Día 10 - En Andalucía, en todas las elecciones se fusila

Se trata de una tradición electoral que consiste en rescatar la Guerra Civil y colocar a Franco entre los carteles de los candidatos, como si estuviera financiando desde la tumba a la derecha andaluza

Foto: Día 10 - En Andalucía, en todas las elecciones se fusila

En Andalucía, en todas las elecciones aparece un fusilamiento por alguna parte. Es como una tradición del lenguaje electoral, una cita obligada con los miedos, un recurso persistente que rescata los horrores de la Guerra Civil y colocan a Franco entre los carteles de los candidatos, como si estuviera financiando desde la tumba a la derecha andaluza. Esta vez ha sido de Almonte, con un comentario en las redes sociales en el que, sobre una imagen de ‘Los fusilamientos’ de Goya, han añadido un pequeño texto: “El sueño de algunos. El PP y su pelotón siguen, a estas horas, pendientes del PSOE”.

Luego han rectificado, o lo han matizado, pero ya estaban los fusilados en la campaña electoral. Y si fuera una excepción, la extravagancia de algún radical, ni siquiera merecería mención, pero es que en esta tierra, en todas las campañas electorales, siempre se repite la misma polémica. La cuestión es activar la vinculación, como una advertencia: “si la derecha pudiera…” Sólo eso. Y aparecen las sombras negras, como un ejército de zombis desarrapados, harapientos, con la sangre seca, que se cuela en los mítines.

“Si pudieran…” Siempre es igual. En el ciclo electoral anterior a este, en 2011, un concejal del Ayuntamiento de Sevilla, Alberto Moriña, aprovechó un mitin de barrio para decir lo mismo: “Si los del Partido Popular pudieran, fusilarían a todos los socialistas”. Y antes de esas elecciones, en el 2000, fue una de las dirigentes históricas del PSOE andaluz, Carmen Hermosín, la que se llevó a los zombis de invitados a un mitin en Osuna: “Si la derecha pudiera, nos fusilaría a todos”.

La cuestión es activar el vínculo, como un aviso: 'Si la derecha pudiera…' Sólo eso. Y aparecen las sombras negras, como un ejército de zombis desarrapados

Hasta el ex fiscal anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, aprovechó ayer mismo un acto de Podemos en Málaga, donde Pablo Iglesias dio su primer mitin de campaña, para recordar la figura del general Torrijos y criticar algunas leyes del PP en materia de seguridad porque se trata, dijo, “políticas autoritarias, como las de Fernando VII que fusiló a Torrijos”. ¿Cuántos fusilamientos van ya? Pues eso. Aquí, en todas las campaña se fusila.

[Tarde de sábado en Montilla, un pueblo vinícola de la campiña cordobesa, la Andalucía del interior. Un hombre toma café al sol de la tarde, cuando pasan por la terraza unos jóvenes repartiendo propaganda electoral. “Ayer discutí con mis vecinos”, dice a sus amigos. “Mi padre comenzó diciendo que tenía miedo de que le quitaran la pensión los de la derecha, y yo le dije, `pero, papá, qué tontería estás diciendo’. Y mi vecino saltó al instante: ‘quita, quita, que siempre pueden volver’. Es inconcebible, llegan las campañas electorales y todavía se ponen a hablar del hambre que se pasó en la Guerra Civil, de la mujeres que raparon, de los que fusilaron…” Tarde de sol en Montilla. Se alejan los jóvenes que reparten propaganda electoral y, al alejarse, he querido ver un grupo de zombis detrás de ellos.]

Diario Impertinente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios