Leopoldo Abadía

DESDE SAN QUIRICO

¿Trabajar más?

08/06/2012
Enviar
90
75
 
0
Menéame
Imprimir

Cada día pasa algo. A algunos, esto les intranquiliza. A mí me apasiona, porque cuando recojo La Vanguardia a la puerta de mi casa, o me la dejan colgada del pomo de la puerta en el hotel Los Galgos, en Madrid, lo hago con nerviosismo exultante, pensando lo que habrá pasado, lo que habrá dicho no sé quién o lo que le habrán dicho a no sé quién.

Esta semana me he entusiasmado, porque las noticias vienen a pares, o a triples, o a cuádruples.

Empieza Juan Roig, a quien conozco de lejos, porque le vi en Valencia el día que reapareció José Tomás, lo cual indica que el señor Roig, además de ser un buen empresario, tiene muy buen gusto. Pues va y dice que “tenemos que trabajar todos más o España será intervenida”:

De la gente que me encuentro. a casi nadie le afecta lo de la intervención, porque no saben lo que es, y a casi todos les molesta lo de trabajar más, porque sí que lo saben. Y todos dicen eso de “¿qué se cree ese señor? ¡que trabaje él!”.

Lo malo es que ese señor trabaja y tiene muchas personas que, si no fuese por él, no tendrían trabajo y lo de trabajar más no es una improvisación suya, porque no hace más que repetirlo. O sea, que lo debe tener muy pensado y muy vivido.

Yo pienso que no hay que trabajar más horas (el que no las trabaje, sí, por supuesto.) Lo que hay que hacer es que cada hora de trabajo sea una hora de trabajo, bien empezada, bien desarrollada, bien terminada.

Cuando empecé a trabajar en el IESE, tuve la suerte de que me nombraran adjunto a la dirección general. La suerte no fue el nombramiento. La suerte fue que el director general era Antonio Valero.

Al cabo de pocos meses de estar allí, comentaba con él algo que había oído sobre “el éxito fulgurante del IESE”. Antonio, como siempre, me dejó hablar -escuchaba muy bien- y, cuando acabé, me dijo: “mira, Leopoldo, de fulgurante, nada. El éxito del IESE es la demostración de lo que pueden hacer veinte personas normalmente inteligentes, trabajando en serio ocho horas diarias”

Si esto fuera verdad, que lo es, habría que hacer un repasillo de nuestro día, descontando de las ocho horas diarias, o de las diez o de las doce, cosas que hacemos a lo largo de esas horas. Aquí es cuando hay que decir eso de que menos café y menos corrillos. Pero más importante es pedir más concentración, que es lo que hacen los porteros de fútbol con mala cara cuando un defensa se ha puesto a pensar en las musarañas y el otro equipo  les ha metido un gol.

Puede ser que eso se  llame “aumentar la productividad”. En mi tierra, eso se ha llamado siempre trabajar bien. Y me parece que, en ese terreno, todos tenemos que aprender bastante.

En la comida de Espasa, con motivo de la Feria del Libro, me encontré con un autor, sofocado por la fecha de entrega del manuscrito a la editorial, cosa que me hizo simpatizar en el acto con él, porque eso ya me lo sé yo, que lo he sufrido. Hablando de  cómo trabajaba, me dijo que había decidido trabajar horas completas, poner el temporizador de su móvil en una hora determinada y no hacer otra cosa hasta que sonara la Marimba, que es el sonido que tiene instalado en el iPhone. Y me decía que así, durante ese rato, no hacía otras cosas que le apetecían, aunque, “externamente”, si alguien le vigilara, podría parecer que trabajaba. Cosas tales como llamar por teléfono, mirar si le ha llegado correo, comprobar un dato en vez de apuntarlo con otros que también tenía que comprobar y dedicar luego una hora a las comprobaciones.

Me dijo: “Seguramente, este ´descubrimiento´ es una tontería, pero cuando me olvido, mi productividad baja. Y si mi productividad sube, resulta que ´fabrico´ más páginas en menos tiempo, y el tiempo que me sobra, puedo dedicarlo a corregir lo que he escrito y afinar todo lo afinable. Después, si el libro sale mal, no es cuestión de productividad. Es cuestión de que el fabricante del producto (yo) no da más de sí”.

Aquel día entendí mejor lo de trabajar más. Y cuando, al día siguiente, me encontré con una chica joven que me dijo que trabajar 8 horas no es lo mismo que trabajar 7 horas y media, pensé que la revolución civil, esa que quiero hacer en España, tiene esa característica: trabajar bien.

Y en estos momentos, más. Porque con lo mal que están las cosas y la competencia que hay, el que trabaje chapuceramente se hundirá (gracias a Dios) y le echará la culpa a  la crisis.

P.D.

1. No he hablado de la intervención, porque España está intervenida desde el 12 de Mayo de 2010. Desde entonces, hemos hecho severos planes de ajuste, hemos cambiado la Constitución, nos hemos metido con los bancos (ya iba siendo hora), recibimos visitas de gente de organismos internacionales que no vienen precisamente a tomar el sol, y nos pasamos el día mirando a Bruselas.

2. Po tanto, en cuanto a la posible intervención, no hay que preocuparse. Ya estamos intervenidos.

3. No he hablado del rescate, o sea, de que alguien eche dinero a los bancos para que, de una vez, se aclare qué es lo que pasa.

4. No he hablado de la amenaza del señor Goirigolzarri, que, asesorado por Goldman Sachs (uff…) dice que, o 23.000 millones o no juega y se va a su casa, que ya tiene otras ofertas.

5. Pero sí quiero decir que sigo viendo ejemplos de personas a las que les falta un hervor. Me encuentro con que la señora Sáenz de Santamaría vuelve de Washington, donde ha ido a la reunión del Club Bilderberg y, de paso, a otros organismos internacionales, y dice: “marcaremos el paso porque este país no se arredra ante nada, lo ha demostrado en el pasado y lo va a hacer ahora”. ¡Sí, señora! ¡Ya iba siendo hora de que alguien dijera algo así!

4. ¡Dios mío! ¡Y esta  es la Vicepresidenta! ¿Cómo serán los/las demás?

90
75
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

35

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

35Zano 09/06/2012 | 13:58

El martes pasado a las 4:30 de la tarde, esperaba yo el autobús para ir al aeropuerto, frente a la playa del Postiguet de Alicante. La playa estaba bastante llena y camino de la arena pasaban a mi lado, entre otra mucha gente, chicos y chicas en el entorno a los 20 años de edad. Chanclas, gafas de sol, toalla y botellita de agua como equipo estándar. Comprendo que habrá circunstancias variadas en toda esa gente. Me dirán que muchos están en la playa porque no tienen trabajo. ¿Y estudiar? ¿Inglés o así?

Mientras la tormenta financiera ruge en las alturas, en la tierra tenemos un verdadero problema de hacer entender a la sociedad española la gravedad del problema económico que tenemos. No financiero. Económico. Podemos resolver el financiero de un plumazo del BCE o del FMI. El Económico requiere el esfuerzo de todos. Y sospecho que muchos, y muchos jóvenes entre ellos, todavía no se han dado cuenta.

Sobre trabajo y productividad

#  Responder 0

34asdebastos 09/06/2012 | 11:22

Don Leopoldo: No voy a calificar el gusto del Sr. Roig por ver al matador José Tomás. No sé si el gusto era por el colorido del traje o por el entorno.
Sin embargo si me voy a permitir, con su perdón por anticipado, el calificar el suyo: malo, bastante malo.
Como bien dice, no pierda su productividad en disquisiciones que no vienen al caso, sobre un tema que, deberá reconocer al menos, además de estar alejado de lo que podríamos atender a sus opiniones [que es para lo que le han dado un espacio en un medio de comunicación] no es nada pacífico, y desde luego, muchas personas no estamos en absoluto de acuerdo que nos identifiquen con algo "cultural": el maltrato animal.
Cuando califico el gusto de bueno de otras personas no suelo unirlo al dolor. Reflexione y seguro que tendrá otras aficiones que le darán satisfacción con menos daño.

#  Responder 0

33cesarangel 09/06/2012 | 10:30

Artículo cargado de obviedades que muchos han/hemos repetido desde hace muchos años y que si estuviera un poco documentado podría haber hecho referencia al número de patentes que se consiguen es España por cada millón de dolares invertido en I+D en comparación con Japón o la productividad objetiva por hora de trabajo en el sector de la automoción, p. Ej., en fábricas de España, Detroit y Japón. Busque esos datos sr. articulista para decir algo interesante porque sino es hablar y hablar y...algo muy genuino. Los últimos dos puntos donde se critica a la vicepresidenta porque dice frases grandilocuentes y tópicas para dar ánimo, ciertamente, como hacen todos los políticos, y de ahí se infiere lo mala que es y lo peores que serán los demás, es una absoluta estupidez o es que no lo he entendido.

#  Responder 0

32efrencaraveocamargo 09/06/2012 | 04:01

8 horas de trabajo o 12 de trabajo, pero efectuadas con eficacia, esto es, dar los resultados que la actividad pide o a la que nos comprometimos en tiempos específicos. eso permite el poder tratar de manejar tiempo para uno y la familia,[soy independiente desde hace 19 años, pero cuando las circunstancias le exigen a uno el tener que trabajar sábados y domingos a remangarse las mangas y terminar y cumplir en tiempo, forma y resultados. [funciona me consta y se crea uno un prestigio de responsabilidad y trabajo bien hecho que se multiplica. se lo que es el problema de trabajar para una trasnacional [Sencillamente piensan que uno no tiene vida, que hice? me convertí en independiente]
y como decimos en baja california sur mexico a pegarle [a trabajar] no queda de otra o desaparecemos

#  Responder 0

31nikitonidoi 09/06/2012 | 00:44

¡¡QUE GRAN VASALLO SI HUBIERA BUEN SEÑOR¡¡,Decia el Romancero.
¡¡Que buenos trabajadores,si hubiera Empresas¡¡.Diriamos ahora.

En Diciembre de 1999, nuestro equipo de trabajo, fué enviado de
urgencia Francia,para reponer el servicio eléctrico, en una zona
rural devastada por ún fortisimo temporal.Cuando aún no habiamos
terminado del todo, nos avisan de que tenemos que volver para
España[ Otro temporal].Cuando salimos,[8'30 AM]La gente del lugar
nos esperaba en la calle,¿Que pasa? fué la pregunta; Venian a
mostrarnos sú gratitud;nos llevaron al centro del pueblo, nos can-
taron La Madelón,Les Moutonn's,,y la Marsellesa,¡¡IMPRESIONANTE¡¡.

Francia és ún gran Pais con una potente Sociedad Civil,sin duda.

Alli supimos que nuestros Colegas franceses trabajando 8 horas di-
arias,cobraban casi lo triple que nosotros trabajando 10 h por dia,
y las condiciones y el trato al trabajador¡Que les voy a contar¡.

Lo que pasa,creo yó, que en España no existe cultura Empresarial
como tal,les importa un comino el prestigio de la Empresa,[Yó lo
hago más barato].La competencia debe basarse en;Seriedad,eficiencia
y fiabilidad.¿Cómo se logra?.¡Formación¡¡Formación
Saludos




#  Responder 0

Leopoldo Abadía es un chaval de 75 años, 12 hijos y 40 nietos y ex profesor del IESE, que asegura no saber nada de economía pero que ha puesto en claro la mejor explicación en castellano sobre la crisis subprime.
A partir de ahí, para su sorpresa, miles de personas de todo el mundo consultan diariamente su blog. Desde su atalaya de San Quirico, aporta una voz independiente sobre la complicada realidad económica y social actual. Sin más pretensiones.



los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados