Sábado, 13 de julio de 2013

La independencia divide

29/01/2013
85
Enviar
54
55
 
0
Menéame
Imprimir

El pasado martes decía -de acuerdo con una amplia encuesta de El Periódico de Catalunya- que Catalunya “tenía el corazón partío respecto al futuro de su relación con España. Más de dos años después de la sentencia del Constitucional, el independentismo ha crecido mucho, pero la mayoría de los catalanes no quiere la separación si ello supone quedar al margen de la UE. Y muchos creen que el enconamiento actual tampoco ayuda a superar la crisis.

Esta semana, la división se ha evidenciado. Por una parte, el Parlament ha aprobado una resolución que dice que Catalunya es soberana e insiste en el derecho a decidir. Sus promotores, CiU y ERC, ganaron ampliamente gracias al apoyo de ICV. Una mayoría de 85 contra 41 es fuerte, pero no llega a los 90 diputados, el respaldo de los dos tercios de la Cámara que exige el Estatut para su reforma. E, incluso, para hacer una ley electoral, capacidad que Catalunya tiene desde 1980 y en la que nunca ha ejercido el derecho a decidir.

Una mayoría de 85 a 41 es una mayoría amplia y confortable… para gobernar. Suficiente no para reformar el Estatut, sino para liquidarlo. Iniciar un proceso hacia la independencia sin ningún aliado en el Parlamento español y queriendo permanecer luego en una UE en la que, con la excepción del socialista Hollande en Francia, los Gobiernos están muy influidos por los socios del PP en el partido conservador europeo, suena un poco disparatado. Y la realidad es que 41 diputados de tres grupos parlamentarios (sobre siete) votaron en contra. Entre ellos, el PSC, que, contrariamente al PSOE, es partidario del derecho a decidir (de la consulta) pero no para irse de España, sino para quedarse después de una reforma federal de la Constitución.

Muchos analistas, e incluso algunos destacados dirigentes del PSC, han criticado el voto contra la resolución, junto al PPC y a Ciudadanos. Pero la decisión tiene lógica. Al PSC le cuesta votar contra lo que hoy es el consenso catalanista (por eso cinco diputados del PSC de veinte no participaron en el voto), pero tampoco puede avalar una hoja de ruta con la que no sólo está en desacuerdo, sino sobre la que no ha sido consultado. Además, se le exige una adhesión a algo acordado previamente (para lograr una mayoría de apoyo a Artur Mas) por CiU y ERC.

La semana pasada, CiU y ERC lograron imponer su resolución independentista con una mayoría amplia pero insuficiente, y desde el mundo económico son cada día más numerosas las señales de reticencia. La última ha sido la de Josep Oliu, presidente del Banco SabadellComo ha destacado Miquel Iceta, agudo dirigente del socialismo catalán, el PSC también tiene su derecho a decidir y no se le puede imponer una línea de conducta acordada por dos partidos independentistas. Pere Navarro ha tomado pues una decisión nada fácil, pero inevitable, si el PSC quiere seguir teniendo una posición propia y no ser satelizado. Y en el voto en contra está también el PPC, tercer partido catalán en las legislativas de 2011, y Ciutadans, el partido que tuvo el crecimiento más espectacular (triplicó sus diputados) en las últimas elecciones autonómicas.

Así, la mayoría de 85 contra 41 es fuerte pero incompleta, y resultó deslucida. Además, entre los 50 diputados de CiU hay 13 de Unió que respaldan el derecho a decidir, pero que han dicho de una forma bastante clara -aunque la tradición democristiana es matizar- que tampoco quieren la independencia, sino el modelo confederal. La mayoría lograda es, pues, tan amplia como incompleta y puede acabar siendo precaria.

Y las dificultades no vienen sólo del frente político. Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, la segunda entidad financiera catalana y una de las cinco grandes españolas, no ha dudado en afirmar -siguiendo la senda iniciada por el presidente de la patronal catalana, Joaquín Gay de Montellá- que los empresarios no quieren el choque de trenes y que son partidarios de marcos de convivencia estables que sólo se puedan cambiar a través de la legalidad. Y es que, actualmente, el Banco Sabadell, que acaba de hacerse con la CAM con un esquema de protección de activos del Banco de España, tiene las dos terceras partes de su negocio fuera de Catalunya. Que personas como Gay de Montellá u Oliu -relevante directivo también del influyente Círculo de Economía- expresen reticencias a las iniciativas de Artur Mas (Oliu manifestó también su contrariedad por el recién creado impuesto sobre los depósitos bancarios) es algo que CiU haría mal en minusvalorar. Sectores políticos y económicos relevantes de Catalunya son muy reticentes (como mínimo) a la hoja de ruta emprendida por el pacto CiU-ERC.

Pero lo inquietante -y lo que, en parte, legitima a Artur Mas- es que esta huida hacia delante se puede producir debido a la inexistencia de gestos relevantes de conciliación del Gobierno de Madrid respecto a asuntos vitales para Catalunya como el ritmo de reducción del déficit (en el que Montoro coloca al Estado en posición privilegiada respecto a las autonomías a pesar de que éstas sufragan dos pilares del Estado del bienestar, como la educación y la sanidad), o un nuevo sistema de financiación autonómica que no castigue a las más dinámicas.

Es positivo que Rajoy no se deje arrastrar al conflicto jurídico inmediato que le exigen algunos sectores radicales (El Mundo se suma a ellos pese a que Pedro J. Ramírez reconocía lúcidamente hace unas semanas que el pleito catalán aconseja una reforma constitucional) y que sólo lograría -como las declaraciones de Wert, Montoro o Morenés- enredar más las cosas. Pero es negativo que se limite a decir que la declaración del Parlament no sirve para nada. Cuando 85 diputados (sobre 135) del Parlamento de Catalunya (el 19% del PIB español y el 26% de la exportación) dicen que quieren ejercer el derecho a decidir para proclamar la independencia, el presidente del Gobierno de España no puede limitarse a encargar un informe jurídico. Tiene que abrir un proceso de diálogo -hablando se entiende la gente-, porque ni a Catalunya ni a España les conviene ahora -en la peor crisis desde 1929, con la prima de riesgo todavía más alta que la italiana y cuando el pasado año se destruyeron nada menos que 850.000 empleos- un choque de trenes que solo lograría ahuyentar a los posibles inversores.

85
54
55
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

85

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

85ANCRIMAR 30/01/2013 | 19:26

eufemismos eso el lo que se hace con Cataluña y no hablar claro y meridiano.
Los Catalanes se gastaron hasta el rosario de su madre en la anterior legislatura , deben unos 44.000 millones de euros y en vez de ponerse a trabajar bien y a gestionar bien sus recursos se han lanzado al monte y han gritado en cataluña y en sus MINI-EMBAJADAS "España tiene la culpa".
O sea a CHANTAJEAR al gobierno , al estado y a todos los españoles.
Y ahora nos dicen que tenemos que bajarnos los pantalones y aceptar el chantaje.
Pues bien vamos a dar cifras.
Madrid recauda para el Estado Español 66.000 millones de euros y este estado les devuelve unos 11.500 millones de euros.
Cataluña recauda unos 26.500 millones de euros y se les devuelve unos 15.600 millones de euros.
Que quieren los Catalanes más carga para Madrid.
Pero estudien las balanzas comerciales , el superavit de Cataluña con el resto de España es impresionante , pero eso no cuenta .
Egoistas y chantajistas.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

84ciudadanomedio 30/01/2013 | 18:54

Siento no tener tiempo de leer los comentarios.

Por una vez estoy de acuerdo con el titular. La independencia divide, y creo que ese es el motivo de Mas para haber iniciado este camino, dividir la sociedad para permanecer en el poder.

Pero creo que le va a salir mal. Ahora mismo Cataluña esta herida economicamente, como España, y repartir la miseria nunca ha sido buena estrategia a la larga.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

83santiagoo 30/01/2013 | 18:20

Bueno, Tapia está monotemático. Es lo que tiene hacer de poli bueno en este juego de lobby.

Yo derecho a decidir sí, claro. Supongo que eso comprende derecho a decidir la lengua en la que uno escolariza a sus hijos, pongamos por caso, o, pongamos por otro caso, derecho al Valle de Arán a decidir si quiere ser o no parte de Cataluña.

O ahí no existen derechos. LA LEY DEL EMBUDO.

Vamos, señores, vayan circulando en dirección a la puerta de la UE, y el último en salir de aquí que cierre la nuestra, por favor. Adios.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

82Tadeoteveo 30/01/2013 | 15:37

Y finalmente. Que Artur Mas se lanzo de cabeza a las elecciones con la esperanza de tener la sarten por el mango en Catalunya para liderar este proceso, es un hecho, aunque sabia que no alcanzaria la mayoria absoluta esperaba un pequeño avance, pero la gente es tozuda y si habia pedido INDEPENDENCIA le repitio que eso era lo que queria y no eufemismos como estat propi y los jarros de agua de Duran i Lleida.
Si a eso añadimos la infravaloracion suicida de los recortes, el resultado electoral deja de aparecer como una anomalía.
Asi el Sr. Mas y no digamos el Sr. Duran, en vez de ser tildados de instigadores hubieran tenido que ser considerados como la derecha de Catalunya con la que negociar un nuevo pacto fiscal justo y razonable que dejara el deficit fiscal entorno al 4% que es lo justo y tolerable.
Buenas tardes todos.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

81Tadeoteveo 30/01/2013 | 15:21

#79 Y decia y los que quieran enterarse reflexionaran sobre esto, que una de las dificultades de Mas ha sido ordenar e inbricar a CiU en esta avalancha soberanista que de entrada pedian INDEPENDENCIA, en una comunidad que nunca habia sido independentista.
Al Sr Mas le hubiera gustado confirmar primero y de verdad, si los catalanes opinaban que Catalunya era efectivamente una nacion y que pertenecian a esa nación, esa es la consulta que primero se deberia haber efectuado. De esa soberania reconocida y aceptada por una mayoria de la ciudadania, se deduciria su dret a decidir y una segunda consulta que deberia dilucidar si se debia cambiar el status con España y la INDEPENDENCIA seria una posibilidad que se pondria sobre la mesa si se agotaban todas las otras opciones.
Pero los hechos han ido por otros derroteros y hubo que efectuar unos cortocircuitos como la entrevista con Rajoy presentada como un ultimatum, cuando era un intento de ganar tiempo y dejar que las cosas reposaran. La puerta cerrada significo subirse al carro para evitar que todo el proceso lo liderara ERC, como inevitablemente ha acabado siendo, gracias a la ceguera de Madrid.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

Joan Tapia fue director de La Vanguardia desde 1987 hasta marzo del 2000.Luego director de BTV (Barcelona Televisión) y posteriormente de TVE en Catalunya. Desde el 2007 es columnista de El Periodico de Catalunya. Miembro de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras, trabajo también en la Caixa y como asesor de Miguel Boyer en el ministerio de Economía y Hacienda.

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar

ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios