Valor Añadido - S. McCoy

Valor Añadido

S. McCoy

 438 25/03/2010

Españoles, rebelión o hundimiento, ustedes eligen

Es cuestión de días que lo que ha ocurrido con Portugal encuentre su inmediato reflejo en España. Estamos a las puertas de una bajada de nuestro rating, de la pérdida de la codiciada AAA. Será cosa de semanas o de meses, pero es inevitable. Algunos pretenden matar al mensajero. Antes fue la prensa británica. Ahora las agencias de calificación. Ni la una ni las otras son responsables de la actual coyuntura económica española. Simplemente se hacen eco de sus dificultades. Y vienen a decir: “señores, las deudas hay que pagarlas”. Muchos en el gobierno seguirán aferrados al argumento naif de nuestra menor deuda pública sobre PIB frente a otros países, no sólo europeos. Más allá de que tal realidad se deba a la ocultación de bolsas de endeudamiento a nivel regional, municipal o en empresas semipúblicas, cosa que agravaría el problema, hay una verdad cierta: España no se puede vender por partes para hacer frente a lo debido. Por tanto, la capacidad de liquidación de lo adeudado sólo puede venir de la  generación de flujos suficientes a nivel interno para pagar a sus acreedores. Y la situación del sector privado, la banca y las propias Administraciones Públicas no garantizan el nivel de solvencia necesario para hacer frente a nuestras obligaciones. That´s it!

Ante esta circunstancia, como ante todas las de la vida, nosotros, queridos conciudadanos, podemos adoptar tres actitudes. La primera es la resignación, agachar la cabeza y tirar pa alante que ya vendrán tiempos mejores. De primar esta postura se aceleraría aún más la decadencia institucional de nuestra nación. La segunda es la aceptación que, contra lo que muchos piensan, es la forma de comportarse más cercana a la doctrina cristiana. Es tratar de sacar lo mejor de la coyuntura actual, poniéndola a mi servicio para realizarme humanamente. Este modelo se acerca más a lo que requiere España en este momento. La necesidad, hemos comentado muchas veces, agudiza el ingenio. Sin embargo, pese a mis creencias, no me vale. Ya no. Lo siento. Ha llegado el momento de la tercera respuesta: la rebelión, la ruptura, la subversión. A Jeremy Irons se le ha pasado el arroz y toca adoptar el papel de Robert de Niro en La Misión, aún a riesgo de morir intelectualmente en el intento. La decadencia de nuestras instituciones es de tal calibre, la defensa de la partitocracia por parte de las principales fuerzas políticas tan vomitiva, el alejamiento de los problemas reales de los ciudadanos tan sangrante, la amenaza que suponen para nuestro bienestar tan real que estamos llamados a levantar las armas de la sociedad civil de una vez y para siempre. O regeneramos esto, o nos revolcaremos por las cloacas de unas instituciones podridas durante mucho mucho tiempo. Ustedes eligen.

Pensarán que es una exageración. Están en su derecho. Pero déjenme que les diga una cosa. Es nuestro futuro el que está en juego. Y toda sociedad que no se construye de arriba abajo, necesita de una revolución de abajo arriba que la transforme y acerque al ideal de sus pobladores. La tarea no es fácil. El ejecutivo socialista ha logrado anular a los grupos de influencia que tradicionalmente encabezaban tales reivindicaciones en el pasado. La Universidad, aquella que corría delante de los grises, vive agazapada entre sus muros funcionariales; de los Intelectuales mejor no hablar, capaces de denunciar la guerra de Irak y de poner sus ahorros en Suiza mientras miran con indiferencia lo que ocurre en España; qué decir de los Sindicatos, que ya ni siquiera responden al apellido de reivindicativos, corderos como son con piel de lobo; ¿y los Medios de Comunicación?, la lucha por su propia supervivencia les hace depender, hoy más que nunca, del poder político, publicidad y regulación, voz que clama en el desierto. Sin embargo, no es imposible. Es, lo hemos dicho, una cuestión de actitud, de conciencia, de perseverancia. De involucrar la libertad, la voluntad, el entendimiento y la experiencia. La figura del héroe ha muerto, recuperémosla cada uno en nuestros ámbitos de actuación. Contamos con una gran ventaja. El mundo es más viral que nunca y nunca el poder ha estado tan expuesto a la acción ciudadana como hoy. ¿A qué esperamos?

La actual situación amenaza una de las grandes conquistas de la sociedad española a lo largo del siglo XX: la aparición de una amplia, representativa y boyante clase media. Pues bien, es su supervivencia la que está en juego si seguimos consintiendo los desmanes diarios de las distintas Administraciones. Sin una mejora en la gestión, sin una racionalización de los excesos pasados, sin una conversión radical de lo estructural en innecesario, no hay punto medio, el problema de endeudamiento de España sólo se puede resolver, de modo natural, mediante una mejora de nuestra actividad, un ideal condicionado por el modelo productivo y regional actualmente en vigor, y de forma artificial a través de subidas de impuestos y/o recortes de gastos asistenciales. ¿A quién perjudica más la presión tributaria? Bingo, a las rentas del trabajo que son las que menos posibilidades tienen de escapar del escrutinio tributario. ¿Quiénes son los más afectados por una reducción del estado del bienestar? Aquellos que han destinar parte de sus escasos recursos a complementar lo que hasta ese momento tenía asegurado por mor de la acción del Estado. En definitiva, la clase media. No se lleven a engaño, ustedes y yo somos los damnificados. Esto es, los de siempre. If I were a rich man, dubi dubi dubi dubi dubi dubi dubi du…

Insulta a la inteligencia que un tío que perece tener dos dedos de frente como Núñez Feijoo defienda a capa y espada una fusión de las cajas gallegas. ¿Es que nadie se ha parado a pensar en el mayor impacto en términos de solapamiento de red y empleo que tiene una unión interregional frente a una transregional? Que, por mantener su cuota de poder y su control sobre dos de las principales instituciones financieras de su comunidad, no tenga reparo en que se liquiden más puestos de trabajo debería ser un escándalo para sus votantes. ¿Pero? Adormideras por doquier. Es sólo un ejemplo, extrapolable a casi toda España, de la calidad de nuestros gobernantes. Esto es lo que hay y sólo nosotros podemos cambiarlo, con la denuncia, con la promoción de leyes que vinculen la representación con la circunscripción del representado, con la exigencia de la despolitización de la justicia, con la defensa de la educación como fin, no como medio, y así sucesivamente. Hundimiento una temporada larga o rebelión tranquila antes de que caigamos en una suerte de PRIísmo a la mexicana. Si ocurre, será porque tenemos lo que nos merecemos. No seamos tan idiotas. ¿Lo mejor que le puede pasar a España (y acabo donde empecé)? Una bajada de rating que provoque una venta masiva de activos españoles (de aquellos inversores que sólo pueden mantener AAA en sus carteras) y nos espabile de una vez. Cuanto antes, mejor. La vida es así.

Más en http://twitter.com/albertoartero y en la cuenta de Alberto Artero en Facebook.

Imprimir
Enviar
9
6
0
28

 

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

438

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

438menos cuentos 24/12/2010 | 16:10

Este comentario ha sido eliminado por el moderador.

#  Responder 0

437menos cuentos 24/12/2010 | 15:52

No entiendo qué tiene usted contra el sistema político español de la segunda restauración borbónica, con sus partidos turnantes, sus eficientes caciques regionales y locales y su élite financiera enroscada a las ubres del presupuesto. Este es el diseño de estado que las élites financiero-políticas locales e internacionales impusieron a España para sustituir el casposo e impresentable régimen católico-fascista del general Franco. Ha funcionado muy bien. Muy bien para las élites, claro, pero le ha llegado su hora porque el retablo de marionetas que es nuestra política ha quedado al descubierto con la crisis. Y la pequeña burguesía de repente ve abrirse el abismo a sus pies y aquí llega McCoy con su tercio de foreros revolucionarios dispuesto a tomar la Bastilla, digo la Moncloa. Permítame una pregunta, McCoy: ¿Para qué? ¿No le gusta el recadero de la Merkel y del embajador USA vive allí? Muy bien, pues cambiemoslo por otro que nos traerá exactamente los mismos recados. [sigue]

#  Responder 0

436invierno 17/07/2010 | 09:31

-
La rebelión supone esfuerzo y por lo tanto agotamiento, que se lo pregunten a Montilla y Cia.
-
Por lo tanto lo que toca es hundimiento, total solo hay que dejarse llevar.
-
-

#  Responder 0

435yoda 28/03/2010 | 21:18

Rajoy ha perdido una oportunidad de oro: presentarse como el partido que está al alcance de los ciudadanos via Primarias, modernizando al "viejo" PP y diferenciándolo de los demás partidos por donde más les duele, su falta de democracia interna. Ya es tarde.

Viejas recetas no sirven siempre para situaciones nuevas...en cualquier caso, Rajoy siempre ha mostrado un perfil centrista por sus pulidas formas y su opaco fondo [para contentar a todos]

Mi pronóstico es que ganará en 2012 pero no por mayoria absoluta -que es la que necesitaría este pais para salir adelante- por falta de credibilidad en su escaso liderazgo y desconfianza del ciudadano en la clase política. El pais seguirá tocado por falta de margen de maniobra.

#  Responder 0

434yoda 28/03/2010 | 21:16

#  Responder 0

Experto financiero que escribe Valor Añadido. Es un incisivo analista que despertó el interés de nuestros lectores con sus brillantes y didácticos artículos sobre empresas, sectores y tendencias del mercado.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados