Susana Díaz viene con el rodillo

La presidenta de Andalucía presenta el domingo su candidatura rodeada de barones, figuras históricas del PSOE y cientos de alcaldes

Foto: Susana Díaz. (Reuters)
Susana Díaz. (Reuters)

La cita es este domingo a las 11.30 en el pabellón 1 de Ifema, Feria de Madrid, el local cerrado más grande que encontró Susana Díaz (Sevilla, octubre 1974) para ofrecerse como pretendiente al trono de Ferraz. La tercera por orden de presentación. Antes ya hicieron lo propio Patxi López, el costurero (unidad, divino tesoro), y Pedro Sánchez, el destronado (rojo y plurinacional), que también disputarán por la secretaría general del PSOE en las elecciones primarias que convocará el Comité Federal en su reunión del sábado 1 de abril.

¿Y cuales son las gracias de la presidenta andaluza? Según reiterada confesión, en público y en privado, quiere proponer a los militantes, ahora, y a todos los españoles, luego, un PSOE “útil, reconocible, desacomplejado y ganador”. Decirlo es fácil. Más difícil será hacerlo creíble a una mayoría de los 170.000 afiliados convocados a las urnas de mayo, en una batalla de palabras y gestos que se presenta envenenada. Especialmente en el cruce de Susana Díaz con Pedro Sánchez.

Susana Díaz y Pedro Sánchez. (EFE)
Susana Díaz y Pedro Sánchez. (EFE)

Antes fueron amores reñidos. Hoy polarizan los ánimos de un PSOE cabizbajo y venido a menos. Y esa polarización nos hará ver gestos y palabras de una como réplicas a gestos y palabras del otro. Y al revés. Empezando por ese lugar común de amplio vuelo que presenta a Susana como la candidata del aparato y a Pedro como el de los militantes.

Un lugar común aireado por los seguidores de Sánchez, que fue el candidato del aparato susanista andaluz en su salto a la fama de 2014 (primarias disputadas con Eduardo Madina y Pérez Tapias). Abandonado por los barones y los ex secretarios generales del PSOE, ahora reclama el favor de las bases y cargos intermedios. Como el alcalde de Jun, el de Dos Hermanas, el de Xirivella, el de Valladolid, etc.

Por tanto, no nos sorprenderá Susana Díaz cuando diga que ha estado trabajando discretamente, puerta a puerta, agrupación por agrupación, haciendo “macropolítica”, como le gusta decir a ella, y montando células susanistas dentro y fuera de Andalucía. Todo ello con el fin de convertirse en “la alcaldesa de 170.000 militantes socialistas”.

Felipe, Zapatero, Rubalcaba, Guerra,García-Page, Javier Fernández o Fernández Vara dejarán claro que están de parte de Susana

En cuanto al favor de altos cargos y figuras históricas del PSOE, no tendrá necesidad de pedirlo. En el pabellón de Ifema se hará visible que lo tiene garantizado. Con su presencia y declaraciones inequívocas de apoyo, Felipe, Zapatero, Rubalcaba, Alfonso Guerra, barones como Garcia Page (Castilla-La Mancha), Javier Fernández (Asturias), Fernández Vara (Extremadura), Ximo Puig (Valencia), Javier Lambán (Aragón), y cientos de alcaldes, dejarán claro que están de parte de Susana.

Por lo sabido en medios próximos a la organización del acto, lo del domingo en Madrid va a ser una concentración de poderío orgánico e institucional sin precedentes en un acto del partido. Semejante prueba de fuerza ya ha suscitado con carácter preventivo el recelo de los competidores, que hablan de “rodillo” mientras piden explicaciones sobre la financiación del acto y el presunto trato de favor por parte de la comisión gestora.

Reina gran expectación por conocer el discurso de la candidata. Ya tenía ganas de hablar por sí misma. Sin intermediarios y sin apresurados procesos de intención. Por fin va a poder desquitarse este domingo.

La presidenta andaluza apostará por "la izquierda del BOE", frente a quienes prefieren "la izquierda de la pancarta"

Muchos de sus mensajes serán descifrados en clave de réplica a las posiciones de su principal competidor. Aunque no lo nombre. De manera que si se le llena la boca hablando de España, de un PSOE que es mucho PSOE o, simplemente, apuesta por ”la izquierda del BOE” frente a quienes prefieren “la izquierda de la pancarta”, no sabremos si el destinatario es Sánchez o Iglesias. También puede dejar el guiño en el aire por si hay quienes piensan que en el fondo da igual.

La misma duda flotará sobre el auditorio cuando reivindique –lo hará con toda seguridad-, la obra de la transición y el espíritu del 78. Puede que le convenga hacerlo así, si bien tampoco perderá la ocasión de aclarar que su adversario de referencia, por supuesto, no es un compañero de partido, ni siquiera Iglesias, sino Mariano Rajoy.

Pero la partida se juega ahora puertas adentro. Después de un periodo negro en la vida del PSOE, Susana Díaz proclamará que mientras unos vienen a “pasar factura”, ella viene a “pasar página”. Y ese mensaje sí tendrá un destinatario inequívoco en la campaña de las primarias que desde el domingo ya se jugarán a tres.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios