La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

La parábola del buen pastor

Desde hoy está a la venta en Internet Los señores del ladrillo (Editorial Bubok), un libro de Nacho Cardero que recoge con verbo afilado el ascenso
Tags
    Tiempo de lectura15 min

    Desde hoy está a la venta en Internet Los señores del ladrillo (Editorial Bubok), un libro de Nacho Cardero que recoge con verbo afilado el ascenso y caída de Bañuelos, Martín, Carabante, Díaz de Mera y otras fortunas inmobiliarias venidas a menos. A continuación reproducimos íntegramente el primero de los relatos, que lleva por título La parábola del buen pastor

    Aunque lo confunden con uno de los hermanos García Carrión, dueños de la empresa familiar que, tal como se escucha en las cuñas radiofónicas, comercializa vinos de Jumilla y zumos de marca, Pascual no tiene nada que ver con ellos. Comparte apellido, un provincianismo inmarcesible y zona de influencia, esto es, Murcia, pero ahí acaba toda posible similitud. Si unos son ricos de familia, el otro, de serlo, lo es por su cabaña de ovejas y su colección de gorras, una de la Caja Rural, otra del motoclub, una tercera del proveedor de piensos, y así otras tantas, que se calza a diario para protegerse del sol machacón que sacude el altiplano.

    Pascual Carrión no tiene teléfono móvil, ni siquiera fijo, pero sí cuenta con un grupo de amigos en Facebook, Apoyamos al pastor de Jumilla, que no le expropien sus tierras, con más de mil quinientas adhesiones. Tampoco tiene títulos, «yo no he estudiado nada y soy analfabeto», dice, pero exhibe esa locuacidad connatural a la gente del campo, ese sentido común avasallador que se impone a la verborrea de leguleyos y urbanitas, y que le ha permitido doblegar a los poderosos señores del ladrillo en los tribunales y mantenerse recio cuando se enfrentaba a las tentaciones del desierto en forma de sacas con monedas de oro y polos Hackett.

    Pascual Carrión, hombre espartano, ha recibido la resolución del Supremo sin grandes alharacas. El plan urbanístico Santa Ana del Monte, gracias al cual se pretendían levantar quince mil viviendas y dos campos de golf, y que estaba proyectado sobre las mismas tierras en las que pastaban las ovejas del pastor, queda suspendido. Tal decisión supone una nueva muesca en el cayado del ganadero en un litigio que viene de lejos, de cuando la inmobiliaria quiso comprarle la finca para llevar a cabo el proyecto y él se negó. A la postre, tanta oposición resultaría vana, pues la promotora encontró un fiel aliado en el Ayuntamiento de Jumilla, que hizo oídos sordos a las rogativas del pastor y aprobó el Plan Parcial Santa Ana.

    Pascual Carrión no tiene teléfono móvil, ni siquiera fijo, pero sí cuenta con un grupo de amigos en Facebook, Apoyamos al pastor de Jumilla, que no le expropien sus tierras, con más de mil quinientas adhesiones

    Pero ahí no acabó la cosa. Carrión, temeroso de ser expropiado, enfiló hacia los tribunales. El Superior de Murcia se opuso a su petición de suspender el plan, pero el Supremo, en una sentencia tan ecuánime como anómala, pues la justicia suele ignorar al ciudadano de a pie para doblar la cerviz ante los empresarios de cuello almidonado, le dio la razón. El Consistorio jumillano recurrió la sentencia aduciendo que no había tenido oportunidad de presentar alegaciones. Una vez expuestas, el Alto Tribunal volvió a dictar sentencia y volvió a dar la razón al pastor. Los argumentos eran de Perogrullo: no entendía por qué debían prevalecer los intereses de la promotora a los del pastor, máxime cuando no hay agua para tanto turista de acento inglés ni para tanto green con banderola.

    José Antonio parece sufrir todavía ataques de acné y viste con chándal. El periodista queda con él en el bar que hay a la entrada del pueblo. José Antonio es concejal, se sabe de memoria las leyes urbanísticas igual que si fuera un opositor a juez y ha convertido su ordenador de sobremesa en una especie de cajón de sastre en el que almacena las pruebas que luego blande contra sus adversarios. Es el pepito grillo de Jumilla, de ahí que los compañeros lo miren con recelo. A los que son como José Antonio generalmente se les toma por locos. Muchos de ellos lo están, pero de la misma forma que lo estaba don Quijote. Se trata de una locura lúcida. Los políticos temen a los que trabajan mucho y a los quijotes. Son gente peligrosa. Es por ello por lo que intentan desprestigiarlos tachándoles de enfermos y conspiranoicos.

    El periodista espera a José Antonio tomando un cortado en el bar Charco Ontur. No existe ninguno que se llame de esa forma, así que deduce por las indicaciones que el bar Charco Ontur es ahora Casa Molowny. Ha mudado su otrora telúrico nombre por otro que suena a entrenador de fútbol o personaje animado sacado de El libro de la selva. Un cambio de denominación que explica las contradicciones de Jumilla, un pueblo que sabe de dónde viene pero que no tiene claro hacia dónde va.

    Hay cuatro mesas ocupadas por agricultores y ganaderos de piel atezada que dan cuenta de la pitanza que uno de los camareros saca de una montonera de brasas; chorizo, lomo y panceta que acompañan con vino de la tierra. Son las diez y media de la mañana, pero para ellos es como si fuera la hora del almuerzo. Sus días valen por dos. Días de cuarenta y ocho horas. El camarero les surte de botellas sin etiqueta que se llevan al coleto como si fuera agua bendita. Los caldos de Jumilla se hacen con monastrell, un tipo de uva dura y con demasiado cuerpo. Hace quince años, el vino de Jumilla adolecía de calidad suficiente y los productores se lo colocaban a los Estados Unidos, Alemania y países escandinavos como si fueran trileros jugando a la bolita en el Rastro. Ahora la cosa ha cambiado. Vas a un restaurante de cubertería fina, preguntas por un vino jumillano y te toman por un enólogo de pituitaria de oro.

    José Antonio siente devoción por Pascual Carrión. Se le nota cuando narra su historia, que para él es casi como una parábola, la parábola del pastor que no se dejó engañar por los señores del ladrillo, la parábola del buen pastor. Los promotores del Residencial Santa Ana necesitaban de las tierras de Carrión, sus minúsculas treinta hectáreas, para levantar el macroproyecto. Al principio le daban cien mil euros por el suelo. Después se vieron obligados a subir testigos de la inquebrantable testarudez del ganadero. Doscientos, cuatrocientos, un millón de euros… Le llegaron a ofrecer más de 2,8 millones por sus terrenos y el pastor dijo que no. No se fiaba, nos cuenta José Antonio. Antes de cerrar el trato, quería ver el dinero. «Aquí hay gente que ha firmado contratos que no ha cobrado», continúa. Pascual se dio cuenta de con quién estaba tratando. Primero, el dinero. Como se dice por aquí: borrego pasado, dinerico al bolsillo.

    El concejal pone al tanto al periodista del frenesí especulativo de la localidad en los últimos años, coincidiendo con la etapa del dinero barato que, como otra parábola, la de los panes y los peces, parecía multiplicarse sin esfuerzo alguno. Y es que un día, el municipio de Jumilla, con cerca de ocho mil viviendas, decidió hacerse grande. Aumentar su tamaño. No el doble, ni el triple. Aumentarlo por diez. Proyectaron levantar setenta mil viviendas y para ello se pusieron a repartir en la feria inmobiliaria de Marbella folletos de urbanizaciones imposibles. «¿Qué le parece vivir en un resort dotado de casa club, complejo hotelero con spa, apartahotel, ciudad deportiva, piscinas climatizadas, centros comerciales, campo de prácticas, academia de golf y zonas verdes, todo ello en un paraíso rural con trescientos quince días de sol al año?» Los promotores se frotaban las manos y vendían Jumilla como reclamo turístico, una localidad cerca de la playa, con casas de arquitectura árabe y mucho árbol, mucho jardín, mucho verde, sin tener en cuenta que en aquel pueblo no había ni infraestructuras ni agua suficiente para abarcar tal desarrollo y de que esa costa que vendían como uno de principales atractivos se encontraba a más de hora y media en coche.

    Después se vieron obligados a subir testigos de la inquebrantable testarudez del ganadero. Doscientos, cuatrocientos, un millón de euros… Le llegaron a ofrecer más de 2,8 millones por sus terrenos y el pastor dijo que no

    El periodista pide a José Antonio que le presente a Pascual. Quiere conocerle. El concejal le guía hasta la finca. Atraviesan un secarral que, aun flanqueado en alguno de sus tramos por almendros en flor, extraño y hermosos maridaje para aquellas inhóspitas tierras, bien podría servir de escenario para un spaghetti western con tormentas de arena y animales culebreando por entre las rocas. Los amortiguadores del coche se lamentan. El camino está hecho para ovejas y tractores, no para autos de ciudad. A la derecha se yergue solitario el que pretendía arramplar con las tierras del pastor. La villa muestra ese diseño mestizo tan en boga por el sur, una mezcla de pueblo blanco andaluz, villa de inspiración árabe y pareado de cartón piedra. Solo hay una casa para mostrar a unos compradores que nunca terminan de llegar. El resto son estructuras y hormigón. Un esqueleto encofrado. Un tramo más allá, los ocupantes del coche se dan de bruces con la adusta finca de Pascual.

    El pastor tarda en salir a saludarles. Un momentico, les pide. En Jumilla todo es en diminutivo. La caidica, el cestico, el dinerico, el momentico. Tartamudea levemente y estira las eses. El habla de Pascual es más de Castilla que de Murcia. Con gran naturalidad comienza a explicar al periodista que las tierras son herencia de su abuela, que tuvo siete hijos, uno de ellos su padre, que es lo único que le importa, a lo único que tiene apego, a las tierras y sus ovejas, que antes tenía cincuenta, pero que ahora ya posee trescientas ochenta, además de setenta cabras, que madruga para cuidarlas, que trasnocha para vigilarlas, que no les falta de nada, que es un apasionado del campo, que comen las ovejas antes que él. Se emociona con sus bichos.

    Pascual se acerca a la barrera de los sesenta pero continúa soltero. Es una persona contrahecha de orejas grandes y ojos claros de tanto mirar al cielo. El brusco clima del altiplano condiciona la fisonomía jumillana. Luce manos velludas y tostadas por el sol, uñas duras y largas, rostro sin afeitar desde hace varios días. Pascual se presenta vestido de faena ante el periodista. Va tocado con una gorra, lleva camisa de franela anudada en la cintura y pantalones verde oliva embutidos en las botas.

    El pastor nos cuenta su historia, que comenzó en el 2002, cuando extrañamente desviaron aquella línea de alta tensión, dice señalando a la misma, y la hicieron pasar por medio de sus tierras. «¿Por qué la desviaron en vez de tomar la línea recta, que es el camino más corto y lógico?», se pregunta retóricamente. «Para evitar que atravesara los terrenos comprados por la promotora», se responde a sí mismo. «Entonces no sabíamos que ese suelo era suyo, pero al año siguiente nos dimos cuenta de todo. En septiembre del 2003, la promotora se hizo con los terrenos y empezaron a visitarnos a mí y a todos mis vecinos para comprar también nuestras fincas. Yo se lo dije claro desde el principio: no vendo.» Y ahí empezó el conflicto.

    -Después me lo confesaron -dice el pastor.

    -¿El qué?

    -Que se equivocaron. No necesitaban mis tierras. Si se hubieran quedado con las suyas, en vez de ir a por las mías... No las necesitaban para el proyecto. Además, el agua de aquí es salada. No les sirve. Si yo voy a comprar ovejas, tendré que ver que no le falta una teta, dos dientes, si está coja… Es lo primero que hay que hacer.

    -¿Sabe realmente dónde se ha metido? Los señores del ladrillo son poderosos…

    -¿Qué iba hacer? Querían mis tierras. Les dije: primero las perras o no se vende.

    -¿Solo es una cuestión de dinero?

    -No es por el dinero. Odio el dinero. ¡Lo odio! No llevo encima.

    -¿Entonces?

    -Nunca quise vender mis tierras, pero hubo un momento en que amenazaron con expropiarme y tuve miedo. Me dije: vendo antes de que me expropien… pero el dinero por delante. Y es que no había dinero. Nunca lo pusieron encima de la mesa.

    -¿Cómo cree que va a acabar esta guerra?

    -Mal, porque hay mucha gente metida en esto. Pero llegaré hasta donde haiga que llegar, a Bruselas o Estrasburgo. Soy creyente. Tengo fe y la conciencia tranquila. Eso me da fuerzas. Si no la tienes tranquila, entonces estás jodido.

    La inmobiliaria, propiedad de un albañil que emigró a Suiza y allí hizo fortuna, quiere apropiarse de sus tierras con la anuencia del Ayuntamiento. El único afán de Carrión es impedírselo. No es una guerra física, de cuerpo a cuerpo, sino de desgaste. Nada más principiar el conflicto, al pastor le salió una úlcera gastrointestinal y se quedó exangüe. Los disgustos. Tuvo que pasar una temporada en el hospital. Años después le operaron del corazón en una intervención que casi le cuesta la vida. La válvula aórtica no le funcionaba correctamente. Todo por los disgustos. «¿Que cómo va a acabar esto?», vuelve a preguntarse el pastor. «Mal, muy mal.»

    Hay más de mil ingleses «pillados» en aquel residencial, que compraron allí pensando que se trataba de la California europea y, años después de haber abonado su dinero por la casa, todavía no han recibido las llaves de su vivienda, ni siquiera el llavero

    El periodista se despide y se acerca a la oficina de ventas plantificada junto al piso piloto. Da la impresión de estar cerrada. Las verjas se encuentran bajadas y no se oye más ruido que el de una máquina que vierte alquitrán sobre la calzada. El periodista está a punto de irse cuando de repente aparece una joven tras el cristal que le indica que vaya por el otro lado, que la puerta trasera está abierta. La joven suma veintitantos y hace esfuerzos por desplegar una sonrisa con la que ocultar su rostro retraído y algo confuso. Es de todos conocido que la promoción está parada, que hay más de mil ingleses «pillados» en aquel residencial, que compraron allí pensando que se trataba de la California europea y, años después de haber abonado su dinero por la casa, todavía no han recibido las llaves de su vivienda, ni siquiera el llavero. Entonces, ¿qué diablos quiere aquel individuo? ¿Acaso será un nuevo incauto…?

    -¿Qué desea? -pregunta al periodista.

    -Estaba buscando una casa por la zona.

    Mueca de desconcierto de la chica que inmediatamente muda en una nueva sonrisa. No cree que nadie esté buscando una casa por la zona. Nadie cuerdo.

    -¿Es una zona muy bonita, verdad? -Hace notar la chica.

    -Mucho.

    -Estamos ahora en una primera fase de mil doscientas viviendas, de las que ya hay novecientas vendidas -dice señalando una maqueta gigante que hay en el centro de la oficina de ventas-. Las viviendas estaban desperdigadas por todo el proyecto y las hemos reagrupado en torno a un campo de golf de nueve hoyos y un lago. Será la primera fase. No sé si sabrá que la promotora entró en concurso de acreedores y acaba de salir. Ahora mismo estamos reactivando el proyecto.

    -¿Me podría dar precios?

    -Todavía no. Es por lo del concurso. Si quiere me puede dejar un teléfono. En cuanto tenga la lista, le llamo.

    -Claro, apunte.

    A la joven, amable y hacendosa, se le nota que no le gusta aquel trabajo. Trata de no parecer abúlica, pero su sonrisa, al igual que la forma que tiene de tomar el número de teléfono, es impostada. Las jornadas en aquella oficina decorada con vinos y quesos de la tierra deben ser tediosas y solitarias, sobre todo solitarias. En aquel puesto de atención al público, no hay público al que atender ni al que vender casas. No le gusta su trabajo. Lo dejaría, pero es el único que tiene. Y eso en Jumilla, donde la tasa de paro alcanza el veinticinco por ciento de la población activa y la principal actividad va de la mano de la economía sumergida, es como ser dueño del más preciado Potosí.

    La crisis inmobiliaria ha hecho mucho daño a esta localidad, muy prolífica en surtir de albañiles a los constructores de Murcia y alrededores. Ya no hay hormigón que preparar ni ladrillos que colocar, así que el jornal escasea. Unos se han apuntado al paro; otros se han reconvertido. Hacen lo que sea, como sea y cuando sea. Quisieron levantar setenta mil viviendas en aquellas áridas tierras, pero allí no había espacio para tanta gente. Eso lo sabía bien Pascual Carrión, el pastor que doblegó en los tribunales a tan poderosos enemigos.

     

    Los señores del ladrillo. Nacho Cardero / 118 páginas/ Editorial Bubok

    #6
    Compartir
    Adivina, adivinanza: ¿De qué ideología política era el Ayuntamiento de Jumilla tan vendido a las bondades del ladrillo especulador y tan despiadado con nuestro pastor?

    ¿De los que dicen defender al pueblo, al obrero o los que se comen a los ciudadanos con patatas fritas y &034;disfrutan&034; jodiendo el estado de bienestar...?

    La solución... después de la publicidad
    Ampliar comentario
    #5
    Compartir
    Un buen hombre, un abogado honrado y una buena historia con un final justo [al menos, de momento]. ¿Alguien da más? Por favor, saquen más artículos así.
    Ampliar comentario
    #4
    Compartir
    Muy buen artículo.

    Muchas gracias.

    Ampliar comentario
    #3
    Compartir
    Da gusto leer este tipo de artículos, y no solo por la historia que se relata en ella, si no por la forma tan literaria con que lo hace. En el periodismo de hoy en día, es muy raro encontrar artículos de tanta calidad narrativa como éste. Enhorabuena al periodista.
    Ampliar comentario
    #2
    Compartir
    Supongo que el articulo se refiere a un procedimiento administrativo y que el abogado se atuvo a los plazos. De todas formas hay multitud de planes en vigor que son nulos de pleno derecho por las mismas razones expresadas en la sentencia. Estas nulidades no se tienen en cuenta en base a que el plan ya está aprobado y que tenia que haberse reclamado en plazo, para mi esta sigue siendo la asignatura pendiente de la justicia en cuanto al urbanismo.
    Ampliar comentario
    #1
    Compartir

    Pues ha tenido suerte en la contratación del abogado, normalmente se venden. Hubise sido interesante haber pedido la identificación de todos aquellos intemediarios interesados en la compra para dilucidar la trama. Supongo que así empezaria la guerra civil y luego dicen si yo he sido elegido democraticamente.
    Ampliar comentario