Valor Añadido - S. McCoy

Valor Añadido

S. McCoy

 57 10/01/2013

Pedazo de noticia buena, ¿o no tanto?, para España ayer

Les voy a decir una cosa: ayer, mientras el común de los mortales aplaudía hasta con las orejas la apertura de una ventana de financiación para las empresas españolas que era aprovechada por estas de manera intensiva, con plazos y diferenciales impensables hace apenas un par de meses, y servidor se entretenía en el bombardeo a sus competencias a la que ha sido sometido el Ministro de Industriael INE publicaba una estadística mucho más relevante para el conjunto de nuestra economía, a saber: las cuentas no financieras del país correspondientes al tercer trimestre del año 2012. Pese a su poco atractivo a priori, les aseguro que su contenido supera con creces la vulgaridad del continente. Por muchos motivos, vaya que sí.

Resumámoslo en un titular:

España generó en el periodo julio-septiembre de 2012 capacidad de financiación equivalente al 1,3% del PIB trimestral, algo que no ocurría desde el mismo periodo del año 1998.

Es decir, tras 14 años de dependencia del dinero foráneo para costear la actividad económica interna, España le ha conseguido dar la vuelta a la tortilla. De hecho, los 3.243 millones de ‘superávit’ contrastan con los 6.000 de ‘déficit’ un año antes, un giro superior a los 9.000 millones de euros. En términos anuales, aun manteniéndose la necesidad de financiación, esta se ha reducido al 1,8% del PIB anual (19.479 millones de euros), una contracción sustancial respecto al 3,1% de septiembre de 2011 y los entornos superiores al 10% de 2007 y 2008. Great news.

Una extraordinaria noticia, pero… ¿a qué coste?

Pongamos un segundo titular:

El cambio es debido a una mejora sustancial de la posición financiera de las empresas que compensa el deterioro paulatino en los hogares y la incapacidad de mejorar sus cuentas de la Administración Pública.

 

En efecto, mientras que la contribución de los hogares cae a mínimos de cuatro años -tras una reducción interanual del 51,3%, de acuerdo con el excesivamente desconocido proveedor de los gráficos de este post, el Servicio de Estudios de Bankia-, las empresas han generado una capacidad de financiación récord en términos históricos, ayudadas por sus ajustes operativos y un recorte significativo de sus niveles de inversión. Por el contrario, en las Administraciones Públicas la debilidad de los ingresos fiscales impide que se noten los efectos de las políticas de ajuste sobre sus necesidades financieras, hasta el punto de que a cierre del tercer trimestre de 2012 su déficit total (rescate bancario incluido) suponía el 9,9% del PIB español.

Conclusión.

La reducción de la dependencia financiera del exterior en momentos de tanta incertidumbre como los actuales es una extraordinaria noticia en términos nominales. Sin embargo, si se rasca un poco la superficie, se observan dinámicas peligrosas, derivadas del proceso deflacionario de los factores de producción a los que está sometida nuestra economía: los hogares empiezan a mostrar signos de extenuación al minorarse de manera sistemática su renta disponible, lo que afecta no solo al ahorro (del que hay que tirar) sino preocupantemente –y desde hace año y medio- a un gasto que supone tres cuartas partes de nuestro PIB; las empresas mejoran sus finanzas echando gente y renunciando a invertir, eso que la teoría financiera define como sacrificio actual a cambio de mayor retorno futuro: no lo ven claro, pues; y la Administración ha entrado en bucle, renuente como es a acometer las reformas que aseguren su, o mejor dicho nuestra, supervivencia.

 

 

Todo en la vida tiene claroscuros, pero no nos podemos dejar llevar alegremente por los cantos de sirena de los ‘brotes verdes’. Más importante que la ola es la dirección de la marea. El cambio de mood que España necesita como el llover, aun fundamental, no puede ser voluntarista y evanescente, sino sólido y consecuente. Es verdad que la cosa mejora, pero está por ver si estamos forzando el motor hasta un punto que corramos el riesgo de que se gripe. Y, siempre que eso ocurre, que peta, no lo duden, se produce por el eslabón más débil, esto es: usted que lee esta columna y yo que la firmo. 

Imprimir
Enviar
72
54
0
Meneame

 

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

57

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

57gomferjs 11/01/2013 | 14:22

#54 ¡El burbujón eterno!... ja, ja, ja... ¡qué buena descripción!

#  Responder 0

56bellorey 10/01/2013 | 23:40

No se ni para que leo estas cosas , como si alguien fuera ahora a saber mas que yo que vivo en la tierra, en la que están los problemas vaya por dios tendríamos que decir. Este país tiene sus bases y fundamentos en muchas partes pero el turismo siempre fue un claro motor economico,muchos comercios, tiendas, bares restaurantes, etc. cobijaban a millones de personas, empleos en definitiva .Ahora este sector esta muerto, la mayor parte de los negocios ya cierran el mayor tiempo posible no es rentable dicen ,no tardaremos en ir a una ciudad en el mes de septiembre y no poder ni tomar una cerveza, claro los negocios serán competitivos, pero amigo si la competitividad pasa por ahí ya ve lo que nos esta pasando ,para todo lo que se dice aquí no hacen falta tantos números como diríamos para esto no hacían falta tantas albardas, perdón no debería ni de comentar se pueden despertar los inútiles que nos gobiernan y lo que estamos deseando la mayoría es que se empotren cuanto antes con semejantes idioteces .

#  Responder 0

55el corto 10/01/2013 | 23:39

#54 .../... y matemáticamente inevitable. Sólo podremos normalizarnos cuando hayamos reducido muy considerablemente nuestra monstruosa deuda. Y después de un burbujón de este calibre es absolutamente imposible crecer durante años -- sí, lo repito, es absolutamente imposible crecer durante años y años --: los inevitables más los que tardemos de más en reducir la deuda a la mitad.
Ya están reducidos el sector privado y el sector particulares. Falta el público a saco: adelgazar, racionalizar y reducir. Los servicios públicos bajarán algo en calidad, y el paro seguirá aumentando. Seguro que sí, pero el enemigo es la deuda. Y han sido más de treinta años de buenas intenciones, ingenuidad, gratis total, burbujas varias, y el remate de siete años con un iluminado al mando.
No hay otra manera de extirpar un tumor que meter el bisturí. Y lo nuestro no es un catarrito.

#  Responder 0

54el corto 10/01/2013 | 22:51

A veces para entender las cosas es imprescindible ponerlas en su contexto. Y para mí lo imprescindible para entender nuestra situación en su conjunto es que estamos viviendo LAS CONSECUENCIAS DEL ESTALLIDO DE UNA BURBUJA POLITICO-ECONÓMICA DE MÁS DE TREINTA AÑOS DE DURACIÓN. A nosotros se nos juntó el advenimiento de la democracia, el nacimiento de la Unión Europea, la creación del estado autonómico, el chaparrrón de los fondos estructurales, la burbuja inmobiliaria y el gobierno de Zapatero. EL BURBUJON ETERNO podríamos decir.
Sí y sólo sí tenemos en cuenta este contexto en toda su extensión tanto cuantitativa como cualitativa podremos entender la magnitud de la reducción de balance que es necesario realizar y la cantidad de años que serán inevitablemente necesarios para llevarlo a cabo.
El sector privado y los particulares nos hemos desapalancado a saco
o por cojones -los segundos- o porque no dependen de los políticos para hacerlo y por su propia supervivencia - los primeros-. Falta el desapalancamiento intensivo del sector público-político-mamandurrial por ser moralmente imprescindible [ hay que acabar con esta casta política por higiene pública ] y .../...

#  Responder 1

53fdel5994 10/01/2013 | 21:47

Por mucho que quieran disfrazar las cifras lo cierto es que este año la situación va a ir a peor ya que aumenta cada vez más el desempleo, especialmente el de larga duración, los gastos del estado aumentan día a día y la economía sigue estancada, de ilusiones también se vive, esto puede acabar de cualquier manera.

#  Responder 0

Experto financiero que escribe Valor Añadido. Es un incisivo analista que despertó el interés de nuestros lectores con sus brillantes y didácticos artículos sobre empresas, sectores y tendencias del mercado.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados