Roures y Tebas, dos discípulos aventajados de Maquiavelo

“Los de Mediapro son los más listos. Aquí mismo se han sentado tres veces y las tres veces nos han engañado. Siempre pagan demasiado caro, pero luego lo rentabilizan", señalan en la competencia.

Foto: Imagen: Pablo López Learte
Imagen: Pablo López Learte

La burbuja del fútbol no para de crecer. Que si fichajes de jugadores por 100 millones de euros, que si sentencias condenatorias a las grandes estrellas por fraude fiscal, maletines yendo y viniendo con suculentas comisiones, clubes en los puestos de cabeza de la lista de morosos de Hacienda… Todo y por su orden. Pero tranquilos, no hay de qué preocuparse. Patada a seguir. Es la ley del fútbol. Nosotros a continuar jugando, que ya le estallará a otro.

Más allá del simbolismo de las lanchas de Montoro abordando el yate de Cristiano Ronaldo para hacerle una inspección, la noticia que alerta del arcano del mundo del balón, de que, ojo, nos estamos adentrando en territorio inhóspito, es la venta de los derechos del fútbol a las televisiones.

Mediapro, la compañía de Jaume Roures y Tatxo Benet, aquí dos discípulos de Maquiavelo, ganó la subasta para la emisión en España de la Champions League por tres temporadas, de 2018 a 2021. Los datos concretos de la oferta se desconocen a falta de que los compradores aporten las garantías suficientes para cerrar la transacción. Se calcula que pagarán algo más de 1.100 millones de euros, unos 370 millones por temporada, más del doble de lo que se abonó (165 millones) en la anterior puja de la Champions.

“Está claro que en Mediapro han echado cuentas y han llegado a la conclusión de que pueden rentabilizarlo”, señalan en la competencia. “A nosotros no nos salían los números ni tampoco sabemos cómo les pueden salir a ellos. Lo que sí tenemos claro es que debemos aprender a crecer sin depender del fútbol”.

Tebas quiere duplicar los ingresos por los derechos de la Liga hasta alcanzar entre 1.500 y 2.000 millones por temporada. ¿Alguien da más?

Pero si los números no les salen con los derechos de la Champions, menos les van a salir cuando se ponga sobre la mesa la subasta de la Liga, acaso la joya más deseada en ese zoco de chamarileros que es el fútbol español.

El presidente de la LFP, Javier Tebas, curiosamente también investigado por los hombres de negro del Ministerio de Hacienda, adjudicó las temporadas 2016-2019 a Telefónica y Mediapro por 2.650 millones de euros, a casi 900 millones por año. Ahora Tebas va diciendo ‘sotto voce’ que quiere repetir lo sucedido con los derechos europeos, esto es, duplicar la cifra y alcanzar entre 1.500 millones y 2.000 millones por temporada. ¿Alguien da más?

Si sumamos Champions y Liga, casi con seguridad tendremos una factura que superará los 2.000 millones al año por los derechos del fútbol, una cifra que ni siquiera gigantes como Telefónica, Vodafone y Orange, o televisiones con músculo financiero como Atresmedia y Mediaset, se pueden permitir. El coste del fútbol a las telecos sale a 20 euros por cliente. Con las nuevas cifras, la tarifa se dispararía a los 60 euros, una cantidad imposible de repercutir a sus abonados, pues más que atraerlos, aseguran, los ahuyentarían.

El socio de Mediapro Jaume Roures y el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas. (EFE)
El socio de Mediapro Jaume Roures y el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas. (EFE)

Entonces, ¿cómo lo va hacer Roures para rentabilizar la compra? ¿De dónde va a sacar el dinero? “Está claro que los de Mediapro son los más listos. Siempre han hecho negocio pagando caro y ahora pretenden redoblar la apuesta”, comenta la competencia. “Aquí mismo se han sentado tres veces y las tres veces nos han engañado. A nosotros no nos salen los números, pero ellos tienen un plan B que desconocemos. Está claro. Deben tenerlo, porque una operación de este calado para una compañía con un ebitda de 150 millones supone algo más que una operación de riesgo”.

Tanto Mediapro como la Liga de Fútbol Profesional, dos actores antagónicos que se entienden como si fueran uña y carne en este negocio, se escudan en que las cifras astronómicas que se barajan en la actualidad para los derechos en televisión en España no difieren sustancialmente de lo pagado en otros países de nuestro entorno, como Francia, Alemania o Reino Unido, donde las operadoras han abonado precios muy superiores a los de anteriores subastas. Argumentos que obvian, sin embargo, que ni los mercados de la televisión de pago ni las rentas de cada uno de estos países resultan comparables.

El negocio está sufriendo una revolución. Facebook ha llegado a un acuerdo con la Fox para transmitir la Champions por ‘streaming’ en EEUU

¿Cuál es entonces el plan B de Mediapro para rentabilizar tan astronómica compra? ¿Dónde está el truco? Quizá la clave pase por entender que el negocio de los derechos en televisión va a vivir una auténtica revolución en los próximos años, que el error de muchos de los análisis esbozados hasta ahora consiste en dar por bueno que, en la era de Netflix y YouTube, el cliente final de los partidos se encuentra en los clásicos Antena 3 y Telecinco. Y no es así.

Los ‘players’ son otros. En un mundo en el que se impone el imperio de la ‘data’ y del ‘machine learning’, donde gigantes 'online' como Google y Facebook funcionan en un mercado global, disponen de una caja como para comprarse países, tienen monitorizados a sus usuarios a cada instante y pueden ofrecer y empaquetar los servicios que necesitan, amén de segmentar y personalizar la publicidad para que sea más efectiva, parece meridianamente claro que la televisión va a sufrir un vuelco en un futuro más próximo que lejano.

Los jugadores del Real Madrid celebran la victoria posando junto a la copa de la UEFA Champions League. (EFE)
Los jugadores del Real Madrid celebran la victoria posando junto a la copa de la UEFA Champions League. (EFE)


Valgan como ejemplos los últimos movimientos llevados a cabo por Facebook. La compañía de Zuckerberg ha llegado a un acuerdo con la Fox para transmitir por ‘streaming’ los partidos de la Champions League en Estados Unidos. También ha firmado un contrato similar con Univisión para la primera división de fútbol mexicana. Incluso se llegó a rumorear sobre su intención de lanzar una oferta de 1.000 millones de libras por el Tottenham, equipo de fútbol que acabó segundo en la Premier League, extremo que fue desmentido por el club inglés.

Sea como fuere, cuadren o no los números, la realidad es que unos y otros no dejan de echar leña a la burbuja del fútbol, lo cual es campo abonado para más Tebas, más casos Messi, más presidentes como Rosell, más Vilarrubí, más Villar, más Mendes… Hasta que llegue un día, que llegará, en que la burbuja explote y, con ella, los endeudados clubes de fútbol y las torres que estos han levantado con el dinero de todos los españoles.

Caza Mayor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios