La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Los buenos y los malos

Desayuno con mi amigo de San Quirico. Hace tiempo que no nos veíamos. Hablamos de todo. (Hoy no tiene mérito hablar de todo, porque ¡cuidado que
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    Desayuno con mi amigo de San Quirico. Hace tiempo que no nos veíamos. Hablamos de todo. (Hoy no tiene mérito hablar de todo, porque ¡cuidado que hay cosas!)

    Me habla de una persona a la que los dos conocemos. Es un personaje extraño, que se cree genial, raro, de los que goza cuando encuentra fallos para poder echar una bronca, de los que creen que dirigir es vigilar, de los del piensa mal y acertarás”.

    Le digo a mi amigo: “¡Pobre hombre, está loco!”. Me mira muy serio y dice: “¡No seas ingenuo! ¡No está loco, es malo!”.

    De verdad, siempre que he visto a alguien hacer cosas mal hechas, he pensado que estaba loco. Otras veces he pensado que era bobo por meterse en semejantes tinglados.

    Pero lo de malo no lo había pensado.

    Cuando mi amigo me dice eso, recuerdo que en una contra de La Vanguardia entrevistaron a un señor, me parece que psiquiatra, que decía algo así como que no hay derecho a que cuando alguien hace algo malo, se diga de él que está loco. Venía a decir que el loco hace locuras y el malo, maldades, que es una cosa muy distinta.

    En casa siempre hemos coleccionado todo: sellos, latas, botellas de cerveza, corchos, robots, sobres de azúcar, botijos, ceniceros robados…

    También, chapas de botella. Me regalaron el otro día una cerveza que no tenía. (Con tantas colecciones, es facilísimo hacer regalos en mi familia. Cuando vuelvo de viaje, le traigo a mi mujer dos sobres de azúcar, después de haber puesto el azúcar en el azucarero porque en casa todo se aprovecha, y da saltos de alegría).

    Pues en la chapa había una palabra en mayúsculas: ROGUE. Voy a mi diccionario inglés, y encuentro que rogue significa 'pícaro, pillo. Lo bueno es lo que han puesto en la chapa alrededor de esa palabra: Dedicated to the rogue in each of us”. O sea, “dedicado al pillo que todos llevamos dentro”. Al pillo, al pícaro, al sinvergüencilla, al sinvergonzón.

    Incluso al malo. Porque, desde el desayuno con mi amigo de San Quirico, leo mis dos periódicos con otro criterio. Y descubro gente mala.

    Para los católicos, esto no es  extraño, porque sabemos lo del pecado original. Adán y Eva eran unos tíos majísimos, pero Eva se comió la manzana y ahí se estropeó todo, y nuestra naturaleza quedó tocada y nos sucede eso que dice otro amigo mío: que no sabe qué le pasa, pero que todo lo que le gusta, o es pecado o engorda.

    Soy patrono de la Fundación Alia2, dedicada a la lucha contra la pornografía infantil en Internet. Los policías y los guardias civiles que utilizan el software que les proporciona la Fundación nos cuentan unas cosas que hacen que se nos pongan los pelos de punta. Y ahora me he enterado de que esa gentuza que hace esas cosas no está loca, no. Son malos. Comparados con Hitler y Stalin, no sé quién es peor.

    Gracias a Dios, también hay buenos. Muchos. Quizá, menos espectaculares”. Ayer estuve en la presentación del proyecto Como en casa”, de la Fundación Miguel Gil Moreno. (Miguel era un fotógrafo de guerra, muy amigo de mis hijos, que murió en Sierra Leona). Estas personas ayudan a familias de clase media que lo están pasando mal. Antes se llamaban pobres vergonzantes”. Queda mejor decirlo de otra manera, pero la situación es la misma. Son familias con un cierto nivel social que, de repente, por la maldita crisis y por los malditos malos que han hecho toda clase de canalladas, se han quedado sin poder comer. La Fundación les hace la compra, la paga y hace que se la envíen. De modo que cuando llega la comida a casa, nadie sabe que aquello es una ayuda. Hasta el portero piensa que los señores del 4º derecha han vuelto a hacer la compra en El Corte Inglés.

    Estamos en un momento muy malo. Da la impresión de que la gentuza ha salido a la calle. No digo que han salido del armario por no insultar a los que han salido del armario por otras razones.

    La gentuza está amparada por un absoluto desconocimiento de lo que hacían, por parte de sus jefes. Nadie sabía nada de lo malos que eran. Como si la estructura de esa organización -política, social, económica- estuviera formada por ángeles buenos, buenísimos, bastante tontitos, que con las alas se tapan los ojos para no ver las charranadas que hacen los malos, malísimos; charranadas, por cierto, de las que los angelitos, con mucha frecuencia, también se aprovechan.

    P. S.

    1. Que sí, que me ha salido un sermón. Pero hace tiempo que tenía ganas de echar un sermón. Porque, vuelvo a repetirlo por enésima vez más una: o nos damos cuenta de que así no se puede seguir; o nos volvemos buenos y hacemos que nuestros hijos lo sean, o no hay nada que hacer.

    2. Cuando digo buenos, quiero decir gente limpia, noble, que sepa que lo que está bien, está bien y lo que está mal, está mal. ¡Casi nada!

    3. Por cierto, esto se aprende en la familia.

    4. Es posible que los malos también aprendieran cosas buenas en sus familias. Pero algo pasó y se convirtieron en gentuza.

    5. A ver si hay suerte y se acuerdan de lo que les enseñó su mamá, que era una santa.

    6. Pero ellos son hijos de mala madre.

    #43
    Compartir
    Acabo de leer un artículo en El País, del economista Paul Krugman, que me ha recordado eso que dijo que, cada vez que Rajoy sacaba una medida, se preguntaba si crearía empleo, si lo hacía era una buena medida y en caso contraro, no servía.

    Creo que este artículo le daría para uno de los suyos
    http://economia.elpais.com/economia/2013/02/01/actualidad/1359724795_102067.html

    www.teayudocontubanco.com
    Ampliar comentario
    #42
    Compartir
    27 A buenas horas vienen los cómplices de los eres y del desastre de ZP a dar lecciones y a exigir responsabilidades a los demás.

    Y es que estos, además de malos, son estúpidos. En caso contrario, hace tiempo que hubieran enterrados sus sandeces.

    Saludos cordiales.
    Ampliar comentario
    #41
    Compartir
    Si el pecado de leer el articulo solo digo una cosa:
    Los Buenos son:
    Los ciudadanos que hemos pecado de incautos y les hemos arropado en el poder al creernos las promesas de sus manifiestas falsedades.

    Los Malos son:
    La Casa Real por no intervenir y ser complice del expolio social y humano de este Pais.
    La Justicia y sus compinches que solo piensan y meditan como protejerse.
    La clase Dirigente y Politica, todos y cada uno por no buscar alternativas a la pueda llegar a ocurrir en el tiempo proximo mas cercano que lejano.
    Los habitantes de La Carrera de San Jeronimo por complicidad manifiesta en todos y cada uno de los actos producidos por estos inutiles sociales.
    Los Politicos,
    Ampliar comentario
    #40
    Compartir

    32 Gracias a vd. siempre estimado kropotkin.
    Cierto cuanto dice.
    Fíjese en una sola palabra del bodrio de hoy del Sr. Abadía, está escondida al final, en su P.S. 4 y que, por cierto no viene en el RAE, y que ilumina, por así decirlo, la falta de ética de Abadía al querer autoexcluirse de la mala plebe a la que, lamentable e incongruentemente, confiesa pertenecer, sin embargo, en su P.S. 5.

    Atentos saludos, muy estimado Sr. kropotkin, y muy buen fin de semana.




    Ampliar comentario
    #39
    Compartir
    La derecha, esa es la derecha del PP, una panda de malos dirigidos por fariseos pidiendo a Pilatos que aniquile a los buenos. Creo que ahora se llaman tecnocrátas, esos fariseos.
    Ampliar comentario
    #38
    Compartir
    24 La maldad es genética. La educación y el ambiente sólo pueden tamizarla o contenerla.

    Por eso, todos conocemos hermanos jóvenes, recién horneados en una misma educación, ambiente y experiencia, que son opuestos porque sólo uno de ellos, y no el otro, disfruta con el mal ajeno y, sobre todo, sufre con la felicidad de los demás.
    Ampliar comentario
    #37
    Compartir
    28 se agradece, y de agradecidos es eso: agradecerlo. ¿y por qué razón, a qué viene ahora, esa circularidad de agradeciemiento? me preguntarás, con razón, amigo mía.

    Pues a que el artículo -reflexión o lo que sea- de Don Leopoldo me ha impregnado de ese espíritú elíptico en el que sus malos [¡los suyos!] quedan ocultos en un no se sabe muy bien que tipo de discurso en el que los nombra sin nombrarlos como para decirnos que sus malos no son suyos, sino nuestros y que, en el fondo, su pertenencia sabida a buenas familias es, cuando son sus malos, un error de la naturaleza: es decir, nuestra naturaleza. Que, aunque tampoco lo diga, quiere decir contamina la suya.

    ¿Me explico?

    La tangente es hoy el arma de la dialéctica de Don Leopoldo para zurrarnos con la familia buena y recordarnos que los malos son de mala familia [cómo no].

    Y es que estos de la Obra, odian obrar con claridad y se ponen elípticos a las que les mentan las cuentas de Bárceanas [al que menta sin nombrarlo, claro].

    ¡Ética, Ética, que crímenes diálecticos se han cometido en tu nombre!

    buenas tardes tengan usted y don leopoldo.


    .
    Ampliar comentario
    #36
    Compartir
    La base del &034;descalabro&034; de los jerarcas y jerarquillos, creo que está en que al español &034;medio&034; no le parece mal del todo que el dinero &034;público&034; se pueda despilfarrar desviándolo a bolsillos propios y de &034;alrededores&034;.
    Recordemos el dicho : Dios me ponga donde haya...
    Ampliar comentario
    #35
    Compartir
    Don Leopoldo;La verdad es que hoy ,su artículo a despertado interesantes comentarios. Pensaba dejarlo así, pero no, puedo por menos que introducir una pequeña cuña. Cheterton, en uno de sus libros,sobre el padre Brown, aficionado a resolver problemas detectivescos,le hace decir, refiriéndose al comportamiento de las personas, algo parecido a esto:&034;Cuando una atribución a alguien es improbable, es casi seguro que sea falsa&034;. Yo estoy de acuerdo con ello y me cuesta creer que todo lo que esta pasando, referido al PP,pueda ser cierto: Veamos, Barcenas lo niega todo, puede ser o no ser, corrupto pero es una persona inteligente. por ello, le creo cuando niega la mayor. Ninguna persona inteligente o medianammente lista,firmaría papel alguno que pudiera comprometerle Y CREO FIRMEMENTE QUE ,EN LA CÚPULA DEL PP, ESTÁN VARIOS DE LOS MAS INTELIGENTES DEL PARTIDO. Al ver una campaña de desprestigio,tan bien orquestada, me he acordado inmediatamente del ominoso 11-M y he vuelto a pensar en la incógnita, que sigue incógnita, de la probable autoría intelectual de aquello y no he podido por menos de ver semejanzas con lo que hoy está ocurriendo...Saludos, D. Leopoldo...
    Ampliar comentario
    #34
    Compartir

    Y & y así, por favor amigos foreros que no haya citado [TODOS] porque son merecedores, sus comentarios, en mi opinión, con el Premio Príncipe de Asturias a las Artes y las Letras.

    No quiero terminar sin añadirle que, dado que vd. solo habla de buenos y malos, ni los malos son tan malos, ni los buenos tan buenos. Hay mezcla/mestizaje entre buenos y malos, creo. Por eso vd., Sr. Abadía, digo, pues por eso vd. no es tan malo. Algo tendrá de bueno aunque muy escondido porque no es fácil vérselo, al menos, opusdeianamente hablando.



    Ampliar comentario
    #33
    Compartir



    Se está acabando el día
    Y vd, señor Abadía,
    No contesta con alegría,
    La pregunta que le hacía.

    [Sr. Abadía ver 15]

    Clasificaciones hay como quizá colores y sus matices.
    Vd. solo se queda con la aprendida en las películas del Oeste: bueno y malo. [Una muy famosa se atrevió a añadir el feo, quizá porque su madre no era Sergio Leone]. Su clasificación, por mala, la dejamos apuntada en el Guindes [el libro de Guindos].

    La clasificación de Cipolla 1cgriell
    es verdaderamente útil y práctica. La que se intuye en gaucho 16 es genial. La de labruja 9 es para apuntarla en el Guinnes. ¿Y la de Kropotkin? pues mayúscula, por eso puse Kropotkin. ¿Y que podríamos decir de john stuart mill, pues que hace la mejor referencia a la ética, muy parecida a Sir Hobbes. Y Casnogal y neonato neocon le hacen todo un canto a la bonhomía que debería vd. mirarse un poquito en ellos. Y Pauco, La Cibeles, el farero, Don Lucio, Sarkán, Sapolski,, Y carologladios, ¿y este insigne forero que le ha escrito el artículo, y sin embargo vd. lo cobra?.


    [sigue]










    Ampliar comentario
    #32
    Compartir
    , lo primero que necesita es aparentar que es &034;bueno&034;, él, sus prédicas y sus obras, disfrazándolas, presentándolas con todo tipo de beneficios, privilegios y cualidades buenas y positivas.
    Y lo que es más importante y esencial, es que necesita que le creamos, para lo cual empleará toda su capacidad, inteligencia y elementos que pueda utilizar para lograr sus propósitos, pero el primero, es poder lograr y conformar un buen rebaño de seguidores fieles e incondicionales.
    Convirtiéndose así en un líder con seguidores y adeptos que seguirán sus dictados y hasta lo defenderán de los ataques de quienes lo adversen, convencidos de su fe en el que los guía, y de ser el líder bueno que les proporciona  sin que lo sepan sus seguidores- nada más que el convencimiento de que lo que él representa o dicta, es bueno y es lo mejor para ellos  sus posesos seguidores- .
    sigue...
    Ampliar comentario
    #31
    Compartir
    Fin de la cita, aunque hoy quiero despedirme de Ud. con una frase para que la medite [si es que Ud. lee los comentarios del foro, que yo pensaba que sí, pero que después de lo de hoy, estoy empezando a dudarlo].
    Don Lepoldo, Albert Einstein dijo alguna vez que: Nunca podremos resolver un problema, con el mismo pensamiento con el que lo creamos&
    Con afecto y sin acritud, reciba un cordial saludo de mi parte.
    Ampliar comentario
    #30
    Compartir
    Y sabe Ud. porqué suelen ser tantos los que se vuelven malos ?
    Por la sencilla razón que le expone mi buen amigo Casanogal; por la falta de JUSTICIA Y EDUCACIÓN. Si esos dos pilares fundamentales de toda sociedad, funcionaran como debieran, serían los menos, los casos de los convertidos en malos .
    Le voy a transcribir una parte de un ensayo escrito por alguien [no importa quién], pero que le viene a su artículo como anillo al dedo.
    Y dice así:

    Creo que la maldad existe simplemente como para ponernos a prueba constantemente, a nosotros contra nosotros mismos, para ver, dentro de la dualidad que llevamos todos por dentro, quién es capaz de ganarle terreno al otro.
    Por eso, el ser humano cuando ha tenido esa excelente educación, y aunque provenga de la mejor de las familias y haya tenido todos los cuidados del mundo y también haya sido criado y formado en el mejor de los ambientes, todo eso no le garantiza que toda esa inversión lo convierta en una persona de bien o puede llegar a convertirse en un ser tan inteligente como astuto -cualidad que le confiere su inteligencia-, y cuando decide por la razón que sea, equivocarse y ser &034;malo&034; a conciencia, sigue...
    Ampliar comentario
    #29
    Compartir
    los malos siempre salen ganando, y como salen siempre y sin excepción bien forrados , cada vez hay más malos . Y sabe Ud. porque esto es así?, muy sencillo, porque los malos disfrazados de buenos , son los que nos gobiernan y están en el poder y sus alrededores: Equipo de Gobierno, Fiscalía, Jueces, Diputados, Senadores, Presidentes de Autonomías, Alcaldes, Concejales, Portavoces, Tesoreros , Sindicalistas, Partidos Políticos, Empresas públicas, Empresarios satélites de cada Gobierno, Duques empalmados y cuanto vampiro monetarista , se pueda colar en el sistema .
    Bastante desconcertado con lo de hoy, no sé, si Ud. es tan ingenuo o piensa que le escribe Ud. a una clase de párvulos, cuando nos dice que: O nos damos cuenta de que así no se puede seguir: O nos volvemos buenos y hacemos que nuestros hijos lo sean, o no hay nada que hacer .
    Ojala pudiera tener de Ud. algún día una respuesta a la siguiente pregunta: ¿ Cuando se dio Ud. Cuenta de que así , no se podía seguir& y sin embargo siguió?
    Por otro lado le diré, que yo creo que todos nacemos buenos y algunos [quizás muchos o demasiados], se vuelven malos . sigue...
    Ampliar comentario