Valor Añadido - S. McCoy

Valor Añadido

S. McCoy

 24 28/11/2012

Movistar Fusión peta la portabilidad en España

Han coincidido en el tiempo dos estudios que ponen de manifiesto una verdad a medias: el mundo es definitivamente móvil.

Los analistas de mercados de Ericsson (consejos vendo y para mí no tengo) anticipan que en 2013 habrá más líneas de telefonía inalámbrica que habitantes en el planeta. A los 600 millones de nuevas altas previstas este ejercicio -que elevarán el número total a 6.600, incluidas las tarjetas SIM de múltiples dispositivos- añaden otras 900 en el que viene para alcanzar los 7.500 millones de líneas. Y no se detienen ahí: esperan que en 2018 se sitúen en 9.300. El estudio incluye interesantes datos sobre uso, consumo y accesibilidad.

Por otro lado, Comscore ha publicado sus últimas estadísticas de smartphones y tabletas en Europa, en las que pone de manifiesto cómo los smartphones suponen ya un 53,7% de la penetración en las cinco principales naciones de la región y que, de sus usuarios, el 15,5%, además, posee una tableta. Sorprendentemente, o no, España es el segundo país en el que dicho porcentaje es mayor, solo por detrás de Reino Unido y por delante de Italia, Francia y Alemania. El sueño ilusorio de riqueza en todo su esplendor.

Sin embargo, sin la necesaria contribución de la infraestructura fija, tal desarrollo habría devenido imposible. No en vano, la transmisión de datos a través de móvil se ha duplicado en los últimos doce meses gracias, en buena medida, al consumo de vídeo que permiten los nuevos aparatos. Pero no hay que olvidar que el 80% de dicho tráfico es soportado por las líneas tradicionales, a través de las cuales se canaliza el uso mediante conexión a redes wifi. Un elemento fundamental que, errare humanum est, servidor no ha incorporado en ocasiones a la ecuación de su análisis.

La suma de ambos factores es una convergencia que da sentido a ofertas como la de Movistar Fusión, que sigue a la realizada por Ono con anterioridad y que ha provocado una RedVolución, como diría Vodafone, en la estructura de servicios de telefonía en España. Una iniciativa que, paradojas de la libre competencia, llega cuando el operador dominante así lo decide... porque los demás le han dado el tiempo necesario para preparar los sistemas para implantarla y compensar así sus menores ingresos con una reducción en los costes de retención y gestión de cliente.

En un país como el nuestro, en el que nadie se pregunta el porqué no hasta ahora y prefiere abrazarse a un futuro más barato sin cuestionarse hasta qué punto le han tomado el pelo, la propuesta de Telefónica ha sido acogida ardorosamente por los usuarios hasta el punto de que la operadora ha bajado el pistón publicitario ante la incapacidad técnica de atender las solicitudes. No solo eso, la avalancha ha sido tal que el Centro de Portabilidad de la CMT ha petado, literalmente, lo que ha ocasionado notables retrasos a los interesados en el cambio de una compañía a otra.

Un impasse que ha ayudado a los competidores a reaccionar, si bien el futuro se antoja desigual para muchos de ellos. Los que tienen masa crítica buscarán adecuar su estrategia comercial a la nueva realidad; los cableros, como Ono y las regionales, con una oferta posicionada en la alta velocidad de acceso, serán los que menos sufran puesto que su baza ya había sido una propuesta conjunta de fijo y móvil; los peor parados serán los actores de precio, sin una diferenciación vía nicho, caso de Jazztel o de las OMVs, operadoras móviles virtuales. Incluso dentro de estos, los que apuestan por un segmento de población determinado pueden sufrir. Que se lo digan a Lycamobile, que da servicio principalmente al colectivo rumano.

Pero no son las únicas consecuencias. Es evidente que en la medida en que la estrategia de Movistar tenga éxito, los planes de la firma para ampliar su red de fibra en España tienen menos sentido, lo que, sin duda, afectará a aquellos participantes del mercado cuya propuesta de valor se construía sobre la infraestructura de la dominante. No solo eso, obligará a renegociar buena parte de los acuerdos actuales antes de que se complete el proceso de liberalización de los segmentos aún pendientes.

Una auténtica revolución, no tanto por el lado del servicio al cliente,  que también, sino por la presión que mete al conjunto del sistema. No es de extrañar que los grandes demanden, los alternativos observen, los pequeños tiemblen y los ciudadanos disfruten con la deflación tarifaria. Seguirán en cualquier caso estos sin preguntarse qué ha cambiado y por qué los de siempre se han estado forrando a su costa hasta ayer mismo, como quien dice. No aprenderemos.

Imprimir
Enviar
21
10
0
Meneame

 

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

24

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

24davinchi 29/11/2012 | 11:08

#23 Esto de la competitividad se debería aplicar tambien a la energia: gasolinas, gas y electricidad y verías como bajaban los precios

#  Responder 0

23Iconoclasta 28/11/2012 | 23:12



McCoy, vuelves a demostrar que de tecnologia y telecom no tienes ni idea.

Peor aun, no te has preocupado de prepararte y ser minimamente ecuanime, sueltas una sarta de lugares comunes y chorradas que se resumen en el ultimo parrafo.

Si prometes aplicarte y me invitas a comer, te doy una sesion con lo basico, " telecom y technolo 101" , 1que como minimo te permitira dejar de hacer el ridiculo.

En fin, alla tu.


#  Responder 0

22joseasturias 28/11/2012 | 21:03

yo reconozco que estoy contento con lo de Fusión. De hecho, antes no tenía internet en el móvil porque ya pagaba bastante por el fijo, internet y el móvil. Ahora en cambio ahorro, tengo mucho más tiempo en llamadas del que uso....y le estoy pillando el gusto al fb o el whatssup. Vamos, que estoy entrando en el sXXI.
Estoy de acuerdo en el tema de la calidad: la atención al cliente, al menos de momento, es muy buena. Especialmente, y sin ánimo de ofender, desde que te atienden operadoras castellano parlantes, no "hispanoparlantes"; cosa que me aseguraron ocurriría para los clientes de Fusión. De momento, un par de veces que he llamado al 1004, así ha sido.
Que dure.
Y cuando la cosa mengue, ya se sabe: habrá mejores ofertas de otras compañías, se cambia uno y listo. ¿No espabilaron ahora? Pues cuando dejen de espabilar me cambiaré y listo. La fidelidad la dejo para mi familia; con las empresas, marcas de coches, etc, lo que tengo son negocios, no lealtades, que a mí no me dan de comer

#  Responder 0

21dimitri5 28/11/2012 | 20:00

lL Los ejecutivos de Telefonica solo pelean por quien usara el nuevo avión de 50 millones de Euros la unidad de los cuatro que tienen, y como van a cobrar los bonus por la nueva campaña que se han dignado realizar despues de perder a millones de usuarios y cabrear a todos sus demás usuarios por tener las tarifas más caras del mercado...no digamos sus accionistas que han visto atonitos como endeudaban la compañia en 50.000 millones y además les suspendian los dividendos. Los inspectores de hacienda que verifican las cuentas de Telefonica deberian verificar si los gastos en cuatro aviones son un gasto necesario para generar ingresos, y si son portanto deducibles..o si son ingresos en especie de los altos directivos, igual que con los coches de empresa, de la PYMES...pero no creo que se atrevan...

#  Responder 0

20javier6000 28/11/2012 | 19:24

Que sentido tiene la frase

"Es evidente que en la medida en que la estrategia de Movistar tenga éxito, los planes de la firma para ampliar su red de fibra en España tienen menos sentido"

Si no amplian su red y tienen mucha gente a la que ofrecen 100Mg , ¿como van a cumplir con lo que ofrecen? Entiendo que tendran que aumentar todos sus centros de commutacción , backbone o el termino que se use en los troncales de fibra. Asu vez tendran que aumentar los caudales con en los puntos neutros en conexion a otros operadores . ESTA ES LA TEORIA, otra cosa es que esto cuesta y puede que no lo hagan....

#  Responder 0

Experto financiero que escribe Valor Añadido. Es un incisivo analista que despertó el interés de nuestros lectores con sus brillantes y didácticos artículos sobre empresas, sectores y tendencias del mercado.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados