Martes, 14 de mayo de 2013

Valor Añadido - S. McCoy

Valor Añadido

S. McCoy

 18 18/06/2012

Grecia da un balón de oxígeno a una Europa agonizante

El resultado de las elecciones griegas supone un balón de oxígeno para una Eurozona enfrentada a la peor crisis desde su fundación. Aparentemente, y a la espera del resultado definitivo, los partidos favorables a mantener el statu quo con el resto de los socios comunitarios -programa de rescate sujeto a la supervisión de la troika formada por la Comisión, el BCE y el FMI- ha logrado la mayoría necesaria para gobernar pese a la subida en votos y representación de los partidos extremistas de derecha e izquierda. Está por ver si, a cambio de la alianza contra natura de conservadores y socialistas, se produce una alteración de las condiciones pactadas. Pero sería peccata minuta comparado con lo que podía haber sucedido de no haberse consumado esta situación.

Estamos, por tanto, ante el mejor de los escenarios posibles a priori. Pero no debemos permitir que las ramas de una euforia temporal, razonada o no, nos impidan ver el bosque de lo que está sucediendo a nivel regional. El sueño comunitario se encuentra en una situación absolutamente crítica, terminal me atrevería a decir. Y, o se abordan las medidas necesarias para sacarlo de manera definitiva de la UVI en que se encuentra, o serán muchas las ‘gracias’ que estallen en nuestra cara en el futuro más cercano. Lo peor que podría suceder es que, a resultas del desenlace electoral heleno, la perentoriedad por converger en un proceso de verdadera unión financiera y/o fiscal se volviera a dilatar en el tiempo. Merkel no lo quiera.

Es hora de superar la falta de consistencia y el voluntarismo que han caracterizado buena parte de las soluciones que los dirigentes regionales han puesto sobre la mesa desde el inicio de la crisis. Propuestas que han incurrido en la contradicción de atacar las causas, manteniendo los efectos. En efecto, se han buscado reformas estructurales, la eliminación de excesos o la racionalización de servicios públicos, de acuerdo, pero tales iniciativas se han simultaneado con inyecciones de fondos que han permitido artificialmente mantener los altos niveles de endeudamiento. El fruto de esa esquizofrénica política ha sido una paralización de la actividad real mientras la deuda financiera se disparaba, no tanto en volumen como en coste, estrangulando las finanzas públicas y privadas. De locos.

Como ha quedado demostrado, ha sido peor el remedio que la enfermedad, entre otras cosas, porque es sabido que el fruto de la austeridad es inmediato mientras que el de las iniciativas de crecimiento tarda en mostrarse en el tiempo. La primacía de la táctica, del remedo puntual para calmar al mercado, frente a la estrategia, la solución global que garantice un futuro sostenible, es la que ha conducido a la situación presente en la que la amenaza de ruptura es más cierta que nunca. De ahí que sea vital que la Unión dé respuesta adecuada al reto que tiene encima de la mesa. Y eso pasa por replicar en términos de soberanía la cesión monetaria que condujo al nacimiento del euro y al reconocimiento del BCE como única autoridad en la materia. Es el modelo a seguir por más que el carácter fungible de la moneda única esté ahora en tela de juicio a resultas de lo que está pasando con los tipos de mercado de los distintos estados miembros y el flujo de fondos entre ellos.

No solo urge hacerlo sino que el planteamiento ha de ser radical. Si algo ha demostrado la Eurozona en estos críticos momentos es falta de cintura y de capacidad de reacción en la medida en que cada decisión ha de pasar por cada uno de los parlamentos nacionales y buena parte de las propuestas requieren de una absurda unanimidad. Del mismo modo se van diseñando por el camino los instrumentos necesarios para solventar los problemas que van surgiendo, lo que da lugar a situaciones surrealistas como el anuncio de un rescate bancario a España en la que los detalles no se conocen por completo una semana después. Con la incorporación de cada nuevo socio la Eurozona se hace más ingobernable. Hay que cortar de raíz con una dinámica suicida que le lleva a ir siempre por detrás de los acontecimientos. No queda otra. Eso o el abismo.

Se hace imprescindible una revolución que limpie el sueño europeo de todas las miserias que viene arrastrando y le sitúe en la senda definitiva de la sostenibilidad. Podar para crecer. Un nuevo modelo que obligue a todos a retratarse, especialmente a aquellos que se negaron a meter el pié en el charco de la divisa común y ahora disfrutan de condiciones únicas de financiación. Que suponga una cesión definitiva de determinadas competencias, que establezca un calendario de convergencia regulatoria y económica, que cuente con órganos de gestión autónomos aun para las decisiones más relevantes (con mayorías cualificadas, eso sí, cuando sea necesario), que disfrute de presupuesto propio y tesoro único, que sustituya y no complemente los parlamentos nacionales y que persiga, en definitiva, poner en funcionamiento la aspiración última de unidad política que provocó su nacimiento. Que plantee, en definitiva, de manera dramática el ser o no ser, individual y colectivo.

No se trata de una utopía sino, probablemente, de una última oportunidad para Europa con aroma a corredor de la muerte. Y no solo porque el proceso coincida con la Presidencia de Turno de la quebrada Chipre que se inicia el uno de julio, sino porque está en juego su supervivencia. Es verdad que la evolución de los acontecimientos y las servidumbres creadas entre los estados miembros son un hándicap que se antoja insuperable. Pero aún así. Lo peor que podría pasar es que, consumado el desastre, si es que se consuma, alguien –usted, yo, cualquiera- mirara hacia atrás y dijera: ni siquiera lo intentaron. Pues bien, eso, exactamente eso, es lo que ha sucedido hasta ahora. Ni siquiera se ha intentado de una manera convencida y convincente. A los hechos me remito. Es hora de ponerle remedio si no queremos que más antes que después la Eurozona sea ese mal sueño del que uno despierta abruptamente.

Buena semana a todos.

Imprimir
Enviar
4
4
0
5

 

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

18

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

18EscuchaCuentos 18/06/2012 | 18:01

#16 Nuestra desgracia [politicos y mangantes y despilfarro] puede ser tambien nuestra tabla de salvación, pues hay margen claro para reducir gastos.
Tal como estan las cosas la única estrategia posible en la actualidad sería que el BCE se hiciera cargo de toda la deuda cambiandola por deuda a un tipo de interes bajo y a largo plazo y que los paises se comprometan a ajustar sus gastos a sus ingresos.

#  Responder 0

17el farero 18/06/2012 | 17:25



McCoy ¿a que juega?,su articulo de hoy es un autentico despiste de la REALIDAD ESPAÑOLA.

Le aconsejo que lea el articulo en La vanguardia de hace dias de una periodista española,que titutla asi Alemania ESTA HARTA de España.

...y Usted aqui hoy echando balones sobre Europa¿de que Euorpa me habla MC?,de la Europa de GRecia y España....¿de que España? de la España de Centeno o de la Divar o de VELARDE en el Tribunal de Cuentas.

¡¡¡Venga McCoy bajese del caballo blanco y agarre de una p....ma vez el triciclo'¡¡¡¡¡¡ ES LO QUE NOS CORRESPONDE POR NUESTRA IDEOSINCRASIA.

#  Responder 0

16ibn gabirol 18/06/2012 | 14:11

Sr Mccoy,

Yo creo que las posiciones en Europa ya están MUY claras...

1.- El cancer de Europa se LLAMA ESPAÑA, su clase politica y dirigentes de todo pelaje....Corrupción, despilfarro, falta de ética, nepotismo, etc....Por tanto, Europa, tiene un problema gravísimo de un Estado grande, "abortado" por sus dirigentes....

2.- Alemania "la ha cagado" en sus transacciones con España..Está comprando tiempo, quiere salir del barrizal..Le está pasando "su muerto" a Instituciones Comunitarias para diluir el problemón que ellos crearon.....

3.-Por supuesto, que no quiere pagar ninguna factura "futura" de saneamiento...Sólo quiere rescatar lo que pueda....

4.- El Euro está en un 70-30 de romperse....Eso es lo que vemos...

5.-Roto el Euro, habrá tensiones y problemas por todos los lados.. La UE se redefinirá...para evitar conflictos extremos.

En Resumen, LA CLASE POLITICA ESPAÑOLA HA SIDO UN PROBLEMA PARA EL MUNDO. UN ELEVADO PORCENTAJE, SON INCAPACES Y CORRUPTOS. LA SOCIEDAD ESPAÑOLA....."da pena".....Ni los corderos dan tanta pena....

#  Responder 0

15Solosancho 18/06/2012 | 13:17

#11. Talleyrand, completamente de acuerdo con Vd. pero....pasando al terreno práctico, el "cambiémoslo nosotros" pasaría forzosamente por fuera de los "podridos cauces institucionales" [la casta política sólo se hizo el harakiri en 1978, por primera vez y sin que sirva de precedente]. Ello significaría o una revolución comunista o una revolución autoritaria [o ambas a la vez como en el 36]. Ambas incompatibles con la U.E.
NOTA: Para los que puedan creer que ninguna de las dos es factible, me atrevo a pronosticar que una U.E. rota no movería un dedo por los siempre díscolos iberos [muy ocupada ella misma, lamiendo sus propias heridas]. Saludos

#  Responder 0

14jesus541 18/06/2012 | 12:51

Independientemente del plan de medio/largo plazo en el que se desarrollen:
a] Reduccion de gastos para que sean acordes con lo que cada pais puede permitirse
b] Construccion de una zona Euro con derechos y obligaciones homogeneas, politicas comunes y concepto de ciudadano de zona Euro [sistema bancario, normativa fiscal y presupuestaria, ministerios Euro unicos, etc].

Durante este proceso y para permitir estabilidad, se han de crear cuanto antes bandas de fluctuación del precio de la deuda para los distintos paises para permitir su financiacion a un precio racional dentro de la zona Euro. El BCE debería actuar en el mercado para evitar la componente especualtiva de corto plazo.
Solo el hecho de comunicar que se va a actuar asi permitiria una regulación del comportamiento de los mercados y permitiria dar el tiempo necesario a las politicas acertadas de contencion del gasto y generacion de crecimiento.
Como ejemplo: el simple hecho de que Suiza comunicara que actuaria en los mercados para que no se disaparara la cotizacion del marco suizo permitio reducir los ataques especulativos contra su moneda

#  Responder 0

Experto financiero que escribe Valor Añadido. Es un incisivo analista que despertó el interés de nuestros lectores con sus brillantes y didácticos artículos sobre empresas, sectores y tendencias del mercado.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados