Leopoldo Abadía

DESDE SAN QUIRICO

Buscando modelos

07/06/2013
Enviar
83
79
 
0
Menéame
Imprimir

Los Príncipes de Asturias van al Liceo y los abuchean.

Esto sucede en Barcelona, "archivo de la cortesía", según D. Quijote. En el Liceo, que es -¿era?- un sitio culto, delicado, elegante.

Siguen las finuras: en 2014, para celebrar el día en que los partidarios de Felipe V ganaron a los del Archiduque de Austria, se organizan actos. Uno de ellos tiene el título 'España contra Cataluña: una mirada histórica (1714-2014.)' El archivo de la cortesía seguirá deteriorándose.

La cosa empeora: en Madrid, los que algunos califican como “los mejores alumnos”, o sea, los que han obtenido el Premio Nacional de Fin de Carrera, toman carrerilla y, en un gesto de grosería, le arrancan el diploma de la mano al ministro Wert y se van corriendo sin saludarle, para que se vea que no están de acuerdo con él.

Vuelvo a Barcelona. Llego a tiempo para la presentación de Neymar en el Nou Camp. Mucha gente. Todos felices. Es un chavalico. También está muy contento. Coge el balón y le da 70 toques antes de dejarlo caer al suelo. Si no hubiera anochecido, aún seguiría, y, además, sonriendo, sin darle importancia. A mí eso me admira, porque un día, en el Colegio del Salvador, en Zaragoza, le di tres toques a un balón antes de que se me cayera al suelo, y acabé agotado.

Este chico ha venido de Brasil con sus amigos, su guardaespaldas y su novia actual en un avión privado y se ha vuelto al día siguiente. No ha traído a su hijo porque se ha quedado con su madre, otra novia que tuvo antes el mozo, que, en esto de las novias, es un ejemplo de precocidad.

Me voy a Girona. El Príncipe de Asturias, allí. En algún periódico leí cuánto cobra, pero se me ha olvidado. Recuerdo que me pareció poco. Se lo gana. Porque, con toda esta cuadrilla de zafios que se han soltado de repente por España, cuando se levanta por la mañana, debe pensar: “¿Adónde tengo que ir hoy? ¿Me abuchearán o alguno me dará la mano sonriente, como antes marcaba la buena educación?”.

También le silban. El alcalde pronuncia un discurso de los que llaman 'soberanista', pero parece, por lo que leo, que lo hace con una cierta corrección, lo cual, en los tiempos que corren, es de agradecer.

Alguna vez me han preguntado qué persona ha influido más en mi vida. Pregunta muy difícil, porque soy incapaz de decir que gracias a D. XX soy lo que soy. Yo siempre he creído que somos lo que somos gracias a nosotros y gracias a mucha gente que, a nuestro alrededor, nos ha ayudado con su manera de ser y su modo de vivir, frecuentemente sin conocernos ni enterarse de que nos estaba ayudando.

Estás agradecido a tu padre porque, con su vida, te enseñó a trabajar mucho y muy bien. Y a tu madre porque, también con su vida, te enseñó a querer. Y a un profesor del colegio para el que los alumnos eran lo principal de su vida y se quedaba trabajando horas y horas, sin mirar el reloj ni leer el convenio colectivo de Enseñanza Pública. Y a aquel actor de Hollywood de los años 40 que, cuando le preguntaron por qué tenía tan buena fama en su vida privada, contestó: “Porque mis pecados sólo se los cuento a mi confesor”.

Busco modelos para mis nietos. Mi primera impresión es que el 'mercado de modelos' está difícil.

Pero luego me doy cuenta de que hay que saber dónde buscarlos, y me voy por la calle Mandri, esa calle que en un libro llamé 'Capitalism Street', porque está llena de capitalistas: el relojero, los del bar donde desayuno, el zapatero, la ferretería, la pescadería… Personas que se han jugado su capital. Que lo defienden trabajando de sol a sol e intentando trabajar muy bien.

Ya he encontrado modelos. Ahí están. En la calle Mandri. A partir de ahora, le llamaré 'Model Street'. Ahora sólo me falta hablar con mis nietos y decirles que ahí están los modelos.

Y que el grosero del Liceo que ha silbado al Príncipe es un ceporro.

Y que el que pretende sembrar el odio entre Cataluña y el resto de España es un impresentable, aunque presuma de historiador.

Y que Neymar es un chavalico majo que, por ahora, no es un modelo para la juventud. Y que si mis nietos piensan que triunfar en la vida es venir en avión privado con sus amiguetes y la novia y dejar al hijo en Brasil con la exnovia-madre del niño, alguien les tiene que decir que eso no es triunfar. Y por si acaso no se lo dice nadie, se lo diré yo. Yo, que estoy deseando que venga Neymar, que ayude a que Messi sea el mejor jugador del mundo, que diga bona tarda a tothom”, y, sobre todo, que meta goles, a ver si así se me olvida el disgusto que tengo con el Zaragoza, que no sólo ha bajado a segunda división, sino que lo ha hecho con estrépito.

Y a mis nietos les diré también que, si un día son los mejores estudiantes de España, que, por el camino que van, dudo que lo sean, cuando vaya a darles el diploma el que sea, Wert, el que le suceda o incluso Zapatero, que el pobre nunca ha sido santo de mi devoción, le tendrán que saludar con respeto y no pegarse la chulada de salir corriendo y presumir de macho (ellas también), porque le han hecho un corte de mangas simbólico a ese señor.

Modelos, por favor, modelos, en el sentido de “punto de referencia para imitar”. Y nosotros, los mayores, que nos creemos que no necesitamos esos modelos, por lo menos, no molestar. No vaya a ser que algún chaval quiera ser como yo cuando sea mayor y yo sea un auténtico desalmado.

83
79
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

28

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

28M42 17/06/2013 | 13:19

D. Leopoldo, cada vez que leo opiniones de respuesta a sus artículos, y pienso que una buena parte de sus autores posiblemente sean universitarios, me reafirmo en la idea de la necesidad de la reforma de la LOGSE. Faltas de ortografía, de sintaxis y, sobre todo, de respeto. Muy grave es no querer entender que se puede discrepar pero jamás descalificar o insultar.
Y cuando se intenta justificar la afrenta a un ministro con el derecho a discrepar de unos Sres. que ¡tienen un premio a la excelencia!, tiemblo al imaginarme el nivel de los demás.
¡Un gran fracaso!

#  Responder 0

27Pauco 08/06/2013 | 20:57

Don Leopoldo, como siempre ha metido usted el dedo en la llaga…

Vivimos en una sociedad que ha perdido la inocencia, la humanidad, los valores, el respeto, la solidaridad y sobre todo “la Wertgüenza”… en fin que le voy a explicar a estas alturas de la vida que usted no sepa ya…

La Crisis está siendo la causante de evidenciar los abusos que se cometen a diario con total impunidad desde la monarquía hasta el Ayuntamiento más insignificante de la península y esos a los que llama “ceporros” , yo prefiero llamarlos INDIGNADOS que finalmente no son más que los pobres que pagan los platos rotos con su sacrificio [llámese expolio tributario], todas las negligencias de esos acomodados vitalícios…

Como dijo Stéphane Hessel ; La sociedad debe indignarse ante tanto abuso y comprometerse para cambiar aquello que no funciona en el camino de la esperanza…

Salu2

#  Responder 0

26Confi-sil 08/06/2013 | 16:56

Señor Abadía, tan positivo y optimista con "ese bosque que teníamos por delante", y tan pesimista buscando modelos. No le falta razón en algunos puntos, porque los ejemplos dignos de la gente cercana no trascienden al ámbito de lo público. Y en éste, cada vez quedan menos modelos a imitar, empezando por el lamentable ejemplo que nos dan nuestros representantes públicos en todos los órdenes. Puede que ese feo gesto de omisión que le hicieron los estudiantes a Wert obedezca a un pago con la misma moneda, por no haber aceptado Wert la mano de ellos en su momento [en un sentido simbólico, claro]. Pero mirando la parte positiva, hubiera sido peor que le hubieran increpado, insultado o que hubieran imitado el modelo "del dedo" de Bárcenas o Aznar. Sobre el príncipe, quizás los abucheos obedecieran a un descontento con la forma que tiene la casa Real de tratar algunos asuntos y del trato de favor que reciben. Igual D. Felipe no es responsable directo de los líos de su hermana la infanta, pero ya sabe que es común que paguen justos por pecadores. También los ciudadanos pagamos injustamente las consecuencias de los pecadores políticos financieros. ¿No le escandaliza y le deprime eso?

#  Responder 0

25csc212 07/06/2013 | 21:03

Creo que muchos compañeros foreros no han entendico al sr. Abadía.... Ni defiende a wert, ni defiende al principe, ni los pone como ejemplos. Y evidentemente tampoco defiende a los demás, porque cada uno con lo que hace se retrata.

Los ejemplos de Abadia, son los miles y miles de currantes que se preocupan de tener un negocio, prosperar algo, crear empleo y sacar el tema adelante. Gente "normal", que no va fantasmeando de novias, que no necesita ser principe y que no chupa del bote. A la gente que se preocupa de las cosas importantes, la gente que hace. Gente que no se preocupa sólo de hablar, de la imagen y de quedar bien.

E incluso la gente, que no hace numeritos absurdos cuando le dan un premio.... Porque serán estudiantes muy brillantes, pero politicamente son borreguitos.... del bien quedar.

#  Responder 0

24rido eleonora 07/06/2013 | 19:59

Algo de mala educación hay en esos comportamientos tan poco edificantes, pero me temo que se trata más de sectarismo que de otra cosa.
Aquí la llamada izquierda -que cuando manda está a partir un piñón con altos empresarios que les aliviará a muchos el porvenir en el cese- y el secesionismo dejarían de ser lo que son si se olvidaran de dar pienso envenenado a los suyos en dosis convenientemente calculadas.

#  Responder 0

Leopoldo Abadía es un chaval de 75 años, 12 hijos y 40 nietos y ex profesor del IESE, que asegura no saber nada de economía pero que ha puesto en claro la mejor explicación en castellano sobre la crisis subprime.
A partir de ahí, para su sorpresa, miles de personas de todo el mundo consultan diariamente su blog. Desde su atalaya de San Quirico, aporta una voz independiente sobre la complicada realidad económica y social actual. Sin más pretensiones.



los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados