Valor Añadido - S. McCoy

Valor Añadido

S. McCoy

 23 15/07/2011

¿El cazador cazado? En verano hasta Rubalcaba quiere ser banquero

Hoy por la mañana, mientras ustedes estén leyendo estas líneas, un servidor estará sorteando los avatares del tráfico quincenal con el único objetivo de llevar a la familia a Cádiz, a la “caja de ahorros” que hemos elegido este año. Muchas otras parejas, grupos de amigos o familias completas lo llevan haciendo desde principios de junio; otras tantas lo harán hasta final de septiembre. Tomarán sus ahorros, cogerán el pescante y se plantarán en aquella que más les convenga, grande o pequeña, recóndita o accesible, peligrosa o serena. Entrarán vestidos, desnudos o mediopensionistas; con comida, merienda o a pelo; a pasar un rato, medio día o la jornada completa. Algunos incluso llegarán en barco hasta casi la entrada. Las playas, “cajas de ahorro” en la terminología de la crisis, lugar donde se disfruta y no se gasta, seguirán, como cada año, a reventar. Es lo que tiene el cachondo imaginario popular.

Oír dos veces la expresión de personas de procedencias muy distintas me ha animado a compartir con ustedes el neologismo. Adiós a términos poéticos como rada o ensenada. El mundo financiero ha ganado definitivamente la partida. La crisis. Casas compartidas, desplazamientos baratos, mucho bocata, alguna caña y poco gasto suntuario. Vuelve la alpargata y se mantiene el lujo extremo. El país se polariza. En verano España se echa a la calle y en vacaciones toma la costa. Hay cosas que no cambian. El último sacrificio a la espera de la cuesta del cole, que está a la vuelta de la esquina. Pasado mañana, como quien dice, no quiero ser aguafiestas. Un salto cualitativo, eso sí: el segundo residente recupera el cartel de turista, se siente de paso ante la presión del banco para que pague la hipoteca. Bendita la hora en que se metió en este lío. Cómo ha cambiado el cuento en tan poco tiempo.

Al hablar del turismo, me viene a la memoria un artículo de José María Carrascal que leí hace poco en ABC, en concreto el pasado seis de julio. Me encanta este hombre desde que devoré sus Cartas Españolas a mi Mujer donde explica a su esposa, alemana, la Historia de España de un modo peculiar: a través de la particular idiosincrasia de los españoles y su efecto sobre momentos claves de nuestra trayectoria como nación. Es un tema éste del carácter ibérico que tiene bien estudiado el ex presentador de los informativos nocturnos de Antena 3. Como el de la educación, del que ya hemos recogido algún apunte suyo en Valor Añadido, como éste y éste. La pieza se titula “¿Vuelven los cincuenta?” y la escribía al hilo del dato de paro de junio, maquillado por las contrataciones para la temporada estival. “Hace medio siglo vivíamos del turismo. Hoy volvemos a vivir de él. Algo hemos hecho mal para llegar a esta situación”, decía el sumario del texto… Cebo atractivo en el que piqué. Inevitable no rememorar, navegando entre sus líneas, tantos y tantos chistes de Mingote y sus 600.

El documento, cortito pero trufado de andanadas a diestro y siniestro, es de lectura imprescindible. Tiene mucho más calado de lo que su brevedad podría sugerir. Ligero y contundente, debería conducirnos a una seria reflexión colectiva como país, empezando por los que ocupan los despachos del poder político. Me despido con él invitándoles a que lleguen hasta el final. La conclusión de sus últimas líneas da mucho que pensar. El lunes un servidor de ustedes habrá vuelto de la “caja de ahorros” ya como Rodríguez, cautivo de soledad y desarmado de cariño, deseando, como el resto de los españoles, volver a visitarla cuanto antes. Al final, van a tener razón los publicistas: cuando llega el verano, todo el mundo es banquero. Hasta Rubalcaba en su Cantabria natal.

“SIEMPRE es mejor tener un empleo temporal que ninguno, aunque esa no sea la solución del problema del paro, sobre todo cuando el empleo fijo disminuye, como ocurre en España. Pero no voy a ponerme a discutir con cualquiera de los muchos portavoces del Gobierno, siempre anunciando la salida de la crisis, cuando la única salida real es la suya. Así que voy a fijarme en un hecho alentador en la superficie, desolador bajo ella: en España, lo único que funciona de verdad es el turismo. Sobre todo ahora, que la revuelta en los países árabes y los disturbios en Grecia han convertido nuestras playas en las pocas donde uno puede uno tomar el sol tranquilamente. Es lo que han traído esos empleos temporales de que hablábamos, que aliviarán un poco nuestra desequilibrada balanza de pagos, que buena falta le hace.

Pero si lo pensamos bien, la cosa es muy triste. Estamos como hace cincuenta, sesenta años, cuando el turismo era nuestra única industria, «nuestro petróleo» le llamábamos, entre cariñosa y vergonzosamente. No voy a ser yo quien critique el turismo, una de las industrias que mueve más dinero y personas en el mundo, y que deberíamos cuidar bastante más de lo que la cuidamos. Pero lo que eso significa ya no es tan glorioso: que no hemos adelantado mucho en el último medio siglo. Diría incluso que hemos retrocedido. Entonces teníamos, además del turismo, las inversiones extranjeras atraídas por los bajos costes, y las remesas de nuestros emigrantes a Europa, que no eran cortas. Hoy, las inversiones extranjeras se han reducido a un mínimo, al desviarse hacia países más rentables —los de la Europa del Este especialmente— y las remesas de nuestros emigrantes se han convertido en remesas de los emigrantes extranjeros en España a sus respectivos países, siempre que conserven su puesto de trabajo, claro.

Esta es la escueta y amarga realidad. Hace cincuenta, sesenta años, vivíamos del turismo, y volvemos a vivir de él. Con una balanza de pagos mucho más desequilibrada y una perspectiva de crecimiento que ha pasado del ocho por ciento anual de entonces al poco más del uno de ahora, si se cumplen las predicciones más optimistas y no volvemos a caer en las cifras rojas. Algo hemos hecho mal para llegar a esta situación, y no me refiero sólo al gobierno, porque en una democracia, los responsables son todos los ciudadanos, unos por hacerlo mal, otros por permitirles hacerlo.

¿Volvemos a los años cincuenta, sesenta del pasado siglo, a los alemanes viniendo a relajarse en nuestras playas y los españoles yendo a trabajar a Alemania? Eso parece y anuncian los titulares. Con una notable diferencia: entonces se iban los obreros, ahora se van los ingenieros. Lo que no es una buena noticia, aunque, como la de los contratos temporales, tampoco la peor!”

Imprimir
Enviar
4
4
0
Meneame

 

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

23

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

23elhispano 16/07/2011 | 14:16

#2.-Talinbanker. Pues si a Vd. le parece que estos han hecho una gran gestion, dejando 5 millones de paraos,entre los cuales hay 1,2 millon de familias que no tienen ingresos,conflictos Institucio-
les, negación de la crisis, mintiendo descaradamente, mientras se veía que el país se desangraba descaradamente, chivatazos a la banda etarra[el B FAISAN] y coacciones al T.Constitucional, para que ETA entrara en las instituciones, por medio del engaño de BILDU Consentido,negociado y pactado con el gobierno de ZP-RUBAL,etc.etc. Convirtiendo España en un régimen tipo CHAVEZ. VOTELO, VOTELO.

Y le recuerdo que cuando más puesto de trabajo se han creado en la
democracia, ha sido con el gobierno del PP.¿Con la burbuja?.Lo im-
portante es trabajar. Mire como ZP. siguió alimentándola, para
presumir de la rentabilidad de ella, entre empresarios, banquero,
y el mundo entero.
¿Me puede decir donde está el PLENO-EMPLEO, prometido en el 2008 ?
o ¿ El el mejor sistema financiero del mundo ?.¿ O donde están las
reservas de la S.Social,que dobraban para aguantar la crisis?
[Debate Solbes-Pizarro].¿Por qué se ha vendido reservas de oro, a precio de saldo ?.Votelo, Votelo que son la solución.

#  Responder 0

22invierno 16/07/2011 | 13:01

-
-
España es el símil de una familia. Por supuesto que se puede vivir mejor pero para eso no tienen que existir unos hermanos que vivan a cuerpo de rey y otros que se maten a trabajar.
-
Una familia tiene que saber ahorrar y no solo dedicarse a gastar lo que se tiene y lo que no se tiene. Hipotecarse hasta las cejas para que los otros hermanos o "primos" tengan que pagar los derroches y tropelías.
-
Así que algunos vivirán del turismo o otros harán turismo a cuenta de todos y en sitios privilegiados para no tener que codearse con los que les mantienen.
-
Y el resto los 5.000.000 de parados sigan dando gracias al gobierno de España que les ha colocado en la miseria.
-

#  Responder 0

21invierno 16/07/2011 | 13:01

-
-
España es el símil de una familia. Por supuesto que se puede vivir mejor pero para eso no tienen que existir unos hermanos que vivan a cuerpo de rey y otros que se maten a trabajar.
-
Una familia tiene que saber ahorrar y no solo dedicarse a gastar lo que se tiene y lo que no se tiene. Hipotecarse hasta las cejas para que los otros hermanos o "primos" tengan que pagar los derroches y tropelías.
-
Así que algunos vivirán del turismo o otros harán turismo a cuenta de todos y en sitios privilegiados para no tener que codearse con los que les mantienen.
-
Y el resto los 5.000.000 de parados sigan dando gracias al gobierno de España que les ha colocado en la miseria.
-

#  Responder 0

20maieutic 15/07/2011 | 21:58

#10 Estimado @descendiente+de+Atreo, ;]

Me parece que su comentario va dirigido a #1 y no #5.

En caso de que presuma que seamos la misma persona le aseguro que está equivocado [y si no lo cree tan sólo tiene que comparar la el uso del lenguaje que hacemos uno y otro].

Un saludo.

#  Responder 0

19beppe 15/07/2011 | 14:45

#17 una lastima, igual si me leyera correctamente hasta se convertia en una persona normal, y no en un holograma de topicazo virtual

#  Responder 0

Experto financiero que escribe Valor Añadido. Es un incisivo analista que despertó el interés de nuestros lectores con sus brillantes y didácticos artículos sobre empresas, sectores y tendencias del mercado.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados