos sobre empresas, sectores y tendencias del mercado.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados